Ver más de infusión

“El asesinato de Elena Garro”, los mitos en torno al movimiento del 68

FOTOGRAFÍA DE: Raúl Ibáñez / SDPnoticias

Ciudad de México. En el marco de la conmemoración del 50 aniversario de la matanza estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas en 1968, Patricia Rosas Lopátegui presentó su libro “El asesinato de Elena Garro”, en el que deconstruye mitos que el gobierno creó sobre la escritora.

La presentación tuvo sede en la Librería del Fondo de Cultura Económica “Octavio Paz” y no fue coincidencia que fuera en este espacio, pues la figura del Premio Nobel ha ensombrecido la obra de Elena hasta después de su muerte.

Lopátegui quien se desempeña como profesora de literatura mexicana e hispanoamericana en la Universidad de Nuevo México, explicó que dentro de las páginas de su libro busca romper con los mitos que el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz creó en torno a las figuras de Elena Garro y el político Carlos Alberto Madrazo, quienes significaban una de las dos fuerzas desestabilizadoras de su mandato, la otra fuerza se concentraba en el movimiento estudiantil.

Madrazo buscaba instaurar la democracia, la justicia social y económica, a través de un nuevo partido y contender así para la silla presidencial en 1970, pero a causa de los hechos ocurridos aquel 2 de octubre de 1968, la primera asamblea de aquel partido fue suspendida y el político fue eliminado de la escena cuando en 1969 explotó el avión en el que viajaba.

Garro se unió a su movimiento al compartir algunos de sus ideales y siempre destacó por ser una escritora crítica del poder que señalaba a los intelectuales que no criticaban a fondo la corrupción del sistema, sin embargo, fue por ese espíritu revolucionario que se ganó el título de “traidora” y fue acusada de revelar los nombres de los escritores y artistas que apoyaban el movimiento estudiantil.

Otro mito que Patricia evidenció fue que Octavio Paz nunca renunció a la embajada de México en la India como protesta ante los hechos ocurridos en Tlatelolco, sino que se fue en “disponibilidad”, es decir, que se retiraba temporalmente pero estaba dispuesto a retomar funciones en el momento en que lo solicitaran, por lo que siguió cobrando un sueldo como diplomático hasta el día de su jubilación, dejando al descubierto su relación con el gobierno al volver a México en 1971 cobijado por el gobierno de Luis Echeverría.

Durante la presentación estuvieron presentes seguidores de Lopátegui, familiares de líderes del movimiento e incluso estudiantes que participaron activamente, quienes compartieron sus experiencias e hicieron fila al final para tener una breve charla con la escritora y llevarse su libro firmado.