Ver más de Opinión

El neoliberalismo y AMLO

El neoliberalismo y AMLO.

Con la posesión del nuevo presidente de México, la política en Latino América toma un giro inesperado, muchas de las elecciones en las pasadas vueltas presidenciales del superciclo electoral en Latinoamérica fueron financiadas por dos grandes potencias como Estados Unidos y Rusia, junto con los aliados del hemisferio con los mismos intereses de por medio, con el fin de hacer frente a la economía del nuevo mundo. Se predecían las apuestas, paso todo lo contrario, ni E.E.U.U y Rusia lograron determinar el poderío de hacer frente a la política mexicana. Con la entrada de AMLO se establece un nuevo modelo económico en la zona, es una mezcla de proteccionismo con algo de nacionalismo, pero sin abusar, ni llegar a ser monárquico o dictador, son las reglas que se deben llevar en una política pura que no permita la corrupción, es un SISTEMA de gobierno que no permite el abuso de las empresas de afuera, pero promoviendo la libre competencia sin sacar a nadie del juego

 Ya se está generando una conciencia de buena política y muchas de las naciones latinoamericanas lo saben, aunque muchos se hacen los ciegos y los de la vista gorda, muy pronto la influencia de la nueva política que se está implantando en México llegara a los países vecinos, es difícil pronosticar que será rápido, pero sabemos cual es la cura y eso es lo importante.

Durante toda la historia, los grandes pensadores siempre han visto a la economía como la base del pensamiento político, con el tiempo abrimos los mercados, hicimos comercio internacional y nos dimos cuenta que cada país tenia un producto fuerte, pero que a la vez los convirtió débiles, con las aperturas económicas y los tratados de libre comercio, se logro reducir un poco la brecha de la desigualdad, pero esto a corto plazo, porque a largo plazo es fatal y destructivo. Ese es el nuevo liberalismo o NEO liberalismo, es el modelo económico basado en el libre comercio internacional con poca intervención del estado sobre el privado, pero protegiendo de manera justa el proletariado,  que permite a cada país  ser más fuerte de acuerdo a su producto, con el producto y la ventaja sobre la competencia, en pocas palabras exportamos los productos que mejor se nos da e importamos lo que mas nos cuesta producir, pero el problema subyace aquí, debido a que la competencia es por lo general mucho más fuerte  en más productos de lo que imaginábamos, resulta que nuestras importaciones están superando las exportaciones, la globalización está estandarizando las empresas, pero las más poderosas son las que  están logrando la ventaja, estamos cada vez  llenos de multinacionales y transnacionales que solo buscan hacerse poderosos sobornando a los estados acabando con la competencia y adueñándose de las empresas públicas que representan el capital activo de cada estado,  resulta que en la mayoría de países subdesarrollados no hay como competir , importando a tal modo que la mayoría de los productos en los supermercados son de afuera y nuestras empresas que compiten en el momento son cerradas por que no tienen como competir con el producto,  el precio y la industrialización de los países mas grandes. Un buen presidente no solo debe ser economista sino que debe prevalecer la razón del bien común sobre el interés personal, muchas de las decisiones y de los programas de gobierno deberían ir enfatizados primero en la economía, porque allí se toman las decisiones mas prosperas para el pueblo y AMLO lo está haciendo realidad no solo en sus discursos economistas sino por encima de su oposición,  con su posición definida ha logrado derrocar todas las barreras de la corrupción hasta el momento, es natural que haya gente que se opone , pero cuando se ven los resultados, brincan a la vista, un buen pensamiento se lleva automáticamente por su propio peso a todo tipo de pensamiento corrupto “ Quien sabe de donde viene, sabe a donde va” recita el presidente electo. El estudio de la economía es la base de los pensamientos durante toda la historia, por eso Latinoamérica esta sembrando semillas de buena política  que pronto darán resultados aboliendo los intereses neoliberales y creando un modelo nuevo y más próspero, aun  hay mucho por hacer pero cada vez mas somos consientes de estos modelos de corrupción y nuestra política esta llegando joven con una nueva manera de pensar, esto nos da un aliento en el camino hacia el crecimiento de la región y México es uno de los precursores de este nuevo pensamiento.