Monitor Nacional
Esta bailarina demuestra que todos los cuerpos son hermosos
Colectivo Masivo | Redacción
11 de mayo de 2016 - 1:40 pm
enhanced-1626-1461609081-9
Te presentamos a Frostine Shake, una maquillista y modelo de 30 años que vive en Austin, Texas.

Ciudad de México.- Frostine, graduada de la University of North Texas con un título en diseño de moda, documenta sus trabajos en su Instagram @frostineshake.

También es bailarina clásica.

En esta foto, Frostine posa para una sesión de fotos improvisada (debido a falta de tiempo, los moños están sueltos.)

“Comencé a tomar clases de ballet formales a los 6 o 7 y continué hasta que tenía 16 o 17”, le contó Frostine a BuzzFeed.

Cuando era adolescente, Frostine abandonó el ballet por la presión que sentía de ser delgada.

Cuando era adolescente, Frostine abandonó el ballet por la presión que sentía de ser delgada.

“Simplemente no podía cumplir con las exigencias de mis profesores, y tampoco quería hacerlo”, nos dice.

Cuando cumplió 18, Frostine descubrió el burlesque.

Cuando cumplió 18, Frostine descubrió el burlesque.

“Comencé a explorar diferentes tipos de danza que me dieran la libertad de expresarme de una forma positiva hacia mi cuerpo”, nos cuenta. “El burlesque expresaba mi amor por la danza, el arte, la música y la moda”.

Pero cuando comenzó a presentarse, se encontró incorporando el ballet a sus actuaciones.

Pero cuando comenzó a presentarse, se encontró incorporando el ballet a sus actuaciones.

Algunos de los amigos de la infancia de Frostine se habían convertido en profesores de ballet, entonces ella decidió visitarlos. “Me ayudaron a pulir mis habilidades, y me permitieron ir a mi propio ritmo”.

“Me gusta la estructura y la disciplina que se requiere para hacer ballet”, nos dijo.

"Me gusta la estructura y la disciplina que se requiere para hacer ballet", nos dijo.

“Tomo la mayor parte de mis poses, movimientos de manos y gestos de la delicadeza del ballet, me hace sentir elegante y fuerte”.

Su consejo para las jóvenes bailarinas es: si lo amas, no te rindas, pero también está bien si tus intereses cambian.

Su consejo para las jóvenes bailarinas es: si lo amas, no te rindas, pero también está bien si tus intereses cambian.

“Si tu objetivo es llegar a ser primera bailarina, no te rindas como yo”, dice. “Pero también recuerda poner tu dignidad y tus creencias primero”.

“La danza me hace sentir que mi cuerpo está vivo, y hago mi mayor esfuerzo por hacerle justicia a la parte artística, y eso incluye amar mi cuerpo”.

"La danza me hace sentir que mi cuerpo está vivo, y hago mi mayor esfuerzo por hacerle justicia a la parte artística, y eso incluye amar mi cuerpo".

TAGS: , ,