Ver más de Opinión

Dice Morena que “estaríamos mejor con ya sabes quien” pero “ya sabes quién es un peligro para México

Las elecciones presidenciales cada vez están más cerca, los candidatos ya arrancaron las precampañas y por tercera vez consecutiva, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se postula como ¿La mejor opción para el futuro del país?

Recordemos que 2006 y en 2012 arrancó con amplias posibilidades de victoria, e incluso hace 12 años tenía una ventaja de 20 puntos sobre el segundo lugar… ¿Qué pasó? Él mismo fue quién poco a poco fue perdiendo legitimidad -además, claro, de las campañas “sucias” contra el candidato de Morena.

En las dos anteriores elecciones presidenciales, AMLO se conviritó en la esperanza de cambio para el país; el político comenzó a enfocarse en atacar a los otros candidatos e incluso al entonces presidente de México, Vicente Fox. Un ejemplo claro de ello es la recordada frase “Cállate, chachalaca”, la cual llevó a su descarrilamiento político y años después, volvió a ser usada en su contra como parte de los spots del Partido Revolucionario Institucional “Andrés Manuel López Obrador”, un peligro para México.

En 2012, a un mes de las votaciones, todas las encuestas daban el triunfo para el entonces candidato del Partido Revolucionario Democrático, pero la soberbia y malas decisiones del político encaminaron a su derrota.

Para el primer debate del 2012, AMLO rechazó el apoyo de sus consultores pues “él no necesitaba prepararse para el debate. Ya estaba preparado”, señaló en un artículo Luis Costa Bonino, consultor político. “Esa actitud no era solamente una inmensa y penosa demostración de soberbia, sino que era un golpe durísimo a su propia campaña” finalizó Costa Bonino.

A pesar de los conflictos internos por supuestas traiciones y falta de dinero, López Obrador se poscionaba a sólo 4 puntos de Peña Nieto cuando faltaba un mes para las elecciones. Sin embargo, el candidato decidió despedir a parte de su equipo de campaña… ¿El ‘Peje’ decidió perder?

La constante en estos 12 años es que AMLO ha muerto por su propia boca. Hoy, igual que en el año 2006, López Obrador se mantiene como el puntero en las encuestas presidenciables. También igual que hace 11 años, el líder de Morena cae en los mismos errores, los de no respetar al adversario. Y con todo lo anterior, ¿Morena de verdad confía que ‘estaríamos mejor con ya sabes quién’?