El recorrido de las drogas

Venezuela siempre ha sido un país de paso en el camino que se tiene que hacer para llevar las drogas al mercado norteamericano, muchas de las veces esta droga sale de Colombia y ya en Venezuela se han intensificado los negocios con una red informal llamada “Cartel de los Soles⬝.

Caracas tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo, muchas de las veces se debe al vecino conflictivo que tiene, en este caso Colombia. La tasa muestra que por cada 100,000 habitantes hay 90 homicidios. De igual forma la geografía del país lo hacen candidato ideal para ser una ruta de tráfico de narcóticos.

No necesariamente viene todo lo malo de Colombia ya que hoy en día el combustible es contrabandeado desde Venezuela, siendo en este caso la dirección opuesta. Históricamente se dio el atractivo con la desigualdad en la sociedad que se vivía con las diferentes dictaduras que tuvo en los años 30’s y 50’s. La infraestructura de tan buena calidad con la que cuenta el país hace que sea elegido para movilizar de forma más eficiente el producto ilegal por Latinoamérica.

Ya desde los años 80 el vecino Colombia se convirtió en el mercado más importante del mundo de cocaína, marihuana y heroína, con lo que se vio afectado el país de Venezuela, ya que mientras el otro país intentaba frenar los diferentes grupos, estos se iban a otros países y en este caso muchos se establecían en Caracas, así como la fuerte crisis económica que sufrieron en la década de los 80 volvió muy atractivo el comercio ilícito.

Evidentemente no se hicieron esperar los hechos históricos donde se detenían a personal del estado involucrado en las drogas como lo fue una avioneta de un mayor de la reserva del ejército con 667 kilos de cocaína o en 1985 la detención de un general y ex presidente de la corte marcial del ejército con 453 kilos. Y no solo han sido baneados el ejército, la iglesia y el estado han tenido también mucho que ver en el negocio. Sin embargo en ninguno de los casos se trató de organizaciones venezolanas de narcotráfico, sino de grupos colombianos y en la mayoría de los casos el destino final era evidentemente USA.

Durante los 90’s se pudo ver cómo el gobierno estaba realmente involucrado en el negocio que incluso se llegó a manchar la reputación en el extranjero como lo fue el caso del embajador en Washington DC detenido en 1992 por la DEA. También unos años atrás en 1991 los ciudadanos perdieron cualquier esperanza de un gobierno limpio cuando junto con USA, se empezó a capacitar al gobierno venezolano y después se supo que la misma CIA había permitido la exportación de casi una tonelada de cocaína a Miami. Por ello es controversial cuando en el 2005 Chávez rompió las relaciones con las agencias policiales de USA y estos lo calificaron de incumplir el combate con el tráfico de drogas.

Con el alejamiento de USA, estos emprendieron con Colombia un plan de contingencia y se logró disminuir el poder de los grupos de la FARC y el ELN los cuales más adelante se movieron a un terreno más amigable en las fronteras de Venezuela, y se llegó a simpatizar con el gobierno de Chávez.

Datos de la ONUDD muestran que evidentemente en 2010 se ha estado pasando alrededor de 41% dentro del país los envíos de cocaína hacia Europa. Personajes como Walis Makled comentaron al respecto de cómo los niveles más altos del gobierno de Venezuela estaban involucrados en el narcotráfico.

Con la llegada de Nicolás Maduro en el 2013 no se han visto las cosas sencillas ya que existe mucha tensión política, el país se encuentra dividido y la caída de los precios del petróleo no suelen ayudar a la población. En 2015 la oposición al grupo de Maduro obtuvo la victoria en la Asamblea Nacional, lo cual podría llegar a causar un poco de conflicto a futuro.

Cabe destacar que a pesar de estar la mayoría de las veces grupos colombianos involucrados, se han llegado a detectar grupos importantes de México como lo es el Cartel de Sinaloa. Los venezolanos están principalmente involucrados en el transporte de los cargamentos de droga y en la logística, por lo cual su paga depende de la seguridad que brindan en ser un país de tránsito. Aunque claro existen grupos que han ido más allá con el simple transporte de droga y armamento.

USA es el principal receptor de América de drogas ilegales. Para saber la magnitud del mercado se han hecho estudios como RAND los cuales arrojan datos de más de $100 billones anuales en los 4 tipos de drogas más usados que son cocaína, heroína, marihuana y metanfetamina. A pesar de este estudio se sabe que hay gran incertidumbre de la verdadera fuerza que tiene este mercado ilegal.

La industria de las armas, USA sigue siendo el número uno en ventas al mundo. La cantidad se estimó en 2014 en $10 billones, lo que marca más del 50% globalmente según datos del Congressional Research Service Report. Los principales compradores son Corea del Sur e Iraq, seguidos de Brasil.

Hablando ahora de México se tiene una de las organizaciones más sofisticadas y violentas del hemisferio. La razón principal es igual que en el caso de Venezuela por la proximidad con su país vecino hablando de USA, con una frontera de más de 3.141 kilómetros es la puerta de entrada a la economía más importante del mundo. Incluso el intento del gobierno por frenar o fragmentar los diferentes carteles han hecho un gran número de grupos escindidos difíciles de combatir.

Desde los años 70’s se han comenzado a fabricar drogas en el estado de Sinaloa y se intensificaron cuando Colombia trasladaron sus rutas desde el Caribe hacia México en la década de los 80.

Los países tercermundistas suelen ser los que tienen mayor recepción al tráfico de armas por lo cual se considera evidente la resolución a tomar. Por una parte se debe de dejar de exigir el consumo de drogas en los países con mayor recepción como lo es el caso de USA, si este país deja de consumir de esta forma, los demás países como Colombia ya no tendrían un destino tan fácil y por lo mismo se dejaría a Venezuela y México.

En el caso de las armas, USA no debería de seguir usando el negocio y sin tener que producir, los demás países no tendrían a quien comprar por lo menos en el continente americano.