Monitor Nacional
Del dicho al hecho hay mucho muerto
Desde el Volcán | Miguel Villaseñor
17 de mayo de 2017 - 11:33 am
sociedad-interamericana-de-pre-jpg_604x0
El caso de Javier, ocurrido apenas unos días después del nombramiento del nuevo fiscal de delitos contra la libertad de expresión, es el sexto en lo que va del año en el país y ha generado un gran número de reacciones

Del dicho al hecho hay mucho trecho, dice una famosa frase popular para hacer referencia a que podemos decir que haremos o que queremos hacer una y mil cosas, pero que en la realidad es difícil que lo realicemos.

Esta frase queda como anillo al dedo a nuestro gobierno actual en los casos de asesinatos a periodistas en el país, tema que se ha venido agudizando debido al incremento de las muertes de informadores a manos, se presume, del crimen organizado y el mismo gobierno, principales receptores de las críticas quienes ejercen la profesión.

El último caso emblemático ocurrido en el país fue el asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas, fundador del semanario sinaloense Río Doce el pasado 15 de mayo en las afueras de las oficinas de dicho medio informativo. El caso de Javier, ocurrido apenas unos días después del nombramiento del nuevo fiscal de delitos contra la libertad de expresión, es el sexto en lo que va del año en el país y ha generado un gran número de reacciones y manifestaciones del gremio periodístico a nivel nacional.

Y no es para menos, México se ha colocado como uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, colocándose en el puesto 31 de 35 países de América y en el 139 de 198 a nivel internacional, según información de Freedom House presentada por El Universal el pasado mes de abril.

Y la situación se pone aún peor al ver que más del 90 por ciento de los casos de asesinatos contra periodistas quedan imputes, los delincuentes huyen sin castigo, lo que puede funcionar como un incentivo más para cometer estos actos, pues los delincuentes tienen la certeza de que no serán castigados.

Ante esta situación el presidente Enrique Peña Nieto a través de Twitter condenó el crimen, ofreció condolencias e informó su “compromiso con la libertad de expresión y prensa, fundamentales para nuestra democracia”. Ojalá que con solo esas palabras escritas en la red social de los 140 caracteres las cosas puedan solucionarse. Del dicho al hecho hay mucho muerto, pues los números lo demuestran al ser este año el segundo peor de su sexenio en estos casos, detrás de 2013 con 8 asesinatos registrados por la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión (FEADLE).

Las “bromas” no ayudan, señor Presidente

Desafortunadamente, dentro de este clima de inseguridad para el gremio periodístico y para el país en general, durante la visita de Enrique Peña Nieto a Colima el pasado 10 de mayo, gente del Estado Mayor Presidencial hizo una no muy agradable broma a un fotoperiodista de un importante medio del estado. Al ir pasando la caravana de modestas camionetas Suburban de la comitiva del presidente, uno de los integrantes de dicho cuerpo de seguridad bajó un momento del vehículo y comentó a su compañero “…no lo vayas a desaparecer… no todavía, hasta al rato, fíjate bien quién es, grábatelo”. Así que mientras su equipo de seguridad hace “bromas” pesadas, el presidente se desvive mandando mensajes de condolencia y dando órdenes a través de twitter. Como le digo, del dicho al hecho… usted ya se sebe el resto.

TAGS: , , ,