Deterioro cognitivo y funcionalidad

 

La población de adultos mayores es cada vez mayor en México, actualmente son 13.9 millones de Mexicanos mayores de 60 años.  Sin embargo no quiere decir que nuestra salud sea mejor. De hecho, los últimos diez años de su vida un mexicano los pasa con enfermedades y esto muchas veces puede llevar a pérdida de su funcionalidad, es decir la capacidad de ser autónomos, de hacer las cosas por nosotros mismos y depender de los demás. 

Una situación al respecto, que me parece de suma importancia, son las demencias (que de hecho son la segunda causa de discapacidad en el adulto mayor), pero más importante aún es el deterioro cognitivo y voy enumerar las razones por las que pienso esto. 

 

  1. El deterioro cognitivo es un área gris entre lo que es normal y lo que francamente es ya una demencia. Por ejemplo: seguramente alguna vez estuviste tan atareado que olvidaste hacer una llamada telefónica. Bueno, esos son olvidos benignos que a todos no han pasado. ¿Pero qué pasa si estos olvidos son cada vez más frecuentes?, se olvidan fácilmente palabras, hechos recientes, etc. y tienes que recurrir a diferentes estrategias compensadoras para poder mantenerte funcional, eso puede ser deterioro cognitivo. Sin embargo es un área de oportunidad en la que se puede intervenir para detener o por lo menos enlentecer la evolución hacia una franca demencia en donde el individuo ya es totalmente dependiente de los demás.
  2. Los adultos mayores  que tienen esta condición, tienen de 3 a 5 veces más riesgo de presentar algún tipo de demencia, principalmente de tipo Alzheimer pero desafortunadamente los médicos de primer contacto no lo detectan hasta en un 50% y el familiar más cercano tampoco se había percatado hasta en un 60% de las veces.

 

En conclusión, podría decir que por la sutileza con la que ocurren los cambios en las funciones mentales superiores un escaso número de adultos mayores son diagnosticados con deterioro cognitivo o demencia en sus fases iniciales. Esto priva a la persona de la posibilidad de recibir medidas que retrasen la progresión hacia una demencia. Es recomendable que una vez al año se realice una valoración médica al respecto, idealmente por un geriatra o algún otro especialista sensible a estas situaciones.  

 

Dr. Guillermo Rodríguez Ayala 

Médico internista con subespecialidad en geriatría

 

TW: @IntegralisGC