Ver más de Uncategorized

Destacan resolución a inundaciones con TEP II

Enrique del Castillo Frontera

En esta temporada de lluvias, el Túnel Emisor Poniente II (TEP II) se convierte en una solución efectiva para los municipios de Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán y Cuautitlán Izcalli.

Este túnel de 9.8 kilómetros de longitud, tiene como función desalojar las aguas de lluvia y residuales de la región, con una capacidad de 112 metros cúbicos por segundo, lo que equivale a desaguar el volumen de 6 piscinas olímpicas cada minuto, con lo que se evitan inundaciones como la que se vivió en Valle Dorado, en 2010.

Y es que la zona en donde está construido el TEP II, tiene problemas de inundaciones históricos, los cuales debían ser atendidos con una obra de esa magnitud.

“El proyecto TEP II nace para resolver un problema histórico y muy estudiado en todo el mundo, que es el drenaje del valle de México, ya que es una zona que por su orografía plana y falta de cauces tiene problemas históricos de inundaciones que solo con drenajes profundos pueden ser resueltos”.

“La zona de Valle Dorado los has sufrido constantemente y en el año 2010 vivieron su peor año, por lo que se aceleró la planeación de una solución, el TEP II va a cambiar la vida de la gente de la zona”, consideró Enrique del Castillo, director en el cono sur de América de la constructora Aldesa, empresa que participó en la construcción de la obra.

Para la construcción del TEP II fue necesario emplear una tuneladora “cross over” capaz de trabajar en modo abierto y cerrado, en terrenos rocosos y también en terrenos blandos bajo viviendas, que es la zona más delicada de todo el proyecto.

“El principal (reto) fue la definición de una tuneladora capaz de sortear todas las condiciones que tenía la geología del túnel, también la logística asociada fue muy retadora, ya que si no tienes una buena organización, no puedes producir como deseas, gracias a que resolvimos correctamente ambos desafíos es que pudimos conseguir algunos récords de excavación”, explicó Del Castillo.

“Los túneles con tuneladora tienen la particularidad de que se van revisitiendo de anillos de concreto reforzado conforme se excavan, en el caso de los túnel hidráulicos como el que nos ocupa, además lleva un revestimiento secundario también de concreto y que garantiza la durabilidad del túnel por más tiempo”.

La inversión en maquinaria, entre tuneladora y todos los equipos asociados a la excavación superó los 30 millones de dólares y la empresa echó mano de más de 200 personas de forma simultánea para la conclusión de la obra.