Monitor Nacional
El gran premio de México, Checo Pérez
Portada | Adrián Maravilla
12 de octubre de 2015 - 5:20 pm
checo-MN
Estamos a tres semanas de que la Fórmula 1 pise suelo mexicano, y Checo está listo

De Sochi Rusia, a México DF. Tres semanas y el gran premio de los Estados Unidos. En 2012 cuando el Circuito de las Américas debuto en la F1, muchos decían que era el gran premio de México disfrazado, ¡Órale México! se escuchaba de comentaristas foráneos, y era agradable ver las flores y cebollazos a nuestro país.

El domingo vimos el premio al esfuerzo de un incansable competidor y un animador reconocido de la categoría reina. Sergio Pérez, el orgullo de todo México, vive el mejor momento de su carrera. Viene manejando en un nivel altísimo.

El mexicano de 25 años tiene un historial en Formula 1 que ya quisieran varios que aun con gran talento, han salido de esta sin mucha gloria. A diferencia de otros deportes, en este lugar los 22 pilotos son sumamente capaces, solo viven diferentes circunstancias.  Ahora mismo Jenson Button, campeón y ex compañero de Pérez, y el dos veces campeón Fernando Alonso, viven una pesadilla en una de las escuderías históricas de la categoría. El segundo más ganador de la historia, y ex equipo del mexicano.

En F1 la mayoría de los pilotos no ven la punta, nunca han liderado una carrera, no cuentan con la vuelta más rápida, y mucho menos llegan a un podio. Pues Sergio Pérez, es de los pocos que pueden contar que son de los más rápidos, de los más osados, de los más audaces.

En Malasia 2012 con el Sauber, equipo de media tabla, Checo logra un segundo puesto. Consigue un tercer puesto en Canadá y como un misil obtiene otro segundo lugar en la catedral de la velocidad, Monza Italia.

El chico de academia Ferrari, llega a la elite en 2013 cuando sorpresivamente firma con Mclaren, la escudería británica que parecía tener un auto veloz. Si bien, tras Checo hay sponsors importantes, a estos niveles no se llega con dinero, el talento es la primera característica que se necesita para acceder a esta. Checo tiene talento de sobra.

La temporada fue una decepción, pero por Pérez no quedo. Él su compañero Button hicieron lo mejor que pudieron, incluso hubo careras donde el manejo quirúrgico de Sergio se imponía a autos superiores. El chico llego a incomodar a campeones y experimentados. Un jovencito que te pone el auto rueda a rueda, no es lo más común, se encontraron con un tipo al que le gusta ir al frente, alguien que ataca y defiende. Tristemente, Checo conto con un auto poco competitivo. Mclaren entro en un bache del cual no ha salido hasta el momento.

En 2014 alguien tenía que pagar los platos rotos, el elegido fue Sergio. Con poco tiempo para encontrar equipo, la discreta escudería India, ficha al mexicano. Comienza la temporada y de inmediato manda el mensaje de que el piloto que conocemos, estaba de vuelta. Checo logra otro podio esta vez en Bahrein, llegando en tercer lugar en una brillante carrera y de nuevo, a puras manos, derrochando talento.

El año fue bueno, puntuó en varias carreras y peleo mano a mano con su compañero Nico “el increíble” Hülkenberg, el que para muchos, es el talento más desperdiciado de la categoría. Una vez más, la pelea fue pareja, no importa quién sea, Checo pelea.

Llegaría 2015 y con este el gran premio de México. El circuito de los Hermanos Rodríguez vería una remodelación y el regreso del gran circo. Checo y Nico prácticamente debutaron el VJM08 en pista con el inicio de la temporada, no pintaba bien la cosa, pero cuando se tiene a un par de deportistas como lo son el mexicano y el alemán, sumado al gran equipo de ingenieros, pronto le dieron la vuelta a la moneda y llevaron al equipo al 6to puesto del mundial de constructores, solo un punto abajo del equipo Lotus.

En esta temporada Sergio Pérez esta intratable. En la segunda parte de la temporada, Checo logra un 5to en Bélgica, 6to en Italia, 7mo en Singapur, en Japón no logra puntuar pero da un increíble espectáculo.  finalmente, el fin de semana pasado llega un quinto podio con el tercer lugar en Rusia.

Para quien acusa de “suerte”, la suerte no existe, lo que pasa siempre es consecuencia de algo. En este caso Checo tuvo que aguantar a Daniel Ricciardo con el Redbull, y varias vueltas el ataque final de Valtteri Bottas con su Williams, sumado al también finlandés Kimi Räikkönen. Si Checo no pelea y gestiona neumáticos como él sabe hacerlo, no importa que alguien choque, la suerte no lo llevara a ningún lado, es la consecuencia de toda una serie de acertadas decisiones la que lo lleva al podio. Jugar con la estrategia en pits, gestión de neumáticos, adelantar autos, mantener el ritmo de carrera, defender la posición y “Never Give Up” como él mismo pregona.

Estamos a tres semanas de que la Fórmula 1 pise suelo mexicano, y Checo está listo. No pudo llegar en mejor momento. Si algo es seguro es que saldrá a dar espectáculo y que centrara con el apoyo incondicional de su gente. El gran premio de México, es tener a un talentosísimo piloto que le pone la sal y pimienta a la máxima categoría.

 

TAGS: , , , ,