Monitor Nacional
El recorte
Emprende seguro | Luis Lara Esqueda
12 de septiembre de 2016 - 4:57 pm
mexico-competitividad_0
Nuestro nuevo Secretario recién llegó y se tuvo que desvelar ese mismo día para sacar la cifra que sonriente nos entregó al día siguiente

La semana pasada no escribí —creo que nada más yo lo noté—, esto fue debido dos asuntos: el coraje que tenía porque invitaron a México a personas non gratas y que mi mente no estaba preparada para conocer de tanta sin razones —ya por todos conocidos, así que ahorraré espacio—, mis días empezaban a cambiar de color cuando, de repente, como inicio de temporada de huracanes nos zampan el paquete económico, pensé que siempre en fin de semana las cosas son mejores y nuevamente el Cruz Azul hizo sus linduras (una derrota en el último minuto hace años ya se me había olvidado, pero la segunda derrota cuando vas ganando… ¡Eso no es posible olvidar!), así es la vida, uno cambia de todo menos de equipo de futbol, con tantos sinsabores regresaré al paquete económico.

Nuestro nuevo Secretario recién llegó y se tuvo que desvelar ese mismo día para sacar la cifra que sonriente nos entregó al día siguiente, ésta representa una cantidad importante en todos los ámbitos, todo mundo se quedó en espera —incluso hasta los maestros dejaron un tiempo sus actividades de protestar (dar clases ha pasado a segundo término) —para meditar la cifra que ya no gastaremos los mexicanos a partir de este mes patrio.
Vamos por partes:

Primero los precedentes, las empresas calificadoras de valores dijeron en el mes de la independencia: «Cuídate Juan, que ya por ahí te andan buscando son muchos hombres ¡no te vayan a encontrar! Si no te portas bien te daremos un bajón (en las calificaciones) y puedes recibir dos o tres nalgadas», sobre el comportamiento financiero de México se expresaron más o menos como aquél señor que preguntó:

—Oiga compadre, me dijeron que usté de anda diciendo que la comadre tiene un granito abajo del ombligo.
—No, compadre, no ¡de ninguna manera!, yo dije que como que se le sentía, ¡nunca que lo había visto!

Segundo, los jóvenes de Banxico dijeron algo así como: «Se me hace que por ahí hay que hacer alguna tarea», o son indicadores de las acciones que aún no se toman con respecto de México, y como la gallina cubana que no podía poner un huevo muy grande, o incrementan el ingreso —que se ve muy difícil— o le bajan tres rayitas al gasto, y ya entrado en gastos, pues en lugar de bajar tres rayitas llenaron todo el cuaderno de doble raya con tantas tachas que ya casi no hay nada que borrar.

Así iniciamos el grito —que ahora sí será grito de Dolores— me recuerda esos jarabes de aceite de hígado de bacalao que sabían a noche de truenos, además de que eran acompañados por la consabida frase: «Tómalo que es por tu bien», igual nos dijeron a los mexicanos, lo mejor que podemos hacer para el empacho es una cucharada de aceite de ricino porque el siguiente paso es una lavativa (y ahí las cosas se ponen sabrosas).

De seguir endeudando al país, el otro camino es que tarde o temprano terminaremos como el «Error de diciembre» en 1994. ¡Dios nos libre! —decía Jovita, la sobadora de mi pueblo— de esas tentaciones del demonio, sólo les recuerdo que los inversionistas de juera en cuanto ven que las aguas se mueven sacan su lana, compran dólares y nada más dicen ahí te encargo el changarro, a ver quién los para… No estoy diciendo que el dólar se va a mover estoy diciendo —como el compadre— como que se siente….

Por último, es posible que estos días no tengas ganas de traer una bandera de México como en años anteriores durante estas fiestas, sólo te recuerdo que México no son los que invitan a los que nos ofenden, ni los que gastan de más para ganar elecciones, México somos nosotros, así que ondea la bandera con ese orgullo que nunca hemos perdido, incluso cuando se perdió la mitad del territorio nacional.

Nos leemos la próxima semana aquí en Emprende Seguro, espero que con tanto ajuste no nos recorten también el espacio aquí para ahorrar gastos…

TAGS: , , ,