Monitor Nacional
El peso y su impacto en las telecomunicaciones
Espectro | Javier Tejado Dondé
1 de septiembre de 2015 - 7:15 am
Telecomunicaciones-MonitorNacional
En el sector de telecomunicaciones, habrá que estar pendientes del impacto negativo de la depreciación del peso

En estos últimos días hemos sido testigos del complicado escenario económico que se vive a nivel internacional, el cual ha venido configurándose desde hace varios meses y ya está teniendo efecto sobre el valor del peso mexicano. Entre los factores que han influido en la depreciación del peso están i) la caída de los precios del petróleo, ii) el desempeño de la economía de China por debajo de lo esperado por analistas, y iii) el impacto que ya provoca la inminente alza a las tasas de interés en Estados Unidos, anticipada hace varios meses por la Reserva Federal.

Ante este escenario, el Secretario de Hacienda señaló hace unos días que el gobierno mexicano presentará ajustes a la baja en el presupuesto para el próximo año y anticipó que en el proyecto de ley de ingresos se revisará a la baja la estimación de crecimiento para 2016, además de que se hará un pronóstico superior del tipo de cambio del peso frente al dólar (se ha depreciado cerca de 27% en 12 meses) y un ajuste al precio del barril de petróleo. También señaló que el armado del presupuesto deberá hacerse con estimaciones “prudentes”, con una reducción en los programas que no será pareja para todos, pues se cuidarán los de combate a la pobreza, desarrollo y crecimiento.

Respecto al sector de telecomunicaciones, habrá que estar pendientes del impacto negativo de la depreciación del peso, esto porque los operadores perciben sus ingresos en pesos, pero la mayoría de sus gastos son en dólares: compra de contenidos, infraestructura para el despliegue de sus redes y equipos terminales o dispositivos. Aquí algunas reflexiones sobre los impactos que el actual entorno económico puede generar al sector de telecomunicaciones en México:

1) Ingresos de Operadores Móviles. De acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el año pasado los ingresos de los operadores móviles ascendieron a 243,672 millones de pesos (MDP), de los cuales 71% (173,210 MDP) fueron percibidos por el agente económico preponderante (Telcel).

Por su parte, las empresas adquiridas por AT&T (Iusacell, Unefon y Nextel), operador que espera ser un importante competidor del preponderante, ingresaron en conjunto 37,203 MDP, lo que representa sólo 15.2% del total de ingresos de ese mercado.

Lamentablemente, el escenario para los operadores móviles distintos al preponderante no luce favorable para este año, ni para el siguiente. Sobre todo ante la depreciación del peso y el hecho de que el IFT ya haya determinado, desde agosto, las tarifas aplicables del 1 de enero al 31 de diciembre de 2016, que se utilizarán para resolver los desacuerdos de interconexión entre operadores.

Un dólar más caro y una tarifa de interconexión fijada en pesos, para todo 2016, implican menores ingresos para los operadores que le compiten a América Móvil (Telcel-Telmex), un factor relevante ya que gran parte del costo de despliegue de redes está soportado en dólares.

El problema es que el IFT determinó las tarifas de interconexión con un tipo de cambio más bajo que el actual, generando una diferencia que implicará un efecto negativo en los ingresos de los competidores de América Móvil. En los hechos, esto representa una anulación o disminución por parte del IFT de la asimetría en las tarifas de interconexión entre esos operadores y el preponderante.

2) Operación de la Red Compartida Mayorista. Que la red compartida mayorista no haya iniciado su instalación a fines de 2014, como lo ordenó la reforma constitucional de telecomunicaciones, sumado a que ni siquiera hayan sido publicadas las pre bases de licitación que determinarán al operador de esa red -postergadas la semana pasada por la SCT y por el IFT-, generan mucha incertidumbre respecto a ese proyecto.

El proyecto a desarrollarse mediante una asociación público-privada contemplaba, al momento de su concepción en junio de 2013, una inversión de 10,000 millones de dólares, que equivalían a 130,000 MDP. Ahora, dado el tipo de cambio, esa misma inversión equivale a alrededor de 172,000 MDP.

La depreciación del peso y una posible alza de las tasas de interés en EU podrían generar una alteración de los flujos de recursos de inversión, dando mayor peso a los países desarrollados que representan menos incertidumbre.

Ante este complejo panorama económico, para que un proyecto de inversión en un país emergente atraiga suficientes recursos foráneos, deberá reunir dos características: i) una tasa de retorno relativamente alta comparada con proyectos de países desarrollados y ii) un grado de riesgo o incertidumbre relativamente bajo. Estas características no se cumplen en el proyecto de red compartida, por lo que su implementación parece cada vez más complicada.

3) Costos en Mercado de Audio y Video Asociado. La depreciación del peso frente al dólar también podría afectar al mercado de audio y video asociado. Aun cuando las tarifas de los concesionarios de TV restringida en México son las más bajas de América Latina, tanto esos operadores como los proveedores de servicios OTT (Over The Top), se verán impactados por esta situación, toda vez que una muy importante carga de sus costos está soportada en dólares, como la adquisición de contenidos por parte de programadores extranjeros, en su mayoría de EU. Además, elementos de la red, equipos, dispositivos receptores y terminales son adquiridos por los operadores en dólares.

Por todo ello, es urgente la baja del precio del dólar. De lo contrario, los operadores de telecom —al igual que las agencias de coches o cualquier industria con gastos en dólares— tendrán que subir sus precios, lo que podría diluir beneficios alcanzados con las reformas a la Ley de Telecom.

Cambiando de tema… El viernes pasado se publicó en el DOF la convocatoria para aspirar al cargo de Comisionado en el IFT por un periodo de 9 años a partir del 1° de marzo de 2016. Llama la atención lo apretado de los tiempos, ya que los interesados tendrán apenas 12 días naturales para registrarse y juntar múltiples requisitos.

Es una pena que, bajo estas condiciones, se corra el riesgo de que el reemplazo del Comisionado Fernando Borjón –con amplia experiencia en el sector- se convierta en un volado, dados los tiempos tan apretados de inscripción. Lo mismo está sucediendo en la Cofece.

TAGS: , , ,