Ver más de infusión

El porqué no debemos felicitar a las mujeres el 8 de marzo

El porqué no debemos felicitar a las mujeres el 8 de marzo

Ciudad de México.- ¿Por qué no? Dirán muchos. Es algo inofensivo felicitar a las mujeres el 8 de marzo “en su día especial”

“No lo haga, compa.” El día de la mujer es una fecha para reflexionar los derechos que les faltan para obtener equidad y para reconocer los ya logrados. Un día de lucha y activismo. No para felicitar a las mujeres por ser mujeres, bellas, sensibles, entregadas o inteligentes.

Felicitar al género femenino en una fecha de conmemoración, como lo es el día de la mujer, sería el equivalente a felicitar a los padres de los 43 normalistas desaparecidos cada 26 de septiembre.

La historia de este día tiene sus raíces el 19  de marzo de 1911 cuando en cuatro países europeos: Alemania, Dinamarca, Suiza y Austria se conmemoró a la mujer bajo el concepto de ser trabajadoras y conseguir tener jornadas laborales de 8 horas como los hombres.

Mientras que otro de los sucesos más significativos se dio el 25 de marzo de 1911, cuando unas 130 mujeres, murieron en el incendio de la fábrica textil Triangle Shirtrwaist en la Ciudad Norteamericana de Nueva York.

Se dice que esta tragedia fue debido a que los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a una huelga que reclamaba igualdad salarial y tiempo para poder dar pecho a sus hijos.

En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague (Dinamarca) más de 100 mujeres declararon el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Mientras que la ONU oficialmente decretó el 8 de marzo de 1975 la reivindicación a todas las mujeres y la igualdad completa de derechos.

El día de la mujer es importante para evaluar las condiciones en las que viven las mujeres en todo el mundo. Un día para reconocer las injusticias que viven o vivieron las mujeres y actuar para que los  feminicidios, la mutilación genital o la desigualdad salarial dejen de existir.