Ver más de Oídos Sordos

Emilio Sánchez Piedras, el hombre, el futuro, el amigo

Antes de iniciar esta pequeña reflexión, envió un abrazo, mi total respeto y admiración a la Diputada Federal Guadalupe Sánchez Santiago a la cual respetuosamente dedico estas humildes palabras.

Realmente esta semana no profundizare, en temas políticos, ni económicos, ni de índole nacional o internacional, solo hablare de lo que vale la pena rescatar, de lo que creo es preciso hablar y exponer.

Conocer hacia dónde vamos y saber hacia dónde nos dirigimos es pieza clave de todo ser humano para entender su destino, si es que existe tal cosa, pues creo en un entendimiento propio, que cada quien labra su futuro, en cada acción que realiza a diario, para mi punto de vista el destino no existe, si no se crea a diario y a cada segundo.

Hace algunos días, leía una publicación de allá de los años 70´s en la primer revista universitaria de la Autónoma de Tlaxcala, donde el Arq. Donaciano Blanco Flores artista distinguido de la ciudad Sarapera redactaba hacia donde nos lleva el futuro, en esta revista planteaba escenarios de cambio y de transformación y sobre todo daba una perspectiva política de los jóvenes, hombres y mujeres que podrían cambiar y hacer algo por Tlaxcala y por México.

El futuro, para algunos se quedó arraigado en esas líneas, se vio frustrado, tal vez por escenarios ajenos a lo que denominarían el destino propio, pero no más a la voluntad del hombre mismo, para muy pocos el cambio se dio, se atrevieron a generarlo, como Don Emilio Sánchez Piedras, hombre con ética intachable y principios de gran conducción, su total firmeza a la hora de tomar decisiones fue el sello característico de este gran personaje y pionero de la justicia y libertad para Tlaxcala, en días pasados se conmemoro el 34 aniversario de su partida, pero que sin duda su recuerdo sigue vigente, pues sus acciones, que hablan y hablaran más que sus palabras.

Ya lo decía Gastón Bachelard:

“¿Acaso el sueño no es el testimonio del ser perdido, de un ser que se pierde, de un ser que huye de nuestro ser, incluso si podemos repetirlo, volver a encontrarlo en su extraña transformación?⬝

Sin duda alguna Don Emilio, el Político, el Hombre, el Amigo, hoy por hoy, es la persona de ejemplo con los ideales a seguir de una visión de cambio y de gran cercanía social, pues solo el, tuvo la sensibilidad política para cambiar, transformar y comprender, que la solución a la crisis económica que asolaba al  estado, no se encontraba en el campo, si no en las mismas estructuras que bloqueaba el desarrollo de su amada tierra.

El comprendía que el futuro, no era algo que debía de dejar pendiente, no era algo que no se le tenía que dar una menor importancia, por ello su crecimiento profesional y político se centró, en la pluralidad, apertura, equidad y rectitud, ya sea dentro de su vida pública, como privada, fue pionero en rescatar y construir ese tejido social que escasamente existía por allá de los años 60, 70 y 80, donde los políticos eran venerados y vistos desde un altar por así denominarlos, pero Don Emilio, era gente real y con los pies, muy bien puestos sobre la tierra, pues tenía la convicción que “el compromiso que se adquiere con uno mismo, con este mismo compromiso se debe ser siempre más persona⬝, por ello siempre se condujo, con sensibilidad, honestidad, congruencia y disciplina, esto fue pieza fundamental para la modernidad y bienestar para Tlaxcala.

Como lo diría el propio Emilio Sánchez Piedras “Se nos han Heredado Problemas, pero tenemos que encontrar soluciones⬝.

Y sin duda alguna estos pensamientos, fue la clave misma del repunte de Tlaxcala entre los años 70 y 80, desde el ámbito ganadero, e industrial.

Hombre de visión y de convicción a la ética y la moral, hombre que toda su vida lucho por la justicia social, generaciones van y generaciones vienen y cada una de ellas su futuro se ve reflejado por el caminar del gran Emilio Sánchez Piedras.

Esto me da razón a creer que las practicas buenas del ser humano hoy por hoy están vigentes y me atrevería a suponer que siguen en un crecimiento continuo, para la generación de grandes cambios como el causante mismo, como lo antes señalado, un ejemplo tan excepcional de la grandeza y humildad tlaxcalteca, que dejo huella en esta la realidad moderna.

Porque realmente se atrevió a adelantarse a su tiempo, se atrevió hacer las cosas diferentes, pues la reflexión que dejo a continuación se resume a una frase “El futuro está al alcance de todos, siempre y cuando tengamos el valor para construirlo y afrontarlo⬝.

DESPERTEMOS AL CAMBIO, ES TIEMPO DE ACTUAR.