Ver más de Desde la butaca

El fracaso de un seductor

 

Una majestuosa finca ubicada en el sur de Virginia escondida en medio del bosque resguarda a cinco alumnas y dos institutrices de la guerra civil norteamericana. Las mujeres camufladas en medio del conflicto harán todo lo posible para que su pequeña fortaleza salga ilesa de cualquier intruso, sin importar que la amenaza provenga de un caballero elegante y seductor.

La reconocida directora y actriz Sofia Coppola que en 2003 ganó un Oscar a mejor guión original por ‘‘Lost in Traslation’’ regresa al cine con ‘‘The Beguiled’’ (El Seductor) reinterpretando la novela de Thomas Cullinan, llevada al cine en 1971 bajo la batuta de Don Siegel, protagonizada por Clint Eastwood y Geraldine Page. La película que replantea el enfoque de la historia desde el punto de vista femenino se estrenó en el pasado Festival de Cannes ganando el premio de Mejor Directora, categoría que no había sido entregada a otra mujer en 56 años —su antecesora fue la rusa Yuliya Solntseva que se llevó el galardón en 1961 por la película ‘‘La epopeya de los años de fuego’’. —

La trama se desarrolla casi al final de la guerra civil norteamericana en 1864, y nos cuenta la historia de un internado femenil en el estado sureño de Virginia. En uno de sus paseos por el bosque para recolectar setas, Jane —Angourie Rice— se encuentra con un soldado del frente gravemente herido. Pronto el cabo John McBurney —ahora interpretado por Colin Farrell— encuentra refugio para su convalecencia en el internado, irrumpiendo la tranquilidad de la escuela despertando el deseo y las más bajas pasiones de las alumnas y maestras.

El reparto estelar comienza con la directora Miss Martha —Nicole Kidman— la cabeza del instituto, y por ende la más experimentada, educa a las niñas religiosamente para que sean las perfectas amas de casa. Por otro lado, Edwina Morrow —una fantástica y elegante Kirsten Dunst— la más abnegada de todas, se convierte en el objeto figurado del deseo del cabo, el ticket que le garantizará su permanencia en la casa, pero que tendrá que compartir con la guapa y precoz Alice —Elle Fanning— despertando la curiosidad de la joven, aunque no sólo de ella, sino de todas las demás chicas.

El resultado de Coppola tal vez no sea una entrega ágil, por momentos las increíbles brumas matinales limitan la luminosidad de Kidman y Dunst que dirigen no solo a las niñas, sino que soportan el peso de toda la película. Su impecable manufactura pudo haber sido el marco perfecto para ver un poco más de crueldad en sus protagonistas, quienes unen fuerzas para deshacerse del soldado, una rara especie de empoderamiento femenino, pero en sentido contrario quizá como mecanismo de defensa cuando la burbuja se ve amenazada por el intruso.

‘‘The Beguiled’’ toma fuerza casi al final cuando el cabo McBurney es cordialmente invitado a abandonar la casa, desencadenando con mayor fuerza la tensión sexual de las tutoras. Manejado con sutileza y suma elegancia, Coppola deja de lado la perversión, quizá un poco de picor en sus últimas escenas le hubiera dado más sazón. Así el seductor termina seducido por la belleza y aparente inocencia de las siete mujeres que, consumidas por el entorno bélico, terminan por igualarse al frente yankee.