Monitor Nacional
Estudio asocia factores de riesgo con ataques sexuales en eventos masivos
BienESTAR | Redacción
8 de septiembre de 2015 - 9:47 am
evento-monitor nacional
El 26 por ciento de los 204 casos identificados había ocurrido en eventos masivos

Ciudad de México.- Las mujeres víctimas de abuso sexual en lugares como festivales o reuniones por las fiestas de fin de año a menudo son jóvenes, están drogadas o alcoholizadas y desconocen al atacante, según revela un estudio realizado en Canadá.

Más de un cuarto de esos ataques ocurre en eventos masivos y las medidas de prevención deberían orientarse a los factores de riesgo que son propios de estos casos.

El equipo de Kari Sampsel, directora médica del Programa de Atención de las Víctimas de Ataques Sexuales y Abuso de Pareja (SAPACP, por su nombre en inglés) del Hospital de Ottawa, decidió hacer un estudio luego de detectar que cada vez más mujeres buscaban ayuda cerca de las fiestas de fin de año y otras celebraciones.

En Emergency Medicine Journal, los autores publican los resultados de un análisis de las estadísticas del 2013 sobre los ataques sexuales a mujeres mayores de 16 años que consultaron en el SAPACP dentro de los 30 días posteriores al ataque.

Esto se comparó con los ataques en los que no se mencionaba una reunión masiva, aunque Sampsel indicó que el número real de ataques en esas circunstancias podría ser aún más alto porque no todos los registros incluían esa información.

Los ataques en las reuniones masivas eran más comunes cerca de las celebraciones como Año Nuevo, Halloween o el Día de Canadá, como así también durante la semana de orientación para alumnos nuevos de las universidades.

La mayoría de los ataques en eventos muy concurridos sucedieron en la casa de un amigo (el 25 por ciento) o en
espacios al aire libre (el 23 por ciento), mientras que un tercio de los ataques en el grupo de control fueron en el hogar de la víctima y sólo un 14 por ciento en un espacio abierto.

Las víctimas tenían 25 años en promedio, mientras que las mujeres atacadas en otras situaciones tenían alrededor de 30 años. Las primeras también eran más propensas a haber consumido drogas o alcohol (90 versus 60 por ciento en el grupo de control).

Dos tercios de las mujeres atacadas en eventos masivos se habían desmayado durante el abuso y el 57 por ciento sospechaba que le habían suministrado drogas sin su consentimiento.

Eso fue significativamente más alto que en el otro grupo, donde el 39 por ciento de las mujeres reportó alguna de esas situaciones.

Las víctimas de ataques en eventos eran un 50 por ciento menos propensas a conocer a su atacante que en el grupo de control.

El 60 por ciento de las mujeres atacadas en otros sitios conocían al atacante, comparado con el 33 por ciento de las víctimas en reuniones muy concurridas.

Sampsel lo atribuyó a que la proporción de mujeres de la población general que conocen a su atacante es del 85 por ciento.

Aunque la atención médica era la misma en ambos grupos, las víctimas de abuso en eventos masivos eran menos propensas a entregarles a la policía el material de los kits para investigación de una violación.

Sarah Fischer, profesora asistente de psicología de la George Mason University, en Virginia, comentó que en una
multitud, el “efecto del espectador” tiene un papel importante en los ataques.

“Las personas no se darían cuenta de que está ocurriendo un ataque o no lo percibiría como una emergencia o experimentaría la dispersión de la responsabilidad con tantas personas presentes”, dijo Fischer.

Información de Reuters

TAGS: , ,