Ver más de Política

Estados Unidos: Presunto Culpable

“Aferrarse al odio es como tomar veneno y esperar a que la otra persona muera⬝ (Budha). Muchos actores dentro del sistema internacional han manifestado de una manera u otra su ferviente deseo de establecer relaciones bilaterales con Estados Unidos (EE.UU). En efecto muchos han dicho que darían  casi lo que fuera por unos cuantos kilómetros de frontera que México comparte con dicha nación. Evidentemente los países que manifiestan estas ideas son países que cuentan con una economía envidiable, un sistema político estable y una población próspera; Sin embargo jamás escucharás decir eso a países como Irán o Israel, esto radica en el poder e influencia que cada país juega en el sistema internacional. México sabe, que el hecho de ser vecino de EE.UU no es algo fácil, los contrastes tan radicales se pueden observar desde las ciudades fronterizas.

De un modo u otro, la idea que prevalece sobre EE.UU alrededor el mundo, se reduce a una sola palabra: Odio. La mayoría de los problemas globales que afectan al mundo mayormente se le señala como presunto culpable a EE.UU; Ejemplo, si la constante contaminación provoca calentamiento global, el mayor culpable son los americanos por sus fábricas, que en efecto son parte culpable, pero al igual que los chinos, los japoneses o rusos. Si Rusia aumenta sus armas nucleares fue porque Estados Unidos aumentó las suyas, cuando  en primero lugar ningún país debería de poseer armas nucleares, sí en África hay una existencia mayor de VIH , Estados Unidos es el culpable por no permitir ayuda humanitaria en la zona. Si México cuenta con un presidente incompetente se debe a que EE.UU no le ha permitido ejercer su mandato de manera efectiva  para lograr las metas de su agenda nacional.

¿A qué se debe este odio? A la doble moral que maneja Estados Unidos, por un lado es el protector de la paz y los derechos humanos y por otro invade un pequeño territorio para la extracción de diamantes. Naturalmente la historia ha demostrado la idea imperialista que maneja dicha nación, Cuba, Vietnam, Irán, México, son solo algunos ejemplos de actores que han vivido en carne propia dicha ideología.

“El apoyo norteamericano a Israel, el apoyo de Washington a regímenes autoritarios, y las frecuentes intervenciones militares en el mundo de desarrollo, son sólo algunas razones por las cuales la gente odia a  EE.UU⬝ (Zardar, 2017)

Ahora bien, la  influencia y peso que tiene Estados Unidos en el Sistema Internacional se resume a esto: Nada se mueve sin su consentimiento y nada se soluciona sin su intervención.; Un claro ejemplo de esto es el Protocolo de Kioto , que era un acuerdo internacional que tenía como principal objetivo reducir las emisiones de gas invernadero en el mundo, el acuerdo incluía firme reducciones de fábricas, contaminantes y residuos tóxicos por parte de los países, sin embargo durante el gobierno de Bush , se abandonó el proyecto. ¿De qué sirve  lanzar estos proyectos, si uno de los actores que mayor contamina no apoya el acuerdo internacional?. O por otro lado pareciera ser que solo Estados Unidos es capaz de encontrar una solución ante la guerra de Palestina e Israel, su intervención en el asunto significaría el fin de la guerra.

He hablado sobre las razones válidas por las cuales el odio a Estados Unidos pareciera no tener un límite y hasta cierto punto sea justo el resentimiento existente, sin embargo siendo muy realistas el odio simplifica las cosas, y alimenta la auto justificación política, ya que  es mucho más fácil decir que la falta de oportunidades, la violencia, la marginación, la injusticia, las pandemias, los malos gobierno, las malas economías, la mala participación y apatía ciudadana son culpa de EE.UU. Si bien es cierto que dicha nación maneja gran parte del mundo es imposible que sea la causa de todos los males globales del Sistema.

Se envidia aquello que se ve todos los días, la buena economía, un buen gobierno, las prestigiosas academias. En efecto Estados Unidos es capaz de hacer mucho bien, pero la mayor parte del trabajo es dentro de los mismos países, el fortalecimiento interno de sus instituciones gubernamentales, públicas y  sociales, la realización de políticas públicas efectivas que lograrían  un desarrollo integral en todos los ámbitos; Las relaciones internacionales deben ser compuestas por principios básicos de cooperación y desarrollo con resultados beneficios para ambos lados. A fin de que las relaciones  bilaterales entre los países sean ganar – ganar.

Estamos en un punto crítico en que realmente nadie sabe “quien le hizo, que a quien⬝. Los problemas son inminentes y absolutamente todos los actores están siendo afectados, basta ya de “auto justificaciones políticas⬝ que solo llevan a un callejón sin salida. Antes de señalar a alguien, recuerda que hay tres dedos señalándote a ti.