Monitor Nacional
Equinoccio primaveral
El Quasar sin galaxia | Cosmic Marin
25 de marzo de 2016 - 3:58 pm
primavera-mn
Por cierto, el equinoccio no es para que vaya a cargarse de energía a las pirámides

Hola a todos y felices días de descanso. Su servidora no dejó de trabajar esta vez y ahora les traigo un bonito tema para compartir con quien más le apetezca.

Hace una semana –el sábado a las 22:30- ocurrió, como cada año el equinoccio de primavera. ¿Qué es un equinoccio y porqué le tenemos tanto “respeto”?

Científicamente, el equinoccio es solamente el día que el Sol está exactamente a noventa grados con respecto al Ecuador terrestre. ¿Qué quiere decir esto? Verán, la tierra tiene muchos movimientos, como les mencioné anteriormente, y hay un par en especial que se notan con claridad conforme avanza el año, son los precesión y nutación.

Screenshot_1

Imagínese usted un trompo cuando lo tira al suelo, inicialmente gira “derechito” pero eventualmente empieza a inclinarse  hasta caerse. Esta inclinación, es idéntica a la precesión terrestre. El clavito de la base del trompo ilustra el eje terrestre, ahora, haga de cuenta que tiene al Sol justo frente al trompo, inmóvil. Notará cómo la parte baja y la parte alta del trompo se acercan y se alejan del Sol –una al contrario de la otra siempre- conforme el trompo se bambolea. En algún punto, si lo pusiéramos en cámara lenta, el centro del trompo estaría alineado perfectamente con el Sol.

Screenshot_2
Ahora podemos imaginar la precesión como un círculo perfecto, sin embargo, no es así. A este bamboleo le agregamos otro bamboleo, pero este describe “ondas”. Imagínese ahora un pastel. Mi favorito es el de chocolate. Este pastel está feo y tenemos que adornarlo, pero no queremos que sea un simple círculo dentro de otro, así que con nuestras duyas, hacemos el círculo, pero con espirales pequeñas, o bueno, algo más o menos como la línea blanca de la siguiente foto.

Screenshot_3
Es gracias a estos movimientos, que podemos observar al Sol año con año, moverse de norte a sur –desde nuestra perspectiva, claro-, en primavera, el hemisferio Norte se aleja del Sol y este movimiento logra que los días comiencen a hacerse más largos –en el solsticio de verano, es generalmente el día más largo del año-. Al mismo tiempo, el hemisferio Sur se acerca al Sol, provocando las noches cortas, para ellos, está comenzando el otoño.

También, como dato curioso, es justo por estos movimientos que en los polos son seis meses de día y seis meses de noche. Ya suena un poco más lógico ¿no?

Por cierto, el equinoccio no es para que vaya a cargarse de energía a las pirámides. Las antiguas civilizaciones generalmente –salvo por la parte religiosa-, tenían el culto a los equinoccios y demás eventos porque les marcaban las pautas para iniciar la siembra, para cosechar, etc. A menos que tenga unas celdas fotovoltaicas, creo que no hay otra forma de cargarse.

Cuando toque, le hablaré del solsticio, mientras, le dejo en ascuas, deseándole unas tranquilas vacaciones de primavera. Póngase bloqueador solar si vive en la CDMX el Sol está con todo.

TAGS: , ,