Monitor Nacional
Fe ¿aceptación o rechazo?
Sociedad en Movimiento | Lalo Renteria
15 de diciembre de 2015 - 3:43 pm
Fe-MN
Es un gesto muy noble acudir a un templo, orar, quizá pedir que las angustias se alejen y salir de ahí con la fuerza mental necesaria para seguir adelante

El fin de semana me di una escapadita a una fiesta, los anfitriones celebraban el ritual católico de la primera comunión de sus hijos. Entre festejos, cerveza y carnitas, debo reconocer que me he quejado constantemente sobre las celebraciones que realizan en la iglesia.

Mi enojo se desprende por las fiestas donde arrojan al aire cohetes, que al estallar desatan molestia, incomodidad y miedo en mis mascotas. Así como yo, existe una infinidad de personas que en sus casas ven a sus cachorros estremecerse de miedo, ladrar, desesperarse y hasta meterse por debajo de las piedras.

Sin duda durante el año se celebra a una infinidad de santos y este 12 de diciembre se celebró a la virgen María de Guadalupe, en México. ¿Qué sucede con la fe, los juramentos, las promesas y todos los sacrificios que realizan los fieles a fin de dar gracias por lo recibido durante el año?

No es que tenga un odio infundado hacia la virgen, mucho menos que odie la religión, ya que me considero un hombre de fe; pero he tenido muchas dudas sobre estos festejos, no creo que sea sano caminar descalzo, a causa de esto cortarse los pies, herirse y sacrificarse para demostrarle a un santo adoración.

Es un gesto muy noble acudir a un templo, orar, quizá pedir que las angustias se alejen y salir de ahí con la fuerza mental necesaria para seguir adelante; todos necesitamos creer en algo, así sea en nosotros mismos.  Sin embargo mantengo firme mi idea de que la fe se lleva en la mente, en el alma, en nuestros pensamientos y acciones; no creo necesario recorrer a pie 2, 3 o 10  kilómetros, dañarse el cuerpo, enfermar a causa de esto o incluso tener hijos por creer que “Dios te los mandó”.

No voy a lanzar comentarios de odio en contra de la iglesia; pero sostengo firmemente que les hace falta renovarse, cambiar muchas ideas que le metieron al mundo en la cabeza y que sólo han generado machismo, enojo y discriminación. Sería bueno que con todo y este cambio de imagen a la llegada del señor Jorge Mario Bergoglio Sívori (Papa Francisco) se de una etapa de aceptación a parejas homosexuales, madres solteras, jefas de familia, uso de anticonceptivos, planificación familiar e incluso la abolición de la lista de acciones a los que llaman pecados.

Una religión perfecta sería la que acepte a sus fieles como son, sin exigir roles de autoridad basados en el sexo, la búsqueda de igualdad, la fe sana, la meditación, el respeto, el perdón y no satanizar las acciones ni mucho menos meterles miedo por un Dios que los mandará al infierno por pecadores.

Creo en un Dios del cual todos formamos parte, no considero que honrar a un padre y un madre sea una obligación sobre todo cuando en muchos casos abandonan a sus hijos y les dan vidas de pésima calidad, tampoco considero que sentir deseo sea motivo de pensarse pecador; entonces es aquí cuando le digo al mundo que soy quien soy y apegarme a las normas de la iglesia sería negar mis ideales de igualdad, de respeto y de superación social.

Respeto totalmente cualquier religión, sin embargo creo que les hace falta mirar al lado humano y noble, que permita aceptar a todos los que deseamos ser parte de una religión y no ser rechazados por no cumplir con sus reglas.

TAGS: , , , ,