Ver más de infusión

El tesoro perdido de Balamkú, cueva subterránea de Chichén Itzá

El tesoro perdido de Balamkú, una cueva subterránea de Chichén Itzá

Ciudad de México.- Balamkú, que en lengua maya significa “dios jaguar”, es una cueva subterránea donde encontró un tesoro perdido con alto valor científico y la cual se ubica a 2.7 kilómetros al este de la pirámide de Kukulkán, la principal edificación de la antigua ciudad maya de Chichén Itzá.

Arqueólogos mexicanos descubrieron en Balamkú cientos de reliquias arqueológicas que podrían revelar los misterios de la ciudad. En el centro ceremonial maya se han encontrado siete ofrendas constituidas por incensarios de cerámica “tipo Tláloc” y otros objetos, dijo en conferencia el investigador Guillermo de Anda.

cerámica

“En la cueva están creciendo estalagmitas lo cual no habla de un gran estado de preservación de la cueva. Si hubiera habido una alteración se notará de inmediato. Es un lugar magnífico, algunas de las vasijas están fragmentadas y puede ser por efecto natural o a causa de un proceso de matado ritual”, explicó.

El investigador Guillermo de Anda relató que el llegar a dicha cueva fue muy complicado, pues su acceso era por grietas de 40 centímetros de circunferencia. El redescubrimiento de la cueva se dio debido a los trabajos del proyecto del INAH “Gran Acuífero Maya”.

“Esto va a cambiar la noción que tenemos de Chichén Itzá porque nos dará respuestas muy concretas, sobre todo a cronologías cerámicas. La cueva ha sido explorada apenas en una tercera parte, lo que significa que estamos empezando y que viene el trabajo más duro”, comentó de Anda.

Cuenta Anda que durante su investigación los mayas que habitan en la Península de Yucatán le dijeron que una venenosa víbora de coral era la guardiana de la caverna y en efecto un reptil de este tipo les bloqueó el paso por 4 días.

Por petición y respeto de los mayas que viven en los alrededores del sitio arqueológico, el grupo de arqueólogos realizó una ceremonia espiritual “de desagravio” que duró seis horas para evitar accidentes por ingresar en la cueva.

ceremonia espiritual

“No se descarta la posible presencia de materiales más antiguos, incluidos restos óseos humanos, debajo de los lodos y sedimentos”, finalizó el arqueólogo.