Monitor Nacional
EL NUEVO ORDEN: Conservadurismo y (Des)Unión Europea
El Capullo | Raúl Antonio Alvarez
23 de marzo de 2017 - 1:36 pm
europa
Europa y el nuevo orden

Europa ha sido, nuevamente, víctima de un ataque terrorista, esta vez en el corazón de la capital inglesa, cuando un hombre atropelló a peatones en el puente de Westminster frente al parlamento británico, donde uno de los guardias del Parlamento perdió la vida. Al momento de esta redacción no se ha declarado la autoría del acto, sin embargo, podemos ya figurarnos quienes han sido los responsables del suceso. Empezando con París y siguiendo con Berlín y ahora Londres, las principales ciudades europeas se ven en la mira de grupos terroristas.

Desde el año pasado y de manera muy abierta y controversial con, el ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, la postura ultraconservadora ha ido agarrando fuerza y se ha ido alimentando de acontecimientos como este. Ya sea por el robo de trabajos a los nacionales o los ataques terroristas o las grandes olas migratorias que pasan por estos países, el hecho es que este pensamiento ha ido cobrando fuerza nuevamente ante los escenarios angustiantes que amenazan por varios frentes.

No son sólo los silenciosos e inesperados ataques contra los que hay que prepararse, hay también ya importantes amenazas que inyectan más tensión al panorama internacional. En días pasados, las pruebas de misiles norcoreanos amenazan con una guerra a Estados Unidos, quien ha empezado a prepararse con un mayor fondo para fines militares.

Los constantes ataques europeos hacen que la idea de regular las fronteras o utilizar medidas antimigratorias más duras, como lo inició haciendo el presidente estadunidense, tenga más argumentos a favor. En el caso del Reino (todavía) Unido, dependiendo de la respuesta que se tenga ante el horror de este ataque, es posible que las medidas se vean reflejadas en el segundo semestre del año, cuando el Brexit haya culminado.

Por otro lado, en Alemania y Francia, las otras potencias europeas y que han sufrido ataques terroristas también, sostienen elecciones este año para canciller y presidente, respectivamente. Por un lado, Angela Merkel, la actual canciller alemana buscará la reelección, que ha ganado en ocasiones previas. No obstante, se enfrenta en esta ocasión con la profunda crisis migratoria y carga con el peso de la responsabilidad de haber abierto las fronteras de Alemania para recibirlos, lo que le ha ganado críticas incluso del partido que le respaldaba. Merkel ha sido una férrea defensora de la Unión Europea y mantiene a Alemania como el bastión económica de ésta, sin embargo, el Brexit será un factor más en contra de ella y de la política europea. Las elecciones para el nuevo canciller alemán se llevarán a cabo entre agosto y octubre de este año.

Por el Frente Nacional francés, Marine LePen es la candidata más fuerte para suplir al actual Francois Hollande, y quien representa también una amenaza a la Unión Europea que hasta ahora conocemos. LePen, al más puro estilo del ahora presidente republicano estadunidense, ha hecho controversiales comentarios sobre actitudes antisemitas y en contra de los migrantes que inundan también su país. Hollande ha visto minado su camino a la reelección por los dos ataques terroristas que han acontecido en Francia. La elección del presidente francés se llevará a cabo a finales del mes de abril.

Recientemente hubo también elecciones en Holanda donde la misma ultraderecha sufrió una derrota ante el partido del Primer Ministro, Rutte. No olvidemos, de cualquier manera el protagonismo de Francia, Alemania y el Reino Unido en la política europea e internacional, pues de ganar esta ola conservadora en los puestos más importantes, serían estas personas, junto con Trump y Putin, quienes tomarían las decisiones más importantes del mundo en materia de seguridad y que representarían, al menos la mitad de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y del Grupo de los 8.

Las decisiones próximas de estos gobiernos y las respuestas ante los escenarios de crisis serán cruciales para dictar el curso de la política internacional, hacia un mundo con fronteras libres y fluidas o restricciones severas en el tránsito internacional donde los países más pequeños o aquellos que orbitan alrededor de estas potencias serán los más afectados. Este proceso podría incluso debilitar fuertemente a la Unión Europea si pierde a uno de sus pilares. Además de los movimientos independentistas que siguen latentes en diferentes regiones del continente europeo, como Escocia y Cataluña, principalmente, que amenazan con desmembrar a sus países y marcar sus propias reglas. Estados Unidos, por su parte, sigue firmando actas que favorecen al sector privado que le han valido fuertes críticas de diferentes gobiernos y ahora tiene que cuidarse de la amenaza de los misiles norcoreanos y de la respuesta que China podría tener de llegar a agudizarse en el enfrentamiento.

Es un momento importante y en el curso de los próximos años, las fronteras como las conocemos ahora podrían cambiar para trazar nuevos territorios y nuevas reglas del juego serán establecidas con términos que seguirán favoreciendo a los mismos de siempre.

Raúl Antonio Alvarez, marzo 22 del 2017

TAGS: , ,