Ver más de Opinión

El odio mexicano a Estados Unidos

¿Cuántas veces hemos escuchado a nuestros conocidos decir que Estados Unidos es lo peor que le ha pasado al mundo?, muchos creen que los problemas en México son culpa de ellos y ya sea por resentimiento de los cambios en el territorio o simplemente porque todos dicen que así son las cosas, es evidente que muchos mexicanos odian a Estados Unidos.

Sin embargo, resulta de vital importancia para los mexicanos el conocer lo más que podemos del país de arriba, odiarlo no nos genera ningún beneficio. En primer lugar, compartimos una frontera terrestre muy grande, cientos de kilómetros –que muchos quisieran tener- en donde existen diversas dinámicas que son propias de ambos países, en la frontera la gente recibe una influencia mutua y las prácticas convierten a la zona en un lugar único. Por otro lado, tenemos una gran historia en común, con guerras e invasiones que han quedado marcadas en la vida de ambos países. La influencia de Estados Unidos en nuestro país es evidente, nadie la cuestiona, es por esto, que el odiar a Estados Unidos no nos trae nada bueno a los mexicanos.

Además de lo anterior, nuestro vecino continúa posicionado como un poder hegemónico en el sistema internacional, su influencia en todos lados es exorbitante, y, al ser nuestro principal socio comercial, las decisiones que se tomen en Estados Unidos nos repercuten a todos.

El odio hacia Estados Unidos tiene unas bases ambiguas y no nos apoya en nada para las relaciones entre ambos países. A veces es difícil cambiar nuestras posturas; sin embargo, si queremos apoyar al país, lo mejor es quitarnos los lentes del odio y aprovechar de todas aquellas cosas buenas que la relación entre ambos países puede aportarnos.