Monitor Nacional
Exrefugiados guatemaltecos reconocen apoyo mexicano en educación
Nacional | Redacción
18 de julio de 2015 - 3:19 pm
Sin título-1
Gregorio Lucas reiteró el agradecimiento al gobierno mexicano por el Programa Escuelas México

Ciudad de México.- El maestro Nemesio Gregorio Lucas agradeció el aporte del gobierno mexicano que ayuda a mejorar la escuela rural que dirige en una empobrecida comunidad en el norte de Guatemala.

Casi 20 años después, Gregorio Lucas llegó otra vez a la sede de la embajada de México en Guatemala para recibir un apoyo económico y en especie para su escuela, levantada en una lejana comunidad de Alta Verapaz.

El profesor es director de la Escuela Oficial Rural Mixta Zaculeu-México, de la comunidad Resurrección Balan del municipio Fray Bartolomé de las Casas, norteño departamento de Alta Verapaz, a unos 300 kilómetros de la capital.

El plantel, que contó con 320 alumnos pero este año escolar tiene 128 inscritos, es uno de los beneficiados con el Programa Escuelas México en Guatemala, de la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

El programa se fundó en 1996 en Guatemala, como parte de los acuerdos de la Cumbre de Jefes de Estado del Mecanismo de Tuxtla. El gobierno mexicano asumió entonces el compromiso de conformar una cartera de proyectos regionales para promover el desarrollo de la niñez.

Gregorio Lucas reiteró el agradecimiento al gobierno mexicano por el Programa Escuelas México, que ayuda a la educación de niños guatemaltecos en comunidades en extrema pobreza.

En entrevista con Notimex, aclaró que el agradecimiento no es solo por esta muestra de solidaridad con los guatemaltecos, y evocó el tiempo en que con su familia salió de Guatemala al exilio en México.

Comenzó el peligroso viaje el 22 de febrero de 1982, entre una familia indígena que huía de la violencia del conflicto armado interno de Guatemala y del acoso de los militares.

Según un informe de Naciones Unidas, el conflicto armado interno guatemalteco, que se prolongó por 36 años, causó 200 mil muertos y desaparecidos, así como un millón de desplazados internos y 45 mil indígenas refugiados en México.

“El Ejército de Guatemala persiguió al campesino, al indígena. Yo era un niño de 11 años, nos huimos con mi familia, subimos a la montaña y luego a la selva”, indicó Gregorio Lucas.

Dijo que la familia se sintió amenazada, pues “cuando llegaban los soldados de sorpresa en las comunidades -como estar en un ejido mexicano, con sus casas rústicas- era una situación de mucho miedo”.

Los soldados “llegaban a masacrar, a matar, sin perdón para nadie, con delito o sin delito, agarraban parejo, hombres, mujeres, niños”, sostuvo el ahora maestro de escuela.

Luego de salir de la comunidad amenazada en Alta Verapaz y de meses “de caminar por la montaña y la selva, llegamos al lado mexicano, donde fuimos recibidos bien por los ejidatarios del estado de Chiapas, con los brazos abiertos, como hermanos”.

“Nos llevó ocho meses para cruzar la selva, sin alimentos, sin ropa, sin nada, apenas lo que llevábamos puesto. Cuando llegamos allá, en la frontera de Chiapas, nos dieron albergue, nos dieron protección, gracias al gobierno mexicano”.

Recordó emocionado que “de ahí llegaron las autoridades y la Iglesia católica que nos atendieron. Fuimos bien protegidos, incluso llegó la (policía) Federal y la Marina a darnos protección a los refugiados guatemaltecos, todo esto fue en 1982”.

“A cinco kilómetros aproximadamente de ese sitio, había otro campamento de refugiados guatemaltecos en el que había como unas cinco mil personas, la comunidad más grande, que también era atendida por autoridades y la Iglesia católica”, añadió.

Señaló que la mayor parte del refugio en México, la familia vivió en el municipio Othón P. Blanco, Quintana Roo, donde él estudió la primaria, secundaria y la preparatoria abierta en la universidad del estado, y donde se casó y nacieron sus tres hijos.

Cuando las negociaciones de paz estaban avanzadas, decidieron retornar. “15 años de vivir en México, ya nos sentíamos mexicanos, pero como tenemos un espíritu de nuestro origen guatemalteco, regresamos”, enfatizó.

En noviembre de 1996, como dirigente de su comunidad de retornados, hizo contactos con la embajada mexicana sobre los estudios de los niños y logró además que se les tomara en cuenta para el Programa Escuelas México, en su primer año de vigencia para Guatemala.

Gregorio Lucas habló en el Centro Cultural Mexicano de la sede diplomática a nombre de los directores y maestros de los 20 planteles del Programa Escuelas México en Guatemala.

El acto efectuado el viernes fue encabezado por la embajadora de México, Mabel Gómez Oliver, la ministra de Educación, Cynthia del Águila, y el director de Cooperación Internacional de la Cancillería de Guatemala, Mario René Azmitia.

La embajadora entregó a los directores el aporte de mil dólares para cada uno de los 20 planteles del Programa Escuelas México, destinados a proyectos específicos presentados por los planteles beneficiados.

También recibieron, con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y del Fondo de Cultura Económica (FCE), un acervo de más de cuatro mil volúmenes educativos y 40 paquetes de cuentos donados por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

El Programa Escuelas México, con 20 años en Guatemala, beneficia a un total de seis mil 790 alumnos de escuelas públicas de nueve departamentos del país. Además, empresas mexicanas apoyan con diversas donaciones durante el año escolar.

La embajadora Gómez Oliver destacó que este año se sumó al programa la Escuela Oficial Rural Mixta Octavio Paz, ubicada en el municipio de Coatepeque, departamento de Quetzaltenango.

La ministra de Educación se refirió por su parte a la importancia de la cooperación entre México y Guatemala, dirigida también “a fortalecer las capacidades de los docentes guatemaltecos a favor de la educación de los alumnos”.

La iniciativa de cooperación del gobierno mexicano reconoció además a Reyna López Ramírez, de sexto grado, como la mejor alumna de las 20 escuelas, y a Cristian Díaz, ganador de un concurso de pintura.

El profesor Gregorio Lucas informó que la aportación monetaria se gastará en un equipo de sonido para las actividades cívicas y culturales de la escuela y de la comunidad, y adelantó que la ayuda del próximo año se invertirá en la compra de una o dos computadoras.

Lamentó que el Programa Escuelas México –por disposición de presupuesto- no beneficie a más planteles de Guatemala. “Es una gran ayuda para las escuelas necesitadas de recursos y equipos y para la comunidad en general”.

El programa de cooperación de México cuenta con 151 planteles registrados en Argentina, Brasil, Belice, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

“El domingo pasado, en la asamblea de la cooperativa que decidió el apoyo para viajar a la capital y visitar la embajada, la gente de la comunidad pidió llevar un saludo a los mexicanos. Estamos contentos porque México está con nosotros”, dijo Gregorio Lucas.

Información de Notimex

TAGS: , , ,