Ver más de infusión, Nacional

El legado de Octavio Paz podría quedarse en la beneficencia pública

Ciudad de México.- Preocupados por el destino del legado cultural que Marie-José Paz forjó al lado del Premio Nobel de Literatura 1990, Octavio Paz; artistas, escritores y promotores culturales firmaron una carta abierta en la que solicitan la preservación del mismo, mecanismos para su protección y se defina a los funcionarios encargados del resguardo.

El proceso para determinar dicha situación se encuentra en las oficinas del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia.

De confirmarse que la heredera universal, María Jose Tramini —fallecida el pasado 26 de julio— no dejó testamento y si no existe ningún pariente directo, quien tenga un interés jurídico denunciará ante un juez una sucesión intestamentaria, es decir, primos, tíos o sobrinos de cuarto grado podrán reclamar la herencia y los edictos se publicarían cara cierto tiempo —quincenal o mensual—.

No obstante, si nadie acude, un juzgado determinará que el patrimonio de la familia Paz será entregado a la beneficencia pública. Ante los hechos, intelectuales como Elena Poniatowska, Anthony Stanton, entre otros. Enviaron una carta abierta a las autoridades federales.

En el texto, recuerdan que tanto Marie-José como Octavio Paz “rechazaron varias ofertas de compra de instituciones extranjeras. La intervención oportuna del Estado mexicano puede facilitar que este legado no se fragmente ni salga del país y que quede a disposición de estudiosos e investigadores de todo el mundo”.

A continuación se reproduce el texto íntegro:

Carta abierta a las autoridades federales

Al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto

Al virtual Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador

A la Secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda

Consternados por la muerte de Marie-José Paz y preocupados por el destino del vasto legado cultural que ella y Octavio Paz forjaron, solicitamos a las autoridades competentes en la defensa y salvaguarda del patrimonio nacional que se brinde información acerca de la situación que guarda dicho legado, pues no sabemos si la señora Paz hizo un testamento o si hay herederos. Por otra parte, ella no contaba con un abogado personal de su confianza. Ninguno de los firmantes —amigos y colaboradores suyos— supo nunca que hubiese designado a persona alguna para encargarse de la custodia y destino de sus bienes.

Puesto que la preservación de este legado en su integridad, es un asunto del mayor interés público, pedimos a las autoridades que establezcan los mecanismos de protección, en apego a las facultades que por ley les confiere el marco normativo vigente; esclarezcan la situación de ese tesoro —con ese nombre cabe calificarlo— e indiquen quién o quiénes, funcionarios y particulares con personalidad jurídica acreditada, están a cargo de su relación, protección y resguardo.

Asimismo, solicitamos desde ahora que el gobierno federal emita una declaratoria de monumento artístico que ampare las obras de Marie-José y de Octavio Paz, mediante la cual se protejan sus archivos, bibliotecas, originales manuscritos, obras de arte, fotografías y todo tipo de documentos reunidos por la pareja Paz, fuentes invaluables para la investigación de su obra y de la cultura mexicana moderna.

Marie-José Paz quería que ese importante patrimonio permaneciera en México. Así lo expresó en diversas ocasiones a quienes suscribimos esta carta: de hecho, tanto Octavio Paz como ella rechazaron varias ofertas de compra de instituciones extranjeras. La intervención oportuna del Estado mexicano puede facilitar que este legado no se fragmente ni salga del país y que quede a disposición de estudiosos e investigadores de todo el mundo.

Ciudad de México, a 4 de agosto de 2018

Nedda G. de Anhalt
Manuel Felguérez
Tomás Granados Salinas
Margarita de Orellana
Mercedes Oteyza
Elena Poniatowska
Alberto Ruy Sánchez
Arturo Saucedo
Anthony Stanton
Danubio Torres Fierro
Rafael Vargas

Con información de El Universal y Milenio