Ver más de Opinión

El Feminismo, La “No” Criminalización y ¿Qué Hacer?

 

¿Qué es el feminismo?

El feminismo es un movimiento sociopolítico que surge formalmente a finales del siglo XVIII -aunque sin adoptar todavía esta denominación- y que supone la toma de conciencia de las mujeres como colectivo, de la opresión, dominación, y explotación de que han sido y son objeto por parte del colectivo masculino en el seno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las transformaciones de la sociedad que aquella requiera.

Antecedentes

El conservadurismo defiende a la familia de estilo patriarcal pero este sistema ha fracasado, porque en este núcleo es donde el padre o los padres deberían dar ejemplos dignos a los hijos y esto no siempre sucede, ya que vemos a padres alcohólicos, drogadictos, golpeadores, violadores, ladrones, etc.

El problema de violencia contra la mujer no es un tema nuevo en nuestro país, recordemos que México siempre se ha caracterizado por el machismo y lo violento, como ejemplo nuestro “Cine de Oro” se caracterizaba por ser machista, pero a la vez era romántico, además que el imperialismo cultural ha influido mucho por la basura cultural que se difundido a través de música, series, libros, películas, etcétera donde se denigra a la mujer.

 

El sufijo -ismo, el cual se utiliza para formar sustantivos que designan doctrinas, actitudes, escuelas, actividades deportivas o, incluso, términos científicos; continuamente ha sido empleado como una táctica burguesa para desorientar la lucha por la liberación del proletariado a través de la lucha de clases (proletariado vs burguesía), recordemos que en dicha lucha incluye la liberación de las féminas porque estas son parte del proletariado, y esta manifestado por su situación política, cultural y económica, más no de su sexo.

Uno de los postulados de la dialéctica nos demuestra que la suma, de pequeñas libertades por colectivos jamás será superior a la libertad del proletariado, por ello los marxistas-leninistas utilizamos la dialéctica y el materialismo histórico para definir que la lucha de clases es la fuerza propulsora del desarrollo de la sociedad dividida en clases antagónicas esto hace ver que la lucha de la clase obrera conduce necesariamente a la revolución socialista y al establecimiento de la dictadura del proletariado, que persigue el objetivo de suprimir todas las clases y edificar la sociedad comunista sin clases.

Las principales formas de la lucha de clase del proletariado son la económica, la política y la ideológica.

Recalco, no porque rechace su lucha feminista en algún punto, no significa que esté rechazando también la lucha por la emancipación de la mujer, lo que no entienden es que detrás del feminismo existe un interés burgués, reformista, sexista, en la cual no se puede rechazar la emancipación de la mujer, siendo la independización de la mujer un pilar fundamental de la revolución y de la lucha de clases.

Que se requiere para “No” Criminalizar la Protesta Social Feminista

En primera se necesita un manifiesto político ya que como diría Vladimir Lenin:

“Sin teoría revolucionaria, no hay práctica revolucionaria”

Con dicho manifiesto se tendrían argumentos políticos y jurídicos para apoyar la causa.

Segundo exponer que todo ciudadano que quiera participar en dicha manifestación asista con el rostro descubierto, así si hay infiltrados o mercenarios será más fácil su ubicación de estos y con ello bajaría la criminalización y deslegitimación de la protesta, además recordemos que la «manifestación pacífica» es un derecho constitucional establecido en los artículos 6° y 8° de la CPEUM.

Tercero el vandalismo no soluciona nada, este siempre manifiesta la errónea “Ley del más fuerte” y lo único que genera son daños a privados o al Estado y esto hace que esos daños sean cubiertos por los impuestos de la ciudadanía, que bien estos pudieron utilizarse en las demandas del colectivo, además de que deslegitiman su propio movimiento.

