Monitor Nacional
El hombre, ¿un ente especial?
Senectud lozana | Francisco Jimenez
26 de agosto de 2016 - 4:14 pm
humanos-vs-animales
Con estos datos, podemos realmente ver que los seres humanos y los animales no somos tan diferentes

A lo largo de la vida, por más cotidiana y aburrida que sea; podemos (de la nada) encontrarnos debatiendo sobre la importancia del ser humano frente a la importancia de los animales. En estos debates surgen opiniones muy diversas y muy centradas que sólo se enfocan en el hombre y que tienden a opinar que existe una gran diferencia entre los dos sujetos.  Sin embargo, daré información relevante que podría ayudar al tema en discusión.

Comencemos por las aves y las vacas. El profesor de fonética John Wells de la Universidad de Londres ha sugerido que las vacas tienen acentos distintos dependiendo de la región en la que se encuentren. Este extraño suceso ya era conocido en aves, pues los cantos de las mismas especies suenan diferentes dependiendo de la región, aunque son el mismo canto. En caso de las vacas, el acento se debe a la interacción con granjeros que ha causado que los animales imiten el tono. Esta cuestión es interesante por el aspecto lingüístico, que sugiere que las vacas aprendieron a imitar el tono de un ser humano, mientras las aves ya tenían diferentes tonos para cantar dependiendo de la región.

Otro aspecto muy curioso y muy humano encontrado en animales es dar a un individuo un nombre y llamarlo por el. En un estudio realizado por Stephanie King y Vincent M. Janik en el 2013, se descubrió que los delfines nariz de botella emiten sonidos para identificarse entre ellos. Los delfines responden ante el sonido que se les designado y no responden en lo absoluto si es un sonido con el que no están familiarizados. Por ejemplo, si el sonido fuera un nombre humano como Juan, el delfín respondería solamente al nombre Juan e ignoraría otro sonido como Héctor. Esta habilidad de nombrar a individuos de una misma especie y que ellos respondan al llamado era único a los seres humanos, eso es, hasta el 2013 que se realizó el estudio.

Ahora, veamos una cuestión más controversial sobre lo iguales que son los seres humanos y los animales, siendo más específicos, los primates. En un estudio realizado por Keith Chen en Yale, se descubrió que los monos capuchinos pueden aprender sobre el uso del dinero. Chen tomó objetos parecidos a monedas chinas (Renminbi) y enseño a los monos a intercambiarlas por gelatina o uvas. Los monos capuchinos tuvieron un comportamiento casi idéntico al de los seres humanos ya que gastaban más de lo necesario, pero la observación que impactó a Chen fue ver a un mono venderle sexo a otros mono para tener más dinero. Este hecho no fue nada esperado ya que Chen no tenía un propósito definido para la investigación. El doctor en Economía solo quería saber si era posible enseñar a un mono el concepto del dinero.

Ahora bien, un aspecto más macabro de las similitudes entre animales y seres humanos. He oído en repetidas ocasiones que los animales sólo matan por necesidad y los seres humanos matan por diferentes situaciones ya que tenemos libertad, conciencia, y otros dones. Lamentablemente, esto no es cierto ya que se ha visto que numerosas especies de animales llegan a matar a varios individuos de otras especies para posteriormente dejar a numerosos cadáveres atrás. Incluso se han visto violaciones y actos pedófilos en el mundo animal, que sólo nos enseña que no somos tan distintos después de todo. También se dice que los animales tienen que sucumbir a sus instintos, lo cual tampoco es información verídica. Los chimpancés pigmeos  son conocidos por tener relaciones sexuales muy cotidianamente. Estos primates resuelven conflictos a través del sexo y lo practican mayormente para obtener placer, incluso se ha visto que los animales tienen relaciones sexuales con miembros de su mismo sexo haciendo a los seres humanos parecer entes anticuados y atados a sus pensamientos irracionales.

Con estos datos, podemos realmente ver que los seres humanos y los animales no somos tan diferentes, y esto no es un descubrimiento nuevo ya que venimos del mismo planeta y tenemos órganos similares. Los animales como los humanos tienen diferencias que emanan de la posición geográfica en la que se encuentran, se hablan y responden entre ellos, se matan entre ellos, e incluso tienen sexo más libremente que muchas personas ya que pueden aprender al igual que nosotros. La inteligencia no es una característica estrictamente humana, pero clasificar a un grupo para poder hacerlo menos sí podría parecer verdaderamente humano.

TAGS: , ,