Ver más de infusión

Fallece Stanley Donen, icónico director del Hollywood clásico

Ciudad de México.- Stanley Donen, el último de los directores de la época dorada de Hollywood, ha fallecido este sábado, de acuerdo con uno de los hijos de Michael Phillips, crítico del diario norteamericano Chicago Tribune.

Donen fue codirector junto a Gene Kelly de Un día en Nueva YorkCantando bajo la lluvia; creador de Una cara de ángel, Charada, Dos en la carretera o Lío en Río.

El recientemente fallecido nunca rodó un película desde que se estrenó Lío en Río en 1984. “Quieren que vuelva a hacer mis viejas películas, pero ya están hechas”, decía el productor.

Stanley nació el 13 de abril de 1924 en Carolina del Sur, aunque decía él que en realidad vio la luz hasta los nueve años, momento en el que vio a Fred Alistaire bailar en Volando en Río de Janeiro. “Me parecía que la vida merecía la pena ser vivida gracias a Fred Alistaire”.

Desde niño estudió música, piano y clarinete, obligado por su padre; sin embargo, en su adolescencia comenzó a seguir los pasos de Alistaire y enfocarse en el claqué. A los 16 años se fue a vivir a Nueva York, donde un año después debutó en Broadway como corista en la obra Pal Joey, donde conoció a Gene Kelly.

Siguiendo a Kelly, Donen llegó a Hollywood a principios de los años 40; Gene quiso que Stanley fuera su asistente personal en Las modelos Levando anclas.

Donen finalmente tuvo su primer momento detrás de cámaras en 1949 con Un día en Nueva York, la cual codirigió junto a Kelly.

De carácter romántico y optimista, sus innovadoras coreografías y su dominio técnico lo posicionaron como el rey del género musical  con obras como Cantando bajo la lluviaSiete novias para siete hermanos, Siempre hace buen tiempo, Una cara con ángel, El juego del pijama o Seremos campeones.

Posteriormente, el cineasta se convirtió a lo largo de los 60 en director de comedias románticas, de las cuales destacan títulos como Indiscreta -misma que dirigió junto a Ingrid Bergman- y Página en blanco -con Deborah Kerr-.

Desde 1965 ya estaba experimentado en una gran diversidad de géneros, como drama romántico con Dos en la carretera; ciencia ficción, Saturno 3; comedias sexuales, Lío en Río; parodias, Los aventureros de Lucky Lady y Movie, Movie; farsas, Al diablo con el diablo.

En 1996 recibió un San Sebastián y un Óscar en manos de Martin Scorsese en 1997.