Monitor Nacional
Fidel Castro, la caída de una era y el inicio de otra
Latinoamérica | Redacción
30 de noviembre de 2016 - 9:29 am
1974_fidel_castro_ap_629
El elemento Castro junto a la ya extinta Unión Soviética es también vital para entender el éxito del sistema de Estados Unidos alrededor del mundo

“Querido pueblo de Cuba, con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo, que hoy, 26 de noviembre del 2016, a las 10 y 29 horas de la noche, falleció el comandante en jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz”, fueron las palabras del presidente de Cuba, Raúl Castro, para informar la muerte de su hermano. Los medios de información en el mundo se llenaron de esta noticia; el líder de la Revolución había fallecido.

La muerte de Fidel Castro marca el final e inicio de una nueva era para la sociedad cubana y el mundo. Es de vital importancia voltear a ver a este personaje para entender en dónde estamos parados en este momento. Él fue una pieza clave para moldear al mundo y tener lo que tenemos en el siglo XXI, aunque su participación no fue precisamente de manera directa, sino como una alternativa.

Quiero destacar distintos puntos de esta persona para ejemplificar lo anterior.

Castro fue uno de los pocos personajes que se atrevió a desafiar al país bastión del capitalismo y poder seguir con éxito su proyecto a pesar de todos los intentos de colapsarlo. No se pueda negar los importantes niveles de desarrollo humano que Fidel consiguió en la isla; son números que son impensables para algunas economías abiertas en Latinoamérica, aunque por otra parte tampoco se puede negar que fue necesaria la violación de derechos humanos para poder seguir con la revolución. Aunado a lo anterior, en el mundo no se puede pensar en una revolución sin tener el involucramiento de violaciones a derechos humanos y perseguimiento sistemático de sectores de la población en cuestión; es una relación orgánica.

El proyecto de Fidel marcó algo nuevo en el sistema internacional. Tal vez no haya podido exportar su proyecto de manera masiva; pero pudo ser una influencia para los demás movimientos izquierdistas en el mundo y en nuestra región. No podemos entender el porqué del surgimiento de guerrillas, movimientos y gobiernos de izquierda en Latinoamérica si no volteamos a ver el peso que tuvo este personaje junto con Ernesto Guevara. Fidel Castro demostró tener un proyecto alternativo al capitalismo de Estados Unidos, que además demostró poder ser un buen proyecto para un desarrollo social íntegro, aunque con limitaciones para expresarse libremente en contra del sistema. Lo anterior fue un peligro total para Estados Unidos a nivel continental, ya que no se podía permitir a sí mismo tener a un país con una ideología tan marcada y un proyecto alternativo al suyo, mismo que demostró ser exitoso a pesar del embargo económico impuesto por este último.

El elemento Castro junto a la ya extinta Unión Soviética es también vital para entender el éxito del sistema de Estados Unidos alrededor del mundo; tanto a nivel internacional como regional se encargó de enfrentar las amenazas para su proyecto, que resultaron ganadoras en su momento, aunque en la actualidad ya tenemos otro elemento, China. Estados Unidos al ver en peligro los valores y prácticas de su proyecto tuvo que empezar a ganar terreno. Lo anterior lo podemos ver con todas las intervenciones en época de la Guerra Fría; con el apoyo a movimientos, gobiernos y grupos que iban en contra de ideologías de izquierda.

Por otra parte, es necesario analizar y reconocer un efecto colateral del embargo impuesto a Cuba; efecto que ha permitido la permanencia del sistema de Castro por tantos años. Una de las mejores cosas que le pudo pasar al movimiento revolucionario de Fidel fue tener el embargo, ya que sirvió como una justificación para meterlo hasta en el ADN de la sociedad cubana, ganar su apoyo y poder seguir con el proyecto; pero de una manera mucho más arraigada. El orgullo de la Revolución está presente en todos los aspectos de la sociedad cubana; aunque para las nuevas generaciones esto ya no es un elemento muy arraigado.

Ahora que la figura de Fidel Castro ya no está, se tiene un nuevo panorama para las izquierdas del mundo. En una mano tenemos la situación cubana y en cómo ésta cambiará con la muerte del líder de la revolución, mientras que en la otra tenemos el viraje hacia la derecha en los gobiernos latinoamericanos.

Para Cuba el escenario resulta incierto, ya que Barack Obama ya se encuentra de salida y Trump ha sido electo presidente. Cuba ha tenido una reciente apertura económica, la cual se puede apreciar con los vuelos provenientes de Estados Unidos o que los cubanos puedan tener propiedades privadas, aunque lo anterior peligra. Trump ha amenazado con cerrar relaciones con Cuba de nuevo, aunque ya es necesario que exista una importante presión internacional para que se le retire el embargo al país caribeño.

Se puede apreciar un viraje a la derecha en los países latinoamericanos, no porque en sí sean una mejor alternativa de gobierno; el viraje hacia a la derecha resulta de ser la oposición de la izquierda. Las sociedades de nuestro continente están cansadas de las mismas buenas intenciones y de izquierdas mal logradas, lo anterior es un factor vital para este viraje. Otra región del mundo que ha estado virando hacia la derecha es Europa, países con altos niveles de desarrollo humano han tenido tendencias en su sociedad hacia la derecha y la derecha extrema; países como Dinamarca y Francia son ejemplo de esto.

Ahora nos toca ver y analizar la manera en que se va desenvolviendo el mundo; ha sido un año interesante con varios “no”. El próximo año también será decisivo para dos “no”, por una parte tenemos el “no” que le pueda dar Trump a la recién normalización de relaciones con Cuba, y por el otro el “no” de Francia a la Unión Europea en caso de que Marine Le Pen gane la presidencia. Por último me queda decir que cualquier proyecto político, sea de izquierda o derecha, en la teoría resulta muy atractivo aunque en la práctica es en donde se difiere, que es lo que podemos observar en cualquier país de Latinoamérica.

TAGS: , , ,