Monitor Nacional
Enfermedad generada por el virus de Zika
Portada | Gabriel Quezada
29 de febrero de 2016 - 9:50 am
zika-mn
En América Latina tiene mayor propagación, siendo Brasil el país que más presenta

Los flujos de bienes y servicios, los intercambios académicos y los viajes turísticos internacionales, generan beneficios en los ámbitos económico, social y cultural que redundan en el mejoramiento de la calidad de vida de las personas, pero también de manera involuntaria, pueden llevar a personas a estar expuestas a riesgos como el adquirir enfermedades que no son endémicas de sus países de origen y propagarlas en sus naciones.

Así, mediante los traslados de personas en el mundo, se han propagado enfermedades en el siglo XXI, como la influenza aviaria (H5N1), la influenza pandémica (H1N1), el ébola, la chicungunya, entre otras. Una de las más recientes es la provocada por el virus conocido como Zika. En ésta, el virus es transmitido por mosquitos del género Aedes.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus de Zika también conocido como ZIKAV o ZIKV, es emergente, pero fue localizado por primera vez en Uganda en 1947 y también se localizó en macacos de India a través de una red de monitoreo de fiebre amarilla selvática. Sin embargo, en 1952 se detectó en el ser humano en Uganda y la República Unida de Tanzania.

Para 1968, se aislaron virus con muestras provenientes de personas de Nigeria. Asimismo, se han identificado brotes de enfermedad generada por este virus en el continente africano (de 1951 a 1981 en países como: República Centroafricana, Egipto, Gabón, Sierra Leona y Tanzania), el americano, el asiático (en países como: Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia y Vietnam) y áreas del Pacífico.

Entre los síntomas que se presentan en quienes padecen la enfermedad, están: erupciones maculopapulares, malestar general, fiebre, conjuntivitis, artralgias, mialgias, vómito y cefaleas, las cuales pueden tener una duración aproximada de entre 2 y 7 días. Sin embargo, de acuerdo con la revista especializada en medicina The New England, solo uno de cada cuatro infectados por el Zika, desarrolla los síntomas. Si bien, varios de los síntomas son similares a los que padecen quienes se enferman de dengue y chicungunya (enfermedad que se transmite por el mismo mosquito: Aedes

aegypti), es necesario realizar pruebas medicas de sangre para confirmar el diagnostico.

Además de la transmisión externa entre humanos, también se puede generar de manera interna, es decir, de madre a feto durante el embarazo. Una de las afectaciones es la posible relación entre nacimientos de niños con microcefalia y el virus de Zika, fenómeno detectado en noviembre de 2015 por el gobierno brasileño que ahora tiene 41 casos de menores con este trastorno neurológico.

En materia de prevención, la OMS recomienda utilizar repelentes a los mosquitos, vestirse con ropa que cubra al máximo el cuerpo, utilizar barreras físicas (puertas y ventanas cerradas) y la colocación de mosquiteros. Además de acuerdo con la institución, es importante limpiar o cubrir frecuentemente los contenedores que puedan acumular agua, como cubos, macetas, barriles, entre otros. Por el grado de vulnerabilidad de niños, enfermos y ancianos, también sugiere que se les preste atención especial.

En cuanto al tratamiento, es posible mencionar que no existe alguno específico y no hay vacunas, pero no se recomienda ingerir aspirinas y medicamentos antiinflamatorios ya que podrían provocarían hemorragias.

La OMS, expone que es necesario que los pacientes estén en reposo, beban líquidos suficientes y tomen analgésicos comunes para el dolor; en caso de que los síntomas empeoren, deben consultar al medico.

Actualmente, en lo que se refiere a la propagación, se conoce que se ha detectado la transmisión local del virus del Zika a través de mosquitos en Puerto Rico, Islas Vírgenes y Samoa estadounidense. En otros lugares del continente americano (salvo Chile y Canadá) también han existido casos similares, entre los cuales figuran: Aruba, Bárbados, Bolivia, Bonaire, Brasil, Colombia, Costa Rica, Curaçao, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guyana Francesa, Guadalupe, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Martinica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, San Martin, Surinam, Trinidad y Tobago y Venezuela.

En Oceanía, se han registrado casos de transmisión del virus en: Islas Marshall y Tonga; mientras en África, Cabo Verde presenta también datos sobre la enfermedad.

En cuanto al número de casos, es necesario mencionar que, en América Latina tiene mayor propagación, siendo Brasil el país que más presenta. Dicha nación tiene estimaciones de aproximadamente millón y medio de contagios. Debido a que el recuento de casos es difícil, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la OMS, las cifras que se van generando, dependen de los reportes sobre pacientes de distintos países que, en muchos casos al no ser graves, no se conocen, sino únicamente los que ya han requerido atención médica.

Por su distribución en Latinoamérica, de acuerdo con información de la OPS y la OMS, éstas instituciones se han concentrado en fortalecer la capacidad de los laboratorios para que detecten el virus con oportunidad. También asesoran en comunicación de riesgo, para dar respuesta a la introducción del virus en cada país. Asimismo, se han enfocado en el control del vector, lo cual significa que han trabajado con la población para eliminar a las poblaciones de mosquitos. Además, han elaborado recomendaciones para la atención médica y el seguimiento de las personas con Zika.

Aunado a lo anterior, se están apoyando iniciativas de ministerios de salud de países de la región latinoamericana para conocer más acerca de las características del virus, su impacto en la salud y las posibles consecuencias de su infección. Así, una de las respuestas que en particular ha dado la OMS, es plantearse como objetivo, el fortalecer la capacidad en la comunicación de riesgos para ayudar a los países a cumplir los compromisos adquiridos con base en el Reglamento Sanitario Internacional.

Por ello, es importante que se sigan sumando esfuerzos internacionales, enfocados en: su prevención, su investigación, la generación de una vacuna, y en caso de contagios, la prestación de servicios médicos oportunos para su tratamiento. Ya que además de sus afectaciones en la salud -en algunos casos mortales-, también podría presentar potenciales daños a la economía y los vuelos internacionales hacia América.

TAGS: , ,