Ver más de Internacional

Empresaria colombiana denuncia a Nito Cortizo por disputa de tierras millonarias

Mariam Reyes acusa a Nito Cortizo de amedrentarla.

“Es un tirano”, señala Mariam Reyes, quien asegura que por culpa del candidato presidencial del PRD aún vive un proceso de litigio interminable, tras casi 33 años.

La empresaria Mariam Reyes Arias vive en Panamá desde 1984. De nacionalidad colombiana y nacionalizada panameña, Reyes llegó al país junto a su esposo e hijos pequeños. Buscaban un nuevo comienzo en la región del istmo.

Apenas llegaron a Panamá, la familia se interesó por una finca de unas mil cuatrocientas hectáreas ubicado en la provincia de Colón, distrito de Chagres, la cual pudieron obtener a través de una oferta pública –que ganó en licitación- del Banco Nacional de Panamá en 1986. La tierra tenía varios kilómetros de costas, de cara al mar Caribe.

Por aquel entonces, gobernaba el país una dictadora militar que entre las sombras manejaba Manuel Antonio Noriega, y a la luz controlaba el Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Hoy, tras casi 33 años, la finca se mantiene en un proceso de litigio interminable, tras el asesinato de su esposo Leonardo Porras, en la ciudad de Colón en agosto de 2011; un panorama al que Reyes atribuye como responsable a un actual candidato presidencial panameño: Lauretino “Nito” Cortizo del PRD.

Apenas la finca fue adjudicada por el Banco Nacional de Panamá -en 1986- a Gran Pirámide S.A. (sociedad anónima de Reyes y su esposo)  la empresaria recibió una llamada del propio “Nito” Cortizo –según dijo a este medio- donde el político se presentó como una figura política importante y le dejó claro su “interés” por la hacienda que recién había adquirido.

Tras la llamada –explicó Reyes- el banco retuvo el dinero de la compra de la finca por ocho meses y no respondía a sus cartas de reclamo para que se haga efectivo el traspaso de las tierras.

Una vez la entidad bancaria –tras los reclamos- realizó la escritura del terreno le hicieron una advertencia: le iban a quitar 58.7 hectáreas de la finca porque Cortizo las tenía ocupadas en formal irregular. Justamente, la finca que adquirió el matrimonio colombiano limitaba con una amplia tierra propiedad de la familia de Cortizo.

De acuerdo con Reyes,  Cortizo estaba ocupando la finca que había comprado para pastoreo del ganado propiedad de su empresa familiar Hacienda Hermancor S.A. y por ello, “quiso apropiarse de esos terrenos”.

“Quería dividirnos la finca por donde pasaba el camino vehicular, y así nuestra finca, que compramos al banco, quedó dividida en dos partes sin acceso vehicular, porque se apropió de las 58.7 hectáreas”, sostuvo Reyes.

 

PERSECUCIÓN

 

Cuando Cortizo se convirtió en diputado -en 1994- por el circuito 3-2 que comprende las costas y montañas de la provincia de Colón, Reyes denunció que en esa época “comenzó una persecución en su contra”, y en contra de su esposo.

En aquel entonces, gobernaba Panamá el ex presidente Ernesto Pérez Balladares (1994-1999), del mismo partido que Cortizo, el PRD.

A pesar de estar dentro de los terrenos que adquirió en 1986, el Banco Nacional de Panamá volvió a sacar para la venta pública en 1997 las fincas que habían sido ocupadas en forma irregular por Cortizo y que habían sido adquiridas por su sociedad, un acción que repudió de inmediato. “Pusieron a la venta algo que ya nos habían vendido casi diez años antes”, explicó. Ante este hecho, Reyes presentó recursos legales ante el Banco Nacional y la Justicia panameña.

Nuevamente,  -según relató- recibió otra llamada telefónica de Cortizo, quien le reiteró su “interés” en las tierras. Días después, recibió otro llamado por teléfono del hermano de Cortizo, Roy Cortizo, que le advirtió a Reyes que ellos “tenían formación de inteligencia militar y ella no podía oponerse a la decisión”, de entregar las tierras en disputa a la familia Cortizo.

A partir de ese momento y ante la resistencia de Reyes y su esposo, comenzó una “presión” en contra de sus trabajadores, además de cortarle el servicio de acueducto, robarle postes, alambres e incluso –según dijo- organizaron una operación ante la prensa local con el objetivo de “difamarlos” porque eran extranjeros.

Reyes presentó –según información que entregó a este medio- denuncias ante el Ministerio Público de Panamá, la Defensoría del Pueblo e, incluso, le escribió una carta al entonces presidente Pérez Balladares advirtiéndole sobre la situación. “No recibimos ninguna respuesta de nadie. Nosotros no teníamos defensa legal de ningún tipo, y menos en el área de la finca donde las autoridades eran afines a Cortizo, que era diputado”, denunció.

“Para nosotros, no había una autoridad que nos respaldara, si hasta llegamos a enviar una carta informando sobre el asunto a la embajada de Colombia en Panamá”, recordó. “Nosotros recibimos una presión muy grande de Cortizo, con una impunidad que tanto a mi esposo como a mi nos aterraba”, explicó.

De hecho, en abril de 2006 durante el gobierno del presidente del PRD Martín Torrijos (2004-2009) varias autoridades ingresaron a su finca de sorpresa con títulos de propiedad ilegales, vehículos gubernamentales e incluso policías armados, un hecho que fue reportado por los medios locales panameños. Por esta acción, Reyes volvió a recurrir a la Justicia, pero su queja, de nuevo, no fue atendida: fiscalías, Defensoría del Pueblo y Ministerio Público hicieron oídos sordos a sus reclamos.

Ante esta situación, y la creciente presión de Cortizo, en 2002 Reyes y su esposo decidieron viajar a Medellín (Colombia), y ante un medio de comunicación de esa ciudad dejaron constancia -a través de un escrito notariado de ese país y por medio de una entrevista grabada- de las amenazas y sus temores ante los posibles daños físicos, morales y económicos que podía sufrir su familia en territorio panameño.

“El señor Laurentino Cortizo me llamó, me hizo veladas amenazas, diciéndome que me iba a aplicar toda su maquinaria. Se han levantado falsos testimonios, injurias, calumnias en contra de nosotros. Se esta dando una persecución por los terrenos”, denunciaba la empresaria en 2002, a través de un video al que tuvo acceso este medio.

Por eso, Reyes dejó claro que no es la primera vez que expone su caso; lleva años haciéndolo en las esferas judiciales, pero, en vista de las intenciones de Cortizo de convertirse en Presidente de la República, desea que los panameños conozcan verdaderamente a la persona.

“Yo creo que es muy importante que el pueblo panameño sepa la verdad, que conozca quién es Laurentino Cortizo y saque sus propias deducciones de qué clase de Presidente quieren para su país, porque aspiramos a tener un buen Presidente en Panamá y para mi concepto, Nito Cortizo es un tirano”, concluyó Reyes.