Cuarto si vemos que nuestras autoridades políticas no funcionan activemos la cultura política en nuestra sociedad a través de la participación ciudadana mediante la iniciativa ciudadana, la cual está establecida en el artículo 71° de la CPEUM, este es un mecanismo de participación por el cual se concede a los ciudadanos la facultad o derecho para presentar propuestas de Ley ante los órganos legislativos, para llevar a cabo una iniciativa popular o proyecto de Ley este debe ser presentado por el equivalente al 0.13% de la lista nominal de electores para crear, reformar, adicionar, derogar o abrogar disposiciones constitucionales o legales.

Quinto, la liberación sólo puede ser lograda a través de poner fin a las fuentes tanto económicas como culturales de la opresión de las mujeres.

¿Qué hacer?

Se necesita un nuevo modelo pedagógico donde se enfatice como un centro de interés que ayude a renovar el medio, donde se combata los vicios y se creen hábitos de trabajo, donde se facilite los recursos técnicos y cuya actividad se expanda de la acción del profesor, que es el creador y orientador del consentimiento, a la acción de todos y cada uno de los individuos que colaboran con el régimen en todos sus niveles, por lo tanto debe tener las siguientes finalidades: política, económica, social, racionalista y cultural. Para ello la educación que se imparta debe ser igualitaria, desfanatizante, progresiva, funcional y activa.

Como diría Leonid Brezhnev: “Nada eleva tanto al individuo como una posición activa en la vida, una actitud consciente de los deberes públicos, cuando la unidad de palabra y de hecho es la norma diaria de conducta.”

También requerimos de una nueva ética y moral, la ética es la conducta humana establecida en una época o región, además que esta solo le interesa el estudio de la bondad y la maldad de los actos humanos, y la moral para Engels es una forma de la conciencia social, por lo tanto, esta depende de las relaciones socioeconómicas de la época.

Por ello se requiere fomentar la moral, por ejemplo, en:

  • Las relaciones humanas y el respeto mutuo entre las personas: el individuo es un amigo, compañero y hermano.
  • Fomentar la hermandad, solidaridad y la amistad.
  • Fomentar el colectivismo y la ayuda mutua.
  • Tener actitud intolerante ante la injusticia, el parasitismo, la deshonestidad, el arribismo, la violencia, la corrupción y la especulación”.

Ahora bien, espero que realmente la política de gobierno de la “Cartilla Moral” escrita por Alfonso Reyes que esta ya fue adaptada a nuestros tiempos por José Luis Martínez, funcione, solo que hay un punto en contra, la cultura del mexicano no incluye el hábito de la lectura. El punto a favor es que ahora será la SEP la que reparta dicha cartilla a través de las escuelas y no las instituciones de credo, esperando que dicha cartilla de aproximadamente 30 cuartillas sea estudiada y aplicada en la vida diaria del mexicano.

Se necesita forzosamente la participación ciudadana ya sea para hacer políticas públicas o iniciativas ciudadanas, debemos de dejar atrás la cultura política parroquial, por ello propongo que debemos principalmente explotar el liderazgo de nuestros habitantes desde temprana edad, mediante material didáctico y actividades que den a conocer las funciones de nuestras instituciones y como el ciudadano se puede involucrar en ellas, como diría Jorge Valdano todos tenemos poderes, algunos de ellos son la esperanza, la curiosidad, el talento, etc.; que si nuestra familia e instituciones públicas y políticas de verdad se interesan y supieran explotarlos a la perfección, el habitante-ciudadano tendría la posibilidad de dar un cambio radical de manera positiva y con ello se renovaría nuestra cultura política la cual pasaría al modelo participante, con este cambio se activarán otros poderes como lo son la credibilidad, la pasión, la palabra, la humildad, el talento y por último el éxito, y en función de estos los ciudadanos serán capaces de influir en el gobierno de varias maneras, por ejemplo podrán participar en la toma de decisiones en asambleas, consultas ciudadanas, agendas ciudadanas, iniciativas populares y en políticas públicas.

Por último, se anexa tabla del INEGI con el reporte de homicidios y feminicidios de los últimos 28 años, donde podemos constatar que es un problema social grave que afecta tanta a hombres como a mujeres.

