Monitor Nacional
Gasmart, una empresa que se ha formado con base en amenazas, corrupción e influyentismo
Nacional | Redacción
24 de octubre de 2016 - 2:10 pm
Gasmart_Monitor_Nacional
“Alberto Uribe Maytorena desarrollo un odio contra quien lo sucedió, realizó huelgas de hambre y otras acciones contra su hermano; él es el autor intelectual y material de este y otros atentados contra empresarios que quieren trabajar”: Luis Zetina.

 

  • Uribe Maytorena ha recurrido a todo su poder económico y utilizando el tráfico de influencias de su brazo legal, quiere apoderarse de 70 gasolineras de Grupo Rendichicas, que ofrece más de mil 500 fuentes de empleo principalmente a mujeres de escasos recursos, madres solteras y a mujeres en situación de vulnerabilidad.

 

La Familia

A lo largo de 30 años la familia Uribe Maytorena se ha caracterizado por ser una de las más destacadas en el primer círculo social de Baja California, pero no ha sido por su actividad altruista hacia la sociedad, ni mucho menos por su honestidad, sino todo lo contrario. Ha sido una familia llena de escándalos de todo tipo, capaces de hacer cualquier cosa, inclusive hacerse daño entre familiares con tal de conseguir más dinero y poder.

Es bien sabido por el sector empresarial gasolinero de la región que Alberto Uribe Maytorena, hermano mayor de la dinastía, es un hombre capaz de cualquier cosa con tal de tener el control del sector. Tal y como sucedió en 1990 cuando fue destituido del cargo de Director General por el consejo de administración de Grupo Uribe, debido a la pobre actuación en su desempeño al frente de la empresa familiar.

En aquel entonces, al ser destituido y reemplazado por su hermano menor Fernando Uribe Maytorena, Alberto no soportó que lo removieran del principal puesto del negocio familiar y mucho menos que fuera reemplazado por el último de sus hermanos. Humillación que Alberto transformara en odio encarnizado hacia su fraterno y con el paso del tiempo hacia quienes intentaran quitarle el poder de su empresa, ahora llamada Gasmart.

El Infierno

Quien ha vivido en carne propia este odio y “el infierno” que Alberto Uribe desata cada vez que siente en riesgo su imperio, es Don Luis Zetina, empresario gasolinero que su único error fue el haberse asociado con el hermano menor de la dinastía Uribe Maytorena: Fernando, el mismo que años atrás supliera a Alberto por su mal desempeño al frente del negocio.

Para el 2011, Don Luis Zetina, junto con otros inversionistas y Fernando, conforman la sociedad Senda, grupo gasolinero que en su momento empezó a consolidarse gracias al buen servicio de los despachadores y por servir litros completos a sus clientes, lo que llevó a Grupo Senda a crecer hasta 15 gasolineras en un par de años y hacerse presente en la región de Baja California y Sonora como un competidor fuerte.

Pero el éxito no vendría solo, Alberto Uribe Maytorena resucitó aquella humillación que le produjo el ser removido y sustituido por Fernando, y decidió desatar una guerra enfurecida contra su hermano y toda la sociedad que conformaban Grupo Senda.

Y es que para Gasmart no existe la posibilidad de competir con base en el trabajo honesto y los resultados, así que lo que intenta hacer es sacar del camino al competidor como sea y a cualquier costo.

Lo que sí conoce Gasmart y lo sabe hacer muy bien, es recurrir al soborno de notarios públicos, jueces, magistrados, políticos y funcionarios públicos, entre otros, para lograr sus objetivos. Apoderarse de las gasolineras de sus competidores “incómodos”, para después operarlas con su marca.

Para lograrlo, Gasmart “utilizó toda una estrategia tipo crimen organizado”, dijo Don Luis Zetina. “A través de un poder legal falsificado promovió medidas cautelares en contra de Grupo Senda, que le provocó el corte total del suministro de combustible a 13 de las 15 estaciones de servicio, así como la toma de estaciones con uso de la fuerza de golpeadores profesionales”.

De acuerdo con Don Luis Zetina, Alberto Uribe Maytorena no conforme con lo obtenido, sobornó a funcionarios de PEMEX, tales como Víctor Ceballos Güemes, quien era Subgerente de Ventas de PEMEX Refinación, además de otros funcionarios para que no intervinieran en el caso y les expidieran documentos apócrifos que les otorgara el derecho al suministro de las estaciones despojadas a la fuerza.

“En su conspiración por destruir a su hermano menor, y representante ante PEMEX por los últimos 22 años, compró al Notario número 10, al Registrador del Registro Público de la Propiedad, ambos de Guaymas, y a dos funcionarios de PEMEX Guadalajara, provocando un gravísimo quebranto