Monitor Nacional
El muro
Emprende seguro | Luis Lara Esqueda
9 de mayo de 2016 - 10:24 am
Muro-MN
Los trabajadores con que se construirá el muro se alojarán ¿en cuál de los lados de la frontera?

Ahora observo con gran preocupación ―casi tanto como la que hay sobre la contaminación de la CDMX y la campaña que se ha desatado sobre quién tiene la culpa de la misma―, que hasta me provoca hilaridad que algunos mexicanos están ―sí, están, yo no― muy preocupados por quién será el candidato del partido republicano de los Estados Unidos de América, y sus «consecuencias» (así, entre comillas) sobre los mexicanos, están más preocupados por eso que por quién será nuestro siguiente presidente.

Esta colaboración trata sobre la economía y los emprendedores, así como sus relaciones con entes económicos, pero en esta ocasión escribiré sobre algo que no sé, sobre política (y menos aún de la política de otros países). Heme aquí con algunas consideraciones sobre las preocupaciones que, como decía Borges, si volviera a nacer «tendría más problemas reales y menos imaginarios».

Primero. Ya deberíamos saber ―hasta yo que no ando en la política lo sé―, que hay una enorme diferencia entre el discurso de campaña (necesario para obtener votantes y convencerlos) y el discurso de un presidente que deberá de actuar más como estadista, que como robador de bases con lenguaje soez, un estadista de verdad se ocupa mucho más de las acciones de hoy y cómo se reflejaran en el largo plazo que andar amenazando a diestra y siniestra (en este caso más siniestra que diestra).

Segundo. Más deberíamos de estar preocupados por el candidato que nosotros ―aquí sí todos los mexicanos― vamos a escoger en 2018, que por las consecuencias de uno u otro candidato en Estados Unidos, por quién y cuál será la vía, en dónde se elegirá y votará a nuestro candidato. Antes, en el proceso previo se valían las patadas debajo de la mesa, ahora parecen patadas voladoras de lucha libre.

Tercero. Estados Unidos (o América, como la llaman ellos) es un país de leyes y de libertad de elección, misma que se ha ganado con decisiones históricas congruentes y no con arengas nacionalistas, que si bien sirven antes de la elección después es un tema a resolver.

Cuarto. Ante lo que se especula sobre la cancelación del Acuerdo de Libre Comercio (por eso se llama así: Acuerdo de Libre Comercio, porque ambas partes se benefician del incremento del comercio) pregunto, ¿por qué se cancelaría? Si ha sido benéfico para ambas partes, suena bien como discurso, sin embargo, desde la perspectiva económica es otra la situación.

Quinto. Porque no hay quinto malo, tengo algunas dudas sobre el supuesto muro (que en discurso pagaremos los mexicanos), también tengo varias reflexiones del muro que como mexicano deberé pagar (mi corazón sufre):

El muro, ¿será construido con migrantes que viven en Estados Unidos o con migrantes que aún están en territorio nacional? ¿O acaso con los miles de migrantes en tránsito hacia Estados Unidos? Los costos son diferentes.
El costo del muro que tendré que pagar como mexicano ―porque no cambiaré de nacionalidad―, ¿será con salario de $200 pesos al día o salario de $8 dólares la hora? Los costos son profundamente diferentes, las desigualdades entre los salarios de los países son abismales. Sin embargo, como «patrón contratante» espero poder decidir el costo de lo que habré de pagar, o al menos mi parte proporcional (mi cuero se arruga).

Los trabajadores con que se construirá el muro se alojarán ¿en cuál de los lados de la frontera? me dicen que los costos pueden ser diferentes, ya me imagino una habitación en San Diego y una habitación en Tijuana, o una en El Paso y otra en Juárez.

Los trabajadores que construirán el muro, ¿tendrán la asistencia médica que gozan en Estados Unidos o la del IMSS? O, peor aún ¿estarán en una outsoursing mexicana, americana o panameña? ¡Dios nos libre!, decía mi abuela.

En el caso de las deportaciones masivas con que se ha amenazado, seguramente se habrá considerado el impacto en los estados fronterizo como Texas, California, Arizona, etc., me imagino que la contribución latina es determinante en la producción y viviendas en esos estados, ¿quedarían vacías por algún tiempo deprimiendo su economía?

Finalmente, si eres un empresario congruente tomarás decisiones basado en la congruencia, de otra manera no sobrevivirás en el mundo globalizado.

Así que, por lo pronto seguiré preocupándome por quién será candidato en el 2018 y dejaré a los demás ciudadanos de otros países elegir los suyos, sin gastar un centavo del presupuesto en defender lo que ellos solos pueden hacer.

Nos leemos la próxima semana en Emprende Seguro, mientras hago mi presupuesto del muro que ―como todos los muros del mundo― será inútil, ningún muro ha detenido las ideas, la razón y la congruencia entre los seres humanos, no importando el lugar de nacimiento #AsíDeFácil En vista de lo visto, ¡hasta la vista!

TAGS: , , ,