Ver más de Opinión

Diversidad de platillos en América Latina

Platillos en América Latina

Por Tashara Smith

Independientemente del país o la región en la que se habita, existen platillos que la mayoría de las personas conoce e incluso ha probado. ¿Por qué algunas comidas son más conocidas que otras?, hay varias teorías o ideas que abonan al tema. Podría ser, por la región en la que se ubica el país, la historia del platillo, o por la facilidad de conseguir los ingredientes. Un proceso que se considera altamente significativo al hablar de la popularidad de la comida, consiste en la transformación de la misma. Con esto se pretende hablar de dicho proceso con un enfoque especial en América Latina.

En este contexto, la transformación de la comida se refiere al proceso por el cual el trigo, por ejemplo, se convierte en harina para posteriormente fungir como un elemento clave en la creación de un pan. El producto del pan como tal no se encuentra de manera natural, requiere de ciertos procesos, mismos que involucran el uso de otros ingredientes. En todo el mundo, cada país puede tener uno o varios platillos característicos o representativos, sin embargo, no todos tienen el mismo impacto a nivel internacional. En España está la Paella, en Italia la Pizza, Hamburguesa o Chili con carne en Estados Unidos, Sushi en Japón, Ceviche Peruano en Perú, y en México el Mole. Lo anterior son simplemente unos ejemplos que ayudan a identificar un común denominador presente en cada uno de estos platillos: la transformación o el proceso de elaboración. 

En una investigación de la  Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se rescataron las recetas más significativas de algunos países de América Latina. Dentro de los países que se consideraron para la indagación se encuentra Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay, y Venezuela. Al hablar de las recetas de algunos de estos países será más sencillo comprender el procesos que se mencionó con anterioridad.

En Argentina un platillo típico es el Asado con papa y choclo. Para la preparación se cocinan las papas peladas y el choclo de manera individual, se le pone sal a la carne y se cocina sobre una parrilla. Dicho platillo por lo general se acompaña con una sencilla ensalada de lechuga, cebolla, tomate y un aderezo de aceite, jugo de limón y sal. En Chile un platillo conocido y consumido en la región son los Frijoles con fideos. Para la elaboración, se deben remojar los frijoles durante toda una noche, cocerlos con agua y sal, incorporar cebolla, ajo, tallarines, y cocerlo durante 10 minutos.

Como se puede identificar, en los platillos anteriores no hay una gran transformación de los productos, por ejemplo, la papa en su estado original se cocina y la carne simplemente se asa; los frijoles se cosen al igual que los fideos, pero sin atravesar un proceso significativo de modificación.

México es un país de América Latina, y muchos de sus platillos son conocidos y consumidos en varias partes del mundo; en este caso se hablará del Pollo con mole. Para la preparación, el pollo se pone en una cacerola con agua, apio, ajo, sal, y se hierve. Para la creación de la pasta, en una cazuela se pone aceite y se fríe una tortilla. Posteriormente se retira la tortilla y se fríen la cebolla, los ajos, el ajonjolí, los cacahuates, la canela, el clavo, sal y pimienta. A parte, se muelen los chiles tostados (mulato, ancho y pasilla) hasta que se pulvericen, se agrega la tortilla, los ingredientes fritos y el chocolate molido. Al obtener una pasta homogénea, ésta se pone en un sartén con aceite, y se añade caldo de pollo para hacerlo más o menos espeso. Se agrega el pollo, el cacahuate y se hierve a fuego lento por 35 min aproximadamente.

En Colombia, el Sancocho Santandereano es uno de los principales platillos típicos. Se condimentan las carnes(gallina, costilla de res, costilla de cerdo) con ajo, pimienta y comino una noche anterior. Se ponen a cocinar primero las costillas de res, la cebolla y los garbanzos. 45 minutos después se añade el pollo, las costillas de cerdo, los chorizos, los plátanos, las mazorcas y se hierve por 15 minutos más. Después se incorpora la yuca, el apio, las papas, el repollo, la zanahoria, el arroz, la sal, la pimienta y el comino. Por último, se añaden los tomates y la cebolla; el platillo se sirve con jugo de limón o de naranja, ají pique, aguacate y arroz.

Tanto en el platillo de México como en el de Colombia, sí hay una transformación significativa. El mole por ejemplo, requiere de la combinación de ciertos ingredientes y el Sancocho de tiempos muy específicos para que todo quede cocido. Es un hecho que no existe un factor definitivo al momento de hablar de la popularidad de un platillo, sin embargo, la transformación le añade un valor agregado determinante. En el instante en el que una verdura, carne o ingrediente se modifica para convertirse en algo más, en ese momento el platillo tendrá un mayor impacto local e internacional.