Ver más de Nacional

Empresas acusadas de corrupción invitadas a construir Dos Bocas

Ciudad de México.- Petróleos Mexicanos invitó a empresas acusadas de corrupción a construir Dos Bocas, la nueva refinería propuesta por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha enfatizado durante todo el proceso que no participarían empresas internacionales con antecedentes en este delito.

El pasado martes 12 de marzo, la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle, reveló los nombres de las empresas que invitó Pemex para el proceso licitatorio de Dos Bocas: Technip, KBR, Bechtel-Techint y WorleyParsons-Jacobs.

Entre los antecedentes de los consorcios destaca que a mediados de 2010, la firma francesa Technip acordó pagar 338 millones de dólares para resolver las acusaciones en Estados Unidos por sobornos a funcionarios del gobierno de Nigeria, con el fin de obtener contratos de construcción de instalaciones de gas natural licuado.

El caso involucró a otra de las empresas invitadas, la estadounidense KBR (anteriormente Kellogg Brown & Root) y otras dos compañías más en una operación en conjunto para construir las instalaciones en Bonny Island, Nigeria, valuadas en 6,000 mdd, detalló el Departamento de Justicia estadounidense en un documento.

Mientras que el presidente ejecutivo del grupo argentino Bechtel-Techint, el multimillonario Paolo Rocca, fue procesado judicialmente por una investigación en una amplia red de sobornos.

En noviembre de 2018, este gigante italo-argentino reconoció que pagó a exfuncionarios de Cristina Fernández de Kirchner durante el proceso de nacionalización en Venezuela de Sidor, una filial del grupo empresarial. Además, la familia dueña de la firma constructora estadounidense Bechtel, con ingresos por 25,900 mdd anuales, fue vinculada en un caso de corrupción en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos.

De acuerdo con el diario australiano The Sydney Mornning Herald, documentos filtrados revelaron que las empresas Borghi y Unaoil podrían ganar cientos de miles de dólares si ayudaban al consorcio encabezado por WorleyParsons a ganar un contrato en el campo petrolero Kashagan, ubicado en Kazajstán.

En 2016, la filial china de la empresa estadounidense WorleyParsons-Jacobs fue vetada para participar en contratos de consultoría para el gobierno de Hong Kong durante un año. La razón fue la falsificación de pruebas de calidad en los materiales de un puente entre Hong Kong y Zhuhai y Macau, por las que arrestaron a 21 empleados de Jacobs China.

El diario británico Telegraph informó que la compañía usó los servicios de Al Badie Group en una campaña para ganar un contrato de 600 millones de dólares para construir su planta petroquímica.

Desde 2017, la Procuraduría General de la República investiga la presunta entrega de sobornos a funcionarios de Pemex por parte de la empresa Odebrecht.

En México, la compañía brasileña pudo haber pagado 10.5 millones de dólares en sobornos para ganar cuatro contratos con la petrolera entre 2010 y 2014. 

De acuerdo a Animal Político, Leonardo Cornejo Serrano, subdirector de Proyectos de Petroleos Mexicanos Transformación Industrial (PTI), participó en el proceso de adjudicación directa de al menos 1 de los 4 contratos otorgados a la empresa Odebrecht que son investigados por la Fiscalía General de la República (FGR) y la Secretaria de la Función Pública, por presuntos actos de corrupción.

Estos ejemplos de corrupción se dieron a pesar de que la secretaría de energía, Rocío Nahle, aseguró que se eligió el esquema de la licitación restringida para evitar la participación de empresas con antecedentes de sobornos.

“Va a ser una licitación restringida porque vamos a invitar a las empresas especialistas, serias (…) estamos evitando empresas internacionales que tengan antecedentes de corrupción. Esa es una de las premisas que ha mandado el presidente”, declaró en el foro Energy México 2019 Oil & Gas Power.

El gobierno mexicano pretende que la nueva refinería de Dos Bocas de refinación procese 340 mil barriles diarios de crudo maya de 22 grados API y comience operaciones en 2021. Para lograrlo, la nueva administración gastará 8 mil millones de dólares (mdd), Sener estima que se crearán 23 mil empleos directos y 100 mil indirectos con la construcción.

El objetivo es que la refinería ayude a terminar con las importaciones de combustible desde Estados Unidos, que hoy representan casi el 80% de la demanda nacional. También planea rehabilitar las 6 refinerías del país, pues solo trabajan al 40% de capacidad.