Ver más de Opinión

Déjense de tonterías. Ayuda es ayuda

Estos días mucho se ha hablado sobre todos y cada uno de los hechos que giran en torno al sismo que sacudió nuestra amada tierra, dejando a su paso desastre tras desastre, cientos de muertos y mucha desolación y tristeza a su paso.

Pero más que eso nos dejó una enorme enseñanza, y es que los mexicanos una vez más dejamos claro que no importa lo mucho que nos quejemos de nuestro país, siempre nos vamos a apoyar en tiempos de crisis.

Miles y miles de personas salieron a las calles a tender la mano a desconocidos, a ofrecer redes wifi, baterías, teléfonos, agua, comida, un techo dónde pasar la noche, a recoger escombros, a ayudar como fuera posible.

Civiles, actores, actrices, músicos, gobierno, marina, perros rescatistas, topos, y empresas privadas brindaron su apoyo sin pedir nada a cambio, con el único fin de aliviar las penas. Sin embargo, lo que salta a mi atención es el hecho de que mucha gente no se está enfocando en lo verdaderamente importante: ofrecer ayuda. Sin importar de dónde venga o de quién sea.

Sin embargo al mexicano malpensado nada le parece. Un claro ejemplo de ello es el texto de Jairo Calixto Albarrán, que esta mañana nos sorprendió con sus quejas por la ayuda que empresas de la construcción han ofrecido en Jojutla Morelos, ayuda que al menos yo no he visto que él ofrezca.

La empresa española respondió, en mi opinión, de la mejor forma posible: que obviamente estaban ofreciendo apoyo, como todos, no sólo en Morelos, también en la Ciudad de México y donde se ocupe, aclarando que “la presencia de Aldesa en la zona responde a parte del apoyo que la sociedad civil y la iniciativa privada están dando a los afectados por el terremoto del pasado 19 de septiembre”.

La empresa está enviando brigadas conformadas por más de 200 personas de su equipo laboral, equipo médico, materiales y maquinaria a diversas zonas afectadas de la Ciudad de México y Morelos”.

Supongo que después de todo quien nada debe, nada teme, y no sé ustedes, pero a mí me parece que de nada sirve estar peleando en momentos como estos, porque lo que necesitamos ahora es seguir trabajando para que aquellas personas que lo han perdido todo, recuperen un poco.

“Es lamentable que esfuerzos como este sean prejuzgados y partan de Información incorrecta, cuando en estos momentos precisamente se requiere el apoyo y la ayuda que todos puedan brindar”. Y concuerdo con ellos, ¿A quién le importa quién sea Aldesa? Por qué no se olvidan de tonterías y se ponen a ayudar, justo como lo hacen aquellos de quienes se quejan?