Monitor Nacional
Día mundial de las Abejas, 10 cosas que puedes hacer para ayudarlas
Internacional | Redacción
20 de mayo de 2017 - 1:20 pm
abeja
Ayudar a las abejas es muy fácil, recuerda que ellas son responsables de muchos de los alimentos que consumimos en la vida diaria.

Ciudad de México.- Hoy se celebra el Día Mundial de las Abejas, una festividad que tiene como objetivo difundir los beneficios que tienen estos pequeños insectos en la vida diaria. Con respecto a ello, la SAGARPA dio a conocer que la miel que se produce en nuestro país, y que viene directamente del trabajo natural de las abejas, es símbolo de exportación al extranjero por sus excelentes sabor y calidad.

Jorge Calzada Rovirosa, titular de la SAGARPA, reconoció el papel de las abejas en la vida diaria y conminó a la puesta en marcha de una estrategia que fortalezca la producción de miel. La inversión contemplada sería de 280 millones de pesos.

Estas son las 10 cosas que cualquiera puede hacer para ayudar a las abejas

1. Cultiva flores amigables con las abejas
La pérdida de su hábitat -por prácticas como el monocultivo intensivo- se encuentra entre los factores que están afectando a las abejas. Bríndales un espacio propicio para que extraigan el néctar y polen necesarios cultivando plantas nativas que las atraigan en tu balcón o jardín. Algunas de ellas son lilas, lavanda, salvia, verbena, glicinas, tomates, calabazas, girasoles, orégano y romero. Plántalas agrupadas por especies –cuanto más, mejor- y en lugares soleados.

2.No quites la mala hierba de tu espacio verde
Las abejas no discriminan entre maleza y flores cultivadas, así que déjalas crecer por igual. Si esto te resulta imposible, intenta dejar al menos algunas de sus flores (ten en cuenta que las hojas verdes y el pasto crecido les sirven como refugios). Especies como el diente de león o los tréboles son de sus preferidas.

3.Prepara un bebedero para ellas
Una sola abeja visita al menos dos mil flores al día, por lo que es lógico que tenga sed frecuentemente. Además, el agua es vital para ellas a la hora de “(…) disolver la miel cristalizada, diluir la miel cuando producen alimentos para larvas (…) y obtener una bebida fría en un día caluroso”, según detalla Kim Flottum, editor de la revista Bee Culture. El problema es que requieren de aguas poco profundas para beber sin correr el peligro de ahogarse en ellas o ser comidas por otros animales, y éstas suelen evaporarse rápidamente. Ármales un bebedero y mantén su agua fresca cambiándola regularmente. Agrega canicas o piedras para que las abejas puedan hacer base allí cómodamente.

4. Constrúyeles un refugio en casa
Busca una caja de madera abierta de un lado y que pueda ser colgada del otro. Llénala con bloques de madrea o troncos con pequeños orificios o ladrillos acanalados. Este receptáculo les servirá para descansar y recuperar fuerzas. Recuerda que se cree que las abejas se desorientan frecuentemente por las ondas electromagnéticas de los celulares y señales wi-fi. Además, es ideal para que las abejas solitarias (aquellas que no viven dentro de la colmena) tengan un hogar donde anidar o al cual volver cada vez que visitan el exterior de tu hogar. Lo ideal es colocarlo en un lugar soleado, a un metro del suelo (para resguardarlo de las hormigas), cerca de plantas con flores y guarecido del viento y la lluvia. Puedes colocar miel o trozos de fruta para que se alimenten.

5. Chequea la miel que estás consumiendo
Dada la fuerte demanda que tiene la miel, su producción comercial ha crecido, por lo que muchas abejas son alimentadas con jarabe de maíz en lugar de flores silvestres. Esto deteriora su salud y deriva en una miel de baja de calidad. Asegúrate de comprar miel orgánica, local y de apicultores que puedan certificar el cuidado a los insectos, alimentándolos apropiadamente y dejando de lado productos químicos.

6. Compra alimentos de estación y orgánicos
Apoyar a las producciones que no emplean pesticidas también es una forma de ayudar a las abejas. Procura comprar alimentos locales y estacionales, que no sean fruto de los monocultivos. Además, prueba cosechando tus propios alimentos. No importa que no puedas hacerlo en grandes cantidades: con una sola planta de tomates ya estás haciendo más amigable tu balcón o patio a las abejas y podrás disfrutar de algunas verduras más sabrosas y saludables.

7. Conviértete en apicultor
La apicultura puede ser tu nuevo pasatiempo. Éste no solo te ayudará a proteger a las abejas, sino que además te ofrecerá una exquisita fuente de miel. Pero eso no es todo: si mantienes una o dos colmenas de forma respetuosa, estarás dando al medioambiente abejas saludables que podrán mezclarse con otras, mejorando así la calidad de la población local. Por lo general, las asociaciones apícolas de todo el mundo brindan talleres para aprender el oficio, así que acércate a la que más cerca te quede y pon tu granito de arena.

8.  Evita los pesticidas
Pueden matar a las abejas antes de que vuelvan a la colmena o incluso después, contaminándola por completo (se cree que los neonicotinoides han sido los principales culpables del CCD). Los productos químicos y tratamientos de plagas que llegan hasta los nidos son incluidos luego en la miel que consumes. Si tienes un jardín con césped o árboles que los necesiten, usa solo los que sean orgánicos.

9.  Enséñales a los más pequeños a respetarlas
Muchos niños les temen a las abejas y, generalmente, esto se debe a que sus padres también lo hacen. Es importante que en familia aprendan más sobre estos fascinantes insectos, poseedores de rasgos tan asombrosos como la sangre fría o una esperanza de vida que puede llegar a los cinco años. Es relevante también que los más pequeños sean consientes de que la abejas –por medio de la polinización- son responsables del crecimiento del 90 por ciento del arándano, la naranja y la manzana del mundo, entre otros alimentos, por lo que jamás se deben matar a un ejemplar. Enséñales que, ante su presencia, tienen que mantener la calma: si las abejas no son provocadas ni se sienten amenazadas, rara vez pican.

10. Defiéndelas públicamente
Existen organizaciones –como la chilena PlanBee- que emprenden campañas para proteger a estos insectos. Puedes unirte a ellas, y alentar a las autoridades de tu ciudad a cultivar plantas amigables para las abejas en los espacios públicos, además de interiorizarte en cuáles son las universidades e institutos que las están estudiando en pos de mejorar su supervivencia. Apóyalas y reclámale tu gobierno para que también lo haga.

TAGS: ,