Ver más de Opinión

Enorme éxito para los países asiáticos

 

La “estrategia” de comercio exterior mexicana ha estado basada en la firma compulsiva de TLC’s hasta completar 54 países, con 40 de los cuales registramos déficit por un total de -844,535 millones US en el periodo 1993/2018, debido a que se ha caído en un sistema simplista de importar crecientemente para reexportar con reducido y decreciente valor agregado en territorio mexicano.

Dado el reducido éxito de México con los países con los que había firmado TLC’s, en su momento señalé que de los numerosos acuerdos, memoranda, tratados, cartas de intención etc. que nuestro país había firmado, el único que veía yo con grandes posibilidades de obtener resultados era el Acuerdo de Cooperación con la Agencia Espacial Europea pues parecía que nuestros altísimos funcionarios estaban en la luna.

 

Conviene mencionar que en abril de 2018 elaboré un documento titulado TPP: La cereza de un pastel muy amargo e indigesto, a través del cual señalé que este TLC constituiría el tiro de gracia y el fin de la reducida y dañada planta productiva que quedaba en nuestro país dado que el deficiente marco sistémico mexicano -creado por los altísimos funcionarios y teóricos del comercio exterior mexicano- no permitiría a la planta productiva nacional competir adecuadamente con los países asiáticos miembros del TPP (Anexo).

A continuación me permito remitir un análisis sobre el comercio exterior mexicano con el TPP-11 en sus primeros 5 meses de operación en el 2019, mismos en los que desgraciadamente se confirma mi aseveración pues ahora vemos un avance enorme de la exportación de Malasia, Singapur y Vietnam hacia México así como un retroceso de nuestras exportaciones a los mismos; como consecuencia, nuestro déficit con esos países ha crecido grandemente y lo peor es que no veo como podrá incrementarse nuestra exportación ni reducir el enorme déficit que en estos 5 primeros meses alcanzó la cifra total de -6,866 millones US con esos tres países el cual, en el mismo periodo de 1993 fue de sólo -439 millones US.

Algo, por no decir mucho, no ha funcionado en nuestro comercio exterior por lo que los integrantes de la 4ª Transformación tendrán que aplicar toda su experiencia y trabajar muy inteligentemente para redefinir la estrategia mexicana de comercio exterior con programas, proyectos y políticas públicas realistas.

 

Con la actividad desarrollada por los altísimos funcionarios encargados de diseñar la política y estrategia de comercio exterior, a México se le puede declarar campeón del libre comercio; a la fecha han firmado TLC’s con 54 países, sin duda, un récord a señalar pero con consecuencias totalmente nefastas para los mexicanos pues, con 40 de esos países se registra un déficit acumulado de -844,535 millones US en el período 1993-2018.

En ese mismo tiempo, la generación de riqueza en México se ha reducido, y como referencia, hay que mencionar que en dicho lapso caímos como economía mundial, de la 9ª a la 15ª posición, en tanto que nuestra participación en la generación de riqueza mundial se redujo de 1.94% a 1.41%.

Conviene señalar que cuando Barack Obama propuso la participación de Estados Unidos en el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), los altísimos funcionarios y teóricos del comercio exterior mexicano manifestaron “que debíamos participar en dicho proyecto porque siendo Estados Unidos nuestro principal socio, era necesario que estuviéramos presentes para defender nuestros intereses y orientar las negociaciones”. Sin embargo, cuando Donald Trump canceló la ilógica participación de la nación estadounidense en el TPP, nuestros funcionarios se sacaron de la manga una “extraordinaria razón” para permanecer en ese proyecto, ya que “mucho se había trabajado y gastado en las negociaciones y había que aprovechar lo que se había avanzado”.

Hoy, a sólo cinco meses de la entrada en vigor del TPP-11, empezamos a ver frutos muy importantes de esa pésima idea, pues únicamente, con los tres países más importantes de Asia (Malasia, Singapur y Vietnam) –con los que iniciamos una relación en el marco de dicho tratado–, vemos importantes avances en relación con México, ya que en dicho período (de acuerdo con la información de la SE disponible), la importación procedente de esos países se ha incrementado en 2,150 millones US y nuestra exportación, aunque nadie lo crea, y menos nuestros teóricos y altísimos funcionarios encargados de diseñar la estrategia de comercio exterior, se ha reducido en -136 millones US, de tal manera que el déficit de México con esos tres países, en sólo cinco meses de vigencia del malhadado e ilógico acuerdo se incrementó en -2,188 millones US.

México: Balanza Comercial México-Malasia Enero-Mayo