¿Qué es el feminismo?

El feminismo es un movimiento sociopolítico que surge formalmente a finales del siglo XVIII -aunque sin adoptar todavía esta denominación- y que supone la toma de conciencia de las mujeres como colectivo, de la opresión, dominación, y explotación de que han sido y son objeto por parte del colectivo masculino en el seno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las transformaciones de la sociedad que aquella requiera.

Antecedentes

El conservadurismo defiende a la familia de estilo patriarcal pero este sistema ha fracasado, porque en este núcleo es donde el padre o los padres deberían dar ejemplos dignos a los hijos y esto no siempre sucede, ya que vemos a padres alcohólicos, drogadictos, golpeadores, violadores, ladrones, etc.

El problema de violencia contra la mujer no es un tema nuevo en nuestro país, recordemos que México siempre se ha caracterizado por el machismo y lo violento, como ejemplo nuestro “Cine de Oro” se caracterizaba por ser machista, pero a la vez era romántico, además que el imperialismo cultural ha influido mucho por la basura cultural que se difundido a través de música, series, libros, películas, etcétera donde se denigra a la mujer.

 

El sufijo -ismo, el cual se utiliza para formar sustantivos que designan doctrinas, actitudes, escuelas, actividades deportivas o, incluso, términos científicos; continuamente ha sido empleado como una táctica burguesa para desorientar la lucha por la liberación del proletariado a través de la lucha de clases (proletariado vs burguesía), recordemos que en dicha lucha incluye la liberación de las féminas porque estas son parte del proletariado, y esta manifestado por su situación política, cultural y económica, más no de su sexo.

Uno de los postulados de la dialéctica nos demuestra que la suma, de pequeñas libertades por colectivos jamás será superior a la libertad del proletariado, por ello los marxistas-leninistas utilizamos la dialéctica y el materialismo histórico para definir que la lucha de clases es la fuerza propulsora del desarrollo de la sociedad dividida en clases antagónicas esto hace ver que la lucha de la clase obrera conduce necesariamente a la revolución socialista y al establecimiento de la dictadura del proletariado, que persigue el objetivo de suprimir todas las clases y edificar la sociedad comunista sin clases.

Las principales formas de la lucha de clase del proletariado son la económica, la política y la ideológica.

Recalco, no porque rechace su lucha feminista en algún punto, no significa que esté rechazando también la lucha por la emancipación de la mujer, lo que no entienden es que detrás del feminismo existe un interés burgués, reformista, sexista, en la cual no se puede rechazar la emancipación de la mujer, siendo la independización de la mujer un pilar fundamental de la revolución y de la lucha de clases.

Que se requiere para “No” Criminalizar la Protesta Social Feminista

En primera se necesita un manifiesto político ya que como diría Vladimir Lenin:

“Sin teoría revolucionaria, no hay práctica revolucionaria”

Con dicho manifiesto se tendrían argumentos políticos y jurídicos para apoyar la causa.

Segundo exponer que todo ciudadano que quiera participar en dicha manifestación asista con el rostro descubierto, así si hay infiltrados o mercenarios será más fácil su ubicación de estos y con ello bajaría la criminalización y deslegitimación de la protesta, además recordemos que la «manifestación pacífica» es un derecho constitucional establecido en los artículos 6° y 8° de la CPEUM.

Tercero el vandalismo no soluciona nada, este siempre manifiesta la errónea “Ley del más fuerte” y lo único que genera son daños a privados o al Estado y esto hace que esos daños sean cubiertos por los impuestos de la ciudadanía, que bien estos pudieron utilizarse en las demandas del colectivo, además de que deslegitiman su propio movimiento.

Cuarto si vemos que nuestras autoridades políticas no funcionan activemos la cultura política en nuestra sociedad a través de la participación ciudadana mediante la iniciativa ciudadana, la cual está establecida en el artículo 71° de la CPEUM, este es un mecanismo de participación por el cual se concede a los ciudadanos la facultad o derecho para presentar propuestas de Ley ante los órganos legislativos, para llevar a cabo una iniciativa popular o proyecto de Ley este debe ser presentado por el equivalente al 0.13% de la lista nominal de electores para crear, reformar, adicionar, derogar o abrogar disposiciones constitucionales o legales.

Quinto, la liberación sólo puede ser lograda a través de poner fin a las fuentes tanto económicas como culturales de la opresión de las mujeres.

¿Qué hacer?

Se necesita un nuevo modelo pedagógico donde se enfatice como un centro de interés que ayude a renovar el medio, donde se combata los vicios y se creen hábitos de trabajo, donde se facilite los recursos técnicos y cuya actividad se expanda de la acción del profesor, que es el creador y orientador del consentimiento, a la acción de todos y cada uno de los individuos que colaboran con el régimen en todos sus niveles, por lo tanto debe tener las siguientes finalidades: política, económica, social, racionalista y cultural. Para ello la educación que se imparta debe ser igualitaria, desfanatizante, progresiva, funcional y activa.

Como diría Leonid Brezhnev: “Nada eleva tanto al individuo como una posición activa en la vida, una actitud consciente de los deberes públicos, cuando la unidad de palabra y de hecho es la norma diaria de conducta.”

También requerimos de una nueva ética y moral, la ética es la conducta humana establecida en una época o región, además que esta solo le interesa el estudio de la bondad y la maldad de los actos humanos, y la moral para Engels es una forma de la conciencia social, por lo tanto, esta depende de las relaciones socioeconómicas de la época.

Por ello se requiere fomentar la moral, por ejemplo, en:

  • Las relaciones humanas y el respeto mutuo entre las personas: el individuo es un amigo, compañero y hermano.
  • Fomentar la hermandad, solidaridad y la amistad.
  • Fomentar el colectivismo y la ayuda mutua.
  • Tener actitud intolerante ante la injusticia, el parasitismo, la deshonestidad, el arribismo, la violencia, la corrupción y la especulación”.

Ahora bien, espero que realmente la política de gobierno de la “Cartilla Moral” escrita por Alfonso Reyes que esta ya fue adaptada a nuestros tiempos por José Luis Martínez, funcione, solo que hay un punto en contra, la cultura del mexicano no incluye el hábito de la lectura. El punto a favor es que ahora será la SEP la que reparta dicha cartilla a través de las escuelas y no las instituciones de credo, esperando que dicha cartilla de aproximadamente 30 cuartillas sea estudiada y aplicada en la vida diaria del mexicano.

Se necesita forzosamente la participación ciudadana ya sea para hacer políticas públicas o iniciativas ciudadanas, debemos de dejar atrás la cultura política parroquial, por ello propongo que debemos principalmente explotar el liderazgo de nuestros habitantes desde temprana edad, mediante material didáctico y actividades que den a conocer las funciones de nuestras instituciones y como el ciudadano se puede involucrar en ellas, como diría Jorge Valdano todos tenemos poderes, algunos de ellos son la esperanza, la curiosidad, el talento, etc.; que si nuestra familia e instituciones públicas y políticas de verdad se interesan y supieran explotarlos a la perfección, el habitante-ciudadano tendría la posibilidad de dar un cambio radical de manera positiva y con ello se renovaría nuestra cultura política la cual pasaría al modelo participante, con este cambio se activarán otros poderes como lo son la credibilidad, la pasión, la palabra, la humildad, el talento y por último el éxito, y en función de estos los ciudadanos serán capaces de influir en el gobierno de varias maneras, por ejemplo podrán participar en la toma de decisiones en asambleas, consultas ciudadanas, agendas ciudadanas, iniciativas populares y en políticas públicas.

Por último, se anexa tabla del INEGI con el reporte de homicidios y feminicidios de los últimos 28 años, donde podemos constatar que es un problema social grave que afecta tanta a hombres como a mujeres.

Twitter; @Roy_Gonzalez19