Monitor Nacional
Enfermedad de parkinsonismo, viable causa de encorvamiento en ancianos
BienESTAR | Redacción
17 de diciembre de 2015 - 11:22 am
park
El IMSS señala la importancia de estar atento a síntomas para diagnosticar en caso de ser necesario

Ciudad de México.- La enfermedad de parkinsonismo, entre cuyos síntomas primarios se padece una inestabilidad postural, puede ser causa probable del encorvamiento excesivo de la espalda en un anciano, advirtió el experto del IMSS, Héctor Alberto González Usigli.

El encargado de la Clínica de Trastornos del Movimiento del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dijo que “si bien es cierto que el encorvamiento de espalda es parte del proceso normal de envejecimiento, cuando es de manera excesiva en pacientes de la tercera edad, podría ser signo de parkinsonismo”.

Explicó que así se le llama a la presencia de signos y síntomas cardinales en un paciente, como lo son el temblor en estado de reposo, la rigidez muscular, la lentitud en los movimientos y otras alteraciones en la postura y la marcha.

Añadió que este cuadro clínico corresponde en 80 por ciento a la enfermedad de Parkinson, y en un 20 por ciento a otros parkinsonismos con pronósticos diversos.

Aclaró que en los pacientes que cursan la tercera edad puede manifestarse un encorvamiento más allá de los estándares normales, y si ellos o sus familiares detectan que tienen dificultades para levantarse de una silla o rodarse en posición recostada.

Así como para entrar o salir de los vehículos, y que los movimientos corporales son muy lentos, deben acudir al especialista para obtener un diagnóstico.

Puntualizó que otros síntomas característicos del parkinsonismo son una voz apagada, cada vez menos fuerte, cambios en las facciones del rostro, incluida incluso la pérdida de la expresión, problemas para mantener el equilibrio y realizar actividades cotidianas como bañarse, lavarse los dientes, entre otras cosas.

González Usigli destacó que estas patologías afectan prácticamente lo mismo a hombres que a mujeres, y son los compañeros de cama quienes advierten primero algunos rasgos del cuadro clínico, sobre todo cuando los pacientes hablan o gritan dormidos, manotean y patalean, además de que pierden el control de los esfínteres.

“Todo esto se puede conjuntar también con ansiedad por las noches debido a una sensación rara en las piernas, cambios en la piel por seborrea, imposibilidad de detectar aromas, insomnio y la presencia de una depresión crónica que les impide salir a convivir”, dijo.

Manifestó que algunos pacientes tienen constipación y sólo van una o dos veces a la semana a evacuar. “Esto tendría un fondo neurodegenerativo”, apuntó.

A mayor edad, mayor riesgo de un parkinsonismo, y el riesgo está, a juicio del experto, en que la familia del paciente confunda estos síntomas con el desarrollo normal de la vejez.

“Definitivamente acudiendo al médico se podrá evaluar el caso y brindar una mejor calidad de vida a la persona, tanto a corto como a mediano y largo plazo”, señaló.

Con información de Notimex

TAGS: , , ,