Ver más de Inversionistas

EFM Capital rompe esquemas de fondos de inversión

Ciudad de México. Empresas Familiares Mexicanas (EFM) Capital nació luego de que grupo FEMSA decidiera comprar el negocio familiar de Doña Tota, el cual comenzó vendiendo gorditas en Ciudad Victoria Tamaulipas y creció hasta expandir 200 sucursales en México y Texas.

Con el dinero recibido, Carlos Martínez de León –familiar de los propietarios– y Manuel Martínez Gaxiola, ex director general de Doña Tota, decidieron ayudar a mejorar más negocios familiares, rompiendo con los esquemas tradicionales de los fondos de inversión.

EFM Capital, a diferencia de otros fondos que dan las herramientas para levantar capital con otros inversionistas, financia a las empresas que selecciona con recursos propios con el fin de mejorarlas y posteriormente venderlas, además que las ayuda a establecer su gobierno corporativo.

Al entrar a su esquema, los propietarios del emprendimiento pasa a formar parte de un holding –sociedad cuya función es administrar la propiedad de otras compañías​ manejado por EFM Capital y participa como accionista, aunque sin involucrarse en las actividades cotidianas.

La etapa de mejoramiento dura menos de 36 meses –un periodo muy corto en  comparación con los cinco a 10 años de los fondos tradicionales– para después venderlas (en conjunto) al mejor postor, consiguiendo así mayores rendimientos para los propietarios.

Uno de sus casos de éxito es Even Telecom, a principios de 2015 adquirieron la mitad de la empresa y al cerrar el año lograron incrementar las ventas 200%, convirtiendo a la firma en proveedora de Telcel, Telefónica, AT&T, Izzi y Nokia. Para 2016 EFM Capital vendió su participación al fondo Southern Cross Group.

Su holding más reciente es Unities Alliance Group –suma ya más de 5 mil clientes y ventas anuales por más de mil 800 millones de pesos– y aunque no ha comenzado su proceso de desinversión, ya está en la mira de compradores internacionales.