Monitor Nacional
Entre lunas de fresa y rayos solares directos
El Quasar sin galaxia | Cosmic Marin
24 de junio de 2016 - 10:05 am
LuzSolar
Si hay alguien del Sur que me esté leyendo, no se preocupe, esta condición también cambiará algún día

No, no es un término romántico, se le conoce como luna de fresa a la luna llena que coincide con el solsticio de verano. Resulta que por la posición del Sol, la Luna se ve de color ámbar, como de miel, si quieren verlo poéticamente. ¿Y qué tiene de especial esto? Nada, sólo se ve muy bonita y la última vez que pasó este fenómeno fue en 1967 y no volverá a ocurrir hasta 2062. Se cree que el término “luna de fresa” fue adoptado por los indios norteamericanos, quienes veían a esta luna como la marca que indicaba que era hora de cosechar las fresas.

Su servidora pudo verla como a las seis de la mañana del 21 (martes) por azares del destino, asomándose románticamente entre las nubes de lluvia.

Captura de pantalla 2016-06-24 a las 9.52.48

Y justamente aprovechando estas cosas, el día del solsticio acaba de pasar –el lunes 20 para ser exactos a las 17:34 tiempo de la CDMX-. ¿Qué es el solsticio? ¿Es otro día para cargar energías? No realmente, lo que sucede, es que la Tierra hace un movimiento de “sube y baja” si lo quiere ver así, de norte a sur, ¿lo recuerda? Alguna vez ya le había mencionado sobre los tantos movimientos del planeta.

Entonces, la tierra se inclina hacia el Sol y “acerca” su hemisferio norte hacia él, logrando que la estación se vuelva verano en este lado. Por lo tanto, en estos momentos, es invierno en el hemisferio Sur.


Captura de pantalla 2016-06-24 a las 9.54.54By User:Blueshade; User:Juancharlie [Public domain], via Wikimedia Commons

Como pueden observar en la imagen, es el momento también en que el Polo Norte es “atacado” por seis meses de luz solar –hasta el solsticio de invierno-. Por el otro lado, el polo Sur, tendrá seis meses de noche.

¿Qué más pasa en lo solsticios? Bien, debido a nuestra cercanía con el Trópico de Cáncer, las sombras se hacen más cortitas, técnicamente el Sol nos está pegando con todo desde arriba –sólo tiene una muy ligera inclinación- y particularmente el día del solsticio, nos dio directo.

El solsticio de verano, específicamente, se le conoce también por convertirse en el día más largo del año, y no, no excede las 24 horas que conocemos, sino que la luz solar dura mayor cantidad de tiempo. A partir de ese día, los días se irán acortando hasta el siguiente solsticio, en el invierno, tenemos la noche más larga del año.

Otro dato curioso, es que justo en esta época, estamos en una etapa de la traslación terrestre –recuerden, es el movimiento que hace la tierra alrededor del sol-, llamada afelio. ¿qué quiero decir? Simple, que estamos en el punto más lejano que podemos del Sol –aunque tengamos mucho calor, lo sé, estamos muy, muy lejos-. Pero recuerden, que aunque estemos lejos, los rayos nos están pegando directamente, así que ahí tienen porqué los veranos son bastante calurosos.

Pero no se vayan con la finta, los del hemisferio norte somos más afortunados que los del Sur, climatológicamente hablando. Haga usted cuentas, a ellos les toca el perihelio –estar más cerca del Sol- durante su verano –para nosotros, invierno-, y aunque nuestros inviernos no sean tan gélidos, su verano es extremadamente caluroso. Y lo mismo con el afelio, su invierno es más frío, y nuestros veranos relativamente y comparado con los del Sur, también.

Si hay alguien del Sur que me esté leyendo, no se preocupe, esta condición también cambiará algún día. El movimiento de traslación también tiene sus movimientos aparte, ¿algo revuelto? No es tan difícil. Eventualmente, la tierra se moverá al punto que todo lo que le acabo de describir pase al revés, y aunque aún no está cien por ciento comprobado –ojo, no lo está, en serio-, se le llama “movimiento o teoría de Milankovitch”. –luego le explico con más calma el chisme-.

Una última cosa, se le llama Solsticio, porque significa “sol quieto” si usted toma una foto del sol en el mismo ángulo en el solsticio, a la misma hora, verá que están en el mismo punto. Por ello, parece que nunca se movió –aunque se trate de un año después-.

Antes de irme, quiero dedicarle esta columna a la mujer más bella del universo, mi madre, quien cumplió años justamente este 20 de junio. Ella, ese día, fue mi solsticio. ¡Gracias Evita espero hayas disfrutado tu onomástico!

Cualquier cosa, ya sabe, @cosmic_marin, o nos vemos en la próxima columna. Au Revoir!

TAGS: , , ,