Monitor Nacional
¡Feliz día del Asteroide y del Armageddon!
Portada | Cosmic Marin
1 de julio de 2016 - 5:18 pm
asteroide
El 30 de junio se conmemoró el día del Asteroide, debido al aniversario número 108 del impacto de uno de ellos en la tierra

¡Hola! Esta vez, les iba a hablar del TAGCDMX, pero la verdad es que estuvo muy MUY feo, por demás pobre, pese a la gratuidad del evento, bajó mucho la calidad –y qué decir de los voluntarios, no todos, pero algunos te miraban como si fueras a pedirles dinero, los dos stands que estaban ahí, también con mala cara, bueno, no les recomiendo que vayan-.

Ahora sí, a lo que íbamos: Resulta que esta semana se dieron un par de cositas tal vez no muy útiles para el humano en sí, pero bastante interesantes. El día de ayer (jueves 30 de junio), se celebró el Día del Asteroide. ¿Por qué un asteroide va a tener su día?

Bueno, más que celebrar, es conmemorar, hace 108 años, hubo un impacto de un asteroide en la tierra en una parte bastante “lejana” a nosotros, en Siberia (obviamente, Rusia), en las cercanías de un río llamado Podkamennaya Tunguska.

¿Y eso qué? Usted dirá, pues el “Evento de Tunguska” es importante por la magnitud del impacto del asteroide que cayó. ¿Recuerda usted las notas donde se mencionaba cómo era el impacto de las bombas atómicas del 45? Sí, las de Hiroshima y Nagasaki, pues la potencia de este evento las supera más o menos como doscientas veces.

Para que se dé una idea, la explosión afectó a la gente de 400 kilómetros a la redonda esto es, si el asteroide hubiese caído en el Zócalo de la Ciudad de México, estarían afectados hasta Jalisco, más o menos, para demostrarlo, les dibujé un mapita:

https://drive.google.com/open?id=1Gsa0kF8ZZJClK_N55o2jftyim_M&usp=sharing

mapa

El pin color verde es el sitio exacto donde se halla el Zócalo de la Ciudad de México (la Plaza de la Constitución, de hecho), si van al link que les acabo de dar, podrán acercar y alejar la vista, pero a simple vista, puede observarse que cubre hasta las playas de Guerrero, Oaxaca, Veracruz y Tamaulipas. ¿Quién lo diría?

Cuando los científicos fueron a la zona a investigar –por cierto, más o menos 20 años después del suceso, veían los más de cien millones de árboles derribados, y los testimonios que recopilaron decían de un destello cegador y de un temblor grande. Luego, se dedujo que un asteroide podría ser el responsable de semejante destrucción, una roca gigante de 50 metros de diámetro, cien mil toneladas y una velocidad aproximada de 62000 kilómetros por hora.

Por si esto fuera poco, el “choque” con la atmósfera (fricción de hecho) logró que su temperatura fuera como de 25 mil grados centígrados, antes de chocar, así como la misma fricción logró que la roca se fragmentara con una violenta explosión.

Tunguska también puede compararse con el asteroide de Chicxulub, el “culpable” de la extinción de los dinosaurios (aunque recientes estudios indican que no fue el asteroide el causante de esa extinción masiva, luego hablamos de los nuevos estudios, lo prometo), éste asteroide era por demás gigantesco, medía nada más ¡diez kilómetros de diámetro! Si lo comparamos con la bomba del Zar –luego les hablo de ésta, tiene 3,800 veces más potencia que la bomba de Hiroshima-, el asteroide que cayó en Chicxulub era dos millones de veces más potente.

La prueba de esto, está en el impacto que dejó que era de índole mundial –de acuerdo con los estudios que se han hecho sobre esto-. Y que además, a 65 millones de años del incidente, podemos observar el cráter que dejó. Para muestra, esta imagen:

mapa2
El círculo más pequeño, es el cráter.

Existe una escala para medir todos estos estragos que vienen del espacio, se le llama “escala de Turín”, que posee una escala del cero al diez, siendo cero, el índice que indica que el objeto no chocará con la Tierra, o en su defecto, que es tan “pequeño” que aunque impacte, no causará daño alguno, y si le dan un diez, significa sólo una cosa: Armageddon (tiene que ver esa película, su servidora sigue gritando: Gracyyyyyyyy)

armageddon

Los objetos reciben sus números de acuerdo a la probabilidad de colisión, la energía que poseen para “estallar” (energía cinética), y se mide en megatones (que un megatón equivale a un millón de toneladas de Trinitrotolueno o TNT, o bien, como 75 bombas como el Little Boy –la de Hiroshima-). Esta escala fue creada por el profesor Richard P. Binzel del MIT. Por cierto, para que se asuste mucho, se estima que más o menos cada 300 años puede ocurrir un caso similar al de Tunguska, para que se calme, básicamente nos faltarían 200 para otro evento.

La idea de conmemorar el Día del Asteroide, fue de un sujeto llamado Brian May, sí, ese guitarrista de aquella banda casi nada famosa… Queen (nótese que es una exageración de mi parte, me encanta Queen), quien también es astrofísico (ese es un dato de aquellos que usted puede decir para verse más interesante), cuyo objetivo es informar a la gente del mundo sobre estos objetos y prepararlos para el Armageddon.

Así que científicos y divulgadores de todo el mundo, imparten conferencias, y apuntan con sus telescopios para ver los riesgos que corremos, porque he de decirle, que tenemos mucha, mucha suerte de que no nos toque uno diario, tenemos varios escudos, uno de ellos, Júpiter, al ser un planeta gigantesco (300 veces la tierra), con su gravedad, atrae muchos, la Luna, también nos escuda de muchas colisiones, e incluso se estima, que aunque se tiene un registro de un millón de asteroides que ponen en riesgo al planeta, sólo es el 1% de todo lo que podría amenazarnos.

Así que vaya viendo sus planes de emergencia. –no es cierto, no se espante, ojalá nunca nos pase nada grave-.

TAGS: , , ,