Monitor Nacional
Espacio público
In-Pulso SocioPolítico | Maria E Plaza
30 de noviembre de 2015 - 12:13 pm
Chapultepec-MN
El espacio público es un elemento social que contribuye (o debilita) las acciones comunitarias y la construcción de redes ciudadanas; por supuesto, en esta moda de construir espacios que permitan la cohesión social también se encuentra el peligro de debilitar los lazos comunitarios

México posee muchas deudas sociales, económicas y políticas con sus ciudadanos; es natural que, en el ejercicio de saldar estas deudas para afianzar el apoyo político, exista la obligación (más que la necesidad) de hacerlos parte de la toma de decisiones gubernamentales. En este panorama se encuentra la tan anunciada consulta en el D.F. para el Corredor Chapultepec del próximo 6 de diciembre.

No pretendo dar una opinión de lo que significa o no la construcción de este “corredor”, me parece que el apreciable lector tiene una apreciación propia y objetiva de este proyecto. Sin embargo, me gustaría, sin afán de ser demasiado particular en referencia al Distrito Federal, analizar cómo los proyectos urbanos (de movilización y socialización) son una nueva tendencia natural de los gobernantes hacia los gobernados.

Más allá de las perspectivas generales que toda la semana dotarán de opinión sobre el uso de la avenida Chapultepec con fines culturales, comerciales, políticos y viales, la discusión podría (debería) tender hacia la nueva lucha de lo que creemos o hemos construido como el “espacio público”: sin tener más que defender, el espacio público es lo único que queda para la construcción de ciudadanía y, por supuesto, para los ciudadanos. Esta tendencia nacional del uso de lo “público” también se presenta en otras entidades federativas y municipios, bajo tres objetivos: re-planificación urbana y ordenamiento territorial; transporte y; espacios públicos.

El sentido de estos tres componentes urbanos, entre los múltiples objetivos que puedan existir, es el de crear iniciativas que sean palpables y visibles para el ciudadano cada vez más desconfiado de su gobierno. Por supuesto que esta serie de acciones, sin hacerse acompañar de políticas públicas (en definición profesional) no son más que gastos y resultados de poca duración para el ciudadano.

El uso del espacio público en estos tres sentidos requiere de un análisis desde las siguientes perspectivas:

Política: que atribuye el esfuerzo del uso del espacio público en un aliciente de demostrar el uso de recursos públicos para obras visibles por los ciudadanos. Por supuesto, el fin electoral es uno de los múltiples objetivos que este rubro aporta sin detenerse a pensar en las consecuencias futuras (en toda su extensión).

Social: el espacio público es un elemento social que contribuye (o debilita) las acciones comunitarias y la construcción de redes ciudadanas; por supuesto, en esta moda de construir espacios que permitan la cohesión social también se encuentra el peligro de debilitar los lazos comunitarios.

Finalmente es importante puntualizar, como comentario obligado, que la amplia necesidad social en el crecimiento urbano es el desarrollo sostenible de las ciudades, mismo que incluye diferentes desafíos: el económico-fiscal, el ambiental y, por supuesto, el institucional como fundamento obligado de la gobernabilidad. Desde esta perspectiva, quizás, las preguntas que debe contener una consulta ciudadana de esta índole implica el conocimiento de todos estos temas y también de las propuestas de estrategias y recursos que se utilizarán para solventarlos, si no es así, nuevamente estaremos frente a acciones gubernamentales sin conocimiento pleno de las necesidades, deseos y opiniones ciudadanas.

TAGS: , , ,