Monitor Nacional
Diplomacia y memoria: Seducción China
Mar de Memorias | Eduardo Luciano Tadeo Hernández
14 de julio de 2015 - 11:53 am
550-monitor nacional
El concepto del desarrollo pacífico ha sido generado desde el mundo académico chino

David Kang sugiere en su libro “China Rising”, contrario a la lectura de teóricos neorrealistas como John Mearsheimer, que China no representa una amenaza para la comunidad internacional. Inclusive, el  intelectual asegura que países como Japón y Corea del Sur no temen su creciente importancia regional y global. En aras de entender una realidad actual, en la cual el dragón rojo se encuentra en el centro, Kang sugiere evocar la historia del Este Asiático y los tiempos del sistema tributario para explicar por qué una guerra a causa del ascenso de Beijing es improbable.

Aunque el pasado cuenta y la historia contada construye el pasado, las referencias históricas en cuanto a discurso reflejan más las aspiraciones de hoy que las de ayer. Así, el gobierno chino ha optado por construir su presencia regional internacional, desde la estrategia, entre la diplomacia y la memoria. Una combinación perfecta para mezclar identidad nacional con vivencias particulares; estrategia de poder lenitivo para obtener beneficios económicos y políticos, asegurando que la armonía  internacional, principio taoísta, es el fin último de la existencia de China.

El concepto del desarrollo pacífico ha sido generado desde el mundo académico chino, con el objetivo desdibujar imágenes salvajes, violentas y contestatarias que tanto insisten en crear algunos estudiosos estadounidenses, quienes prefieren el término de ascenso dado que refleja intenciones ocultas de las futuras grandes potencias. A pesar de la insistencia, el gobierno chino ha logrado la aplicación de su propuesta, mediante la práctica diplomática y la gestión de la memoria, recursos que el gobierno utiliza con vitalidad para seducir a las sociedades del mundo.

Dos acciones estratégicas ejemplifican la práctica china.

La primera semana de Julio, la Embajada de China en Corea del Sur donó 10 000 libros a la Universidad Nacional de Seúl, dicha donación también incluyó 750 DVDs. Cabe mencionar que los libros cubrían áreas como la cultura tradicional china, filosofía, historia, leyes, literatura, ética y medicina, así como ejemplares sobre los crímenes de guerra de Japón, historia antigua de Corea y los chinos étnicos en Corea. En una ceremonia celebrada en la biblioteca central de la universidad mencionada, el Embajador chino Qiu Guohong comentó que era vital la participación de los países asiáticos en el proyecto chino de la “Nueva Ruta de la Seda”, dada su importancia para la cooperación regional en seguridad y la colaboración cultural. En ese mismo sitio, el diplomático mencionó la participación de Corea del Sur en el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, también un proyecto chino.

La estrategia de diplomacia pública llevada a cabo por China es clara en sus objetivos: lograr el respaldo de los futuros líderes políticos, culturales e intelectuales de Corea, que sin duda saldrán en un porcentaje considerable de la Universidad de Seúl, para apoyar los proyectos económico-políticos del gobierno. Se busca utilizar estrategias de política exterior para garantizar, en primer lugar, el desarrollo económico, y en segundo, su presencia internacional.

El otro suceso también tiene lugar en Julio. Es una nota publicada por la agencia de noticias china, Xinhua, por cierto, disponible en español. Aunque la agencia en sí misma es una estrategia de diplomacia pública, la imagen que proyecta en la noticia es un acto de memoria: “Un grupo de 54 ciudadanos japoneses, todo ellos ahora huérfanos, realizaron hoy una visita a la tumba de sus padres adoptivos chinos en el distrito de Fangzheng en la provincia nororiental china de Heilongjiang”, reza la nota. ¿Japoneses adoptados por chinos? En primer lugar, parece que el discurso no cabe en la historia oficial china, en cuanto esta prefiere ver a los japoneses como criminales, esto queda claro en los libros donados sobre Japón a la Universidad de Seúl. En segundo lugar, trascendiendo a la historia, el  suceso evoca la memoria, en cuanto designa a un grupo específico de protagonistas, tanto chinos cómo japoneses, como aquellos que pudieron mantenerse unidos a pesar de las circunstancias históricas. Aunque se recalca que los niños adoptados por los chinos fueron abandonados por sus padres japoneses al finalizar la segunda guerra mundial, la importancia radica en la re-conceptualización del japonés, como ser indefenso y necesitado de la protección be Beijing.

La capacidad de atracción del gobierno chino; seducción con base en un pragmatismo racionalizado, refleja su mayor presencia internacional y una clara ambición global por mejorar su imagen. La inteligencia en el uso de la diplomacia y de la memoria como medios para lograr este objetivo sugiere que su proyecto como potencia tiene un gran contenido histórico, con lo cual es posible respaldar a David Kang en su lógica del pasado como explicación del presente. Si esto es correcto, la verdadera ambición china no es el poder económico o el poder político, sino el poder cultural; raíz de las civilizaciones.

TAGS: , ,