¡El Periodismo Oficialista Vive, Sin En Cambio El Periodismo Critico Muere!

Me gustaría iniciar con esta frase del periodista español Arcadi Espada

“¿La muerte del periodismo? ¡Cuidado! ¡Es la muerte de la democracia!”

Es indignante que los periodistas oficialistas digan que haya libertad de expresión en nuestro país, hay que decirles que el “chayoterismo” que existe en los medios de comunicación ya sea mediante columnas periodísticas no es periodismo sino meramente “panfletos oficialistas”.

En nuestro país el verdadero periodismo el que es crítico y hace investigaciones en líneas periodísticas como narcotráfico y gobernabilidad a nivel  federal, estatal y municipal es la que vive bajo psicosis, ya que siempre están bajo amenazas y bien sabemos que bajo amenaza no hay engaño, y al final lamentablemente caen tan honorables periodistas, y lo peor de este asunto es que la inoperancia de nuestro gobierno y las instancias correspondientes, siempre se lavan las manos diciendo que las muertes de los periodistas no tienen nada que ver con su campo laboral, hágame usted el chingado favor, esto es repugnante, no pueden salir con este tipo de declaraciones, y es cuando me pongo a pensar, la ciudadanía se deber unir para mandar al diablo al gobierno y a todas nuestras instituciones, ya que son inoperantes y se ven rebasadas para poder salvaguardar la vida de los periodistas y de la ciudadanía.

El verdadero periodismo esta en coma frente a la inoperancia de nuestras “honorables autoridades” que en muchas ocasiones son cómplices de agresiones y de la impunidad, ya que en nuestro país no existe realmente un Estado de Derecho.

Lamentablemente en nuestro país el gobierno ya sea federal, estatal o municipal nunca le ha gustado la verdadera crítica, y por eso a través de los años se han implementado diferentes estrategias como el chayoterismo, el boicotear medios de comunicación que estén en contra del oficialismo, bloquear espacios a periodistas y si ven que la presión es demasiada aplican la de asesinar periodistas ya que es más fácil de deshacerse de la crítica, que en vez de ser autocríticos, y estos asesinatos son vistos como algo normal, cuando es algo anormal.

Por ello en México ejercer la profesión de periodista es una de las más peligrosas ya que en verdad existe una “mafia del poder” que no le gusta que le saquen sus trapitos al sol, ya sean que estos trapitos sean por corrupción, o nexos con los capos del narcotráfico.

Para rematar en este sexenio llevamos casi cuatro decenas de periodistas caídos por ejercer realmente lo que es su profesión, en lo que va del año son 8 los periodistas que han sido brutalmente asesinados, pero como dijera Jaime Maussan “Y nadie hace nada”, bueno si el oficialismo a través de Ricardo Alemán dice que vivimos en un país democrático y con libertad de expresión.