Ver más de Opinión

Felipe Calderón vs López Obrador: ¿El bromance?

Hace poco alguien me hablaba de un programa de televisión que le gusta mucho por el fuerte “bromance” que hay entre los protagonistas masculinos. Seré honesto, no le entendí cuando me explicó qué era un “bromance” pero tras googlearlo llegué a la conclusión de que la enemistad que Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador tienen podría ser uno. Comienzo a explicarme.

Según Wikipedia, “bromance es la fusión de las palabras brother, hermano masculino en inglés, y romance) es una forma de referirse a un vínculo afectivo intenso, claramente no-sexual, entre 2 (a veces más) varones.Estas relaciones suponen un mayor vínculo afectivo y emocional que el de la tradicional amistad”

En el caso de Felipe Calderón y López Obrador esta rivalidad exacerbada o “bromance” a la inversa se ha dado públicamente desde las elecciones presidenciales de 2006. Me atrevería a decir que el detonante de tantos descalificativos entre ellos fue la emisión del spot del PAN que calificaba a AMLO como un “peligro para México”.

Desde ahí se han dicho de casi todo: “mezquino”, “espurio”, “títere”, “pelele”, “mentiroso”, “víbora prieta”, por mencionar algunos calificativos.

Sin embargo, a pesar de los insultos al parecer han mantenido una relación cordial, o al menos eso quiere aparentar Calderón al tuitear condolencias o buenos deseos cuando AMLO está en dificultades. Por eso me atreví a calificar de “bromance a la inversa” esta relación tan intensa de dimes y diretes.

El pleito más reciente es el señalamiento por parte del ahora presidente López Obrador a Felipe Calderón del conflicto de interés que es haber fungido como asesor en materia energética de una empresa privada tras tener información privilegiada cuando estuvo en el gobierno.

Calderón retó a AMLO a debatir pues consideró la declaración como difamante y sin pruebas, el drama llegó inclusive a que el expresidente del PAN propusiera como escenario del reto la conferencia mañanera. “Si llegara aquí en la mañanera tendrían que tener ustedes cuidado” dijo Obrador a la pregunta de un reportero sobre el tema.

AMLO rechazó el desafío y de paso ofreció a Calderón disculpas por señalarlo sin pruebas. Eso sí no dejó de recalcar que aunque fuera legal la asesoría privada que da esta no deja de ser “inmoral”.

Hasta aquí todo iba civilizadamente, según, hasta que un par de días después en la mañanera López Obrador volvió a señalar a Calderón como culpable de debilitar la CFE. Y así reiniciaron los insultos y calificativos.

Felipe Calderón y López Obrador, “el bromance” porque es como cualquier telenovela, pero esta es política, que se alarga para seguir teniendo cautiva a la audiencia, por 13 años la intensidad de este bromance a la inversa los ha caracterizado y ayudado a posicionar sus intereses. Al combatir la imagen de aquel peligro para México que representaba, AMLO llegó por fin a ser presidente. Mientras que el desafío de Calderón a debate es una oportunidad para mantenerse en la agenda ante la búsqueda del registro de su nuevo partido político.