Ver más de Opinión

Efectos positivos del financiamiento bursátil

La relación entre los diferentes niveles de riesgo de crédito que se pueden asumir en la realización de operaciones financieras está íntimamente ligada a factores que afectan el precio de las mismas, especialmente en lo referente a la tasa. Lo anterior está fundamentado en un principio financiero universal, el cual establece que a mayor riesgo debe haber forzosamente mayor rendimiento. En ese sentido, la incertidumbre se convierte en un generador directo de costos y sobreprecios financieros, al aumentar el riesgo percibido de la operación en cuestión, con un impacto directo en el encarecimiento del costo del dinero.

No obstante lo anterior, existen elementos que permiten establecer ciertos niveles de resistencia en el comportamiento de los niveles de tasas dentro del mercado, y que están íntimamente relacionados con lineamientos generales de evaluación crediticia, los cuales facilitan el análisis de los diferentes niveles de riesgo que pueden tener los diferentes estratos de sujetos potenciales de ser acreditados, e inclusive de los diferentes sectores económicos que puedan estar participando.

Lo anterior también tiene un sólido fundamento en los lineamientos para evaluar la cartera de crédito comercial, que se encuentran dentro de las disposiciones de tipo prudencial emitidos por la normatividad de las autoridades a las Instituciones de Crédito, que a su vez se encuentran establecidas en principios universales de crédito adoptadas en base a directrices indicadas en los Acuerdos de Basilea.

En este caso queremos enfatizar algunos elementos cualitativos de evaluación que permiten hacer una discriminación de los diferentes niveles de riesgo, entre los cuales se encuentran el grado de institucionalización de la empresa, su fortaleza financiera, y desde luego su comportamiento de pagos respecto de sus obligaciones crediticias, así como de entrega de información financiera oportuna.

Dentro de este marco es importante resaltar el acceso a fuentes alternativas de financiamiento como uno de los elementos más importantes para calificar el riesgo de crédito. Las empresas que no tienen acceso a líneas de crédito o financiamiento típicamente se conceptualizan como de riesgo alto, y conforme van incrementando su acceso a fuentes de financiamiento van disminuyendo su nivel de riesgo. Siguiendo ese mismo criterio, normalmente las empresas que tienen acceso a los mercados de capital para financiar sus emisiones de deuda gozan de una de las calificaciones de riesgo más bajo.

Lo más interesante de este hecho es que se crea un círculo virtuoso en el que el acceso a mercados de deuda o de capitales disminuye la percepción de riesgo de la empresa, incrementa su estabilidad financiera, disminuye su volatilidad, y eventualmente genera una reducción en el costo del dinero para la empresa, coadyuvando incluso aún más a la fortaleza y solidez financiera del negocio. Esto trae otras ventajas muy importantes como son la propia confianza y reconocimiento de la empresa por parte de clientes y proveedores, la reducción en los niveles de reservas requeridos, y el acceso a más y mejores fuentes de financiamiento.

Lo anterior nos indica que en la medida en la cual una empresa utilice medios bursátiles o extrabursátiles para fondear necesidades financieras de crédito o de capital, se podrá tener acceso a líneas y mecanismos de menor costo financiero. Por lo tanto, toda empresa mexicana de tamaño mediano debería tener contemplado en su plan estratégico acciones para eventualmente lograr acceso a los mercados públicos de deuda o e capital. Esto implica cambios importantes pero altamente positivos como son una mayor institucionalización, un mejor gobierno corporativo y una administración financiera más profesional. La emisión de deuda o de capital en vehículos bursátiles obliga a las empresas a tener un grado avanzado de profesionalización, de orden y de control de su operación, además de generar una cultura de reporteo oportuno, eficiente y cierto, que se convierten en auténticos agentes de mejora en la administración general de la empresa.

El desarrollo de México pasa por la institucionalización y crecimiento de sus empresas medianas, y en ello los mercados públicos de deuda y de capitales jugarán un papel fundamental en los años por venir.

Oscar Becerril, MBA

Socio Senior – Práctica de Sector Financiero

Nuricumbo + Partners

04455.5402.4686

oscar.becerril@nuricumbo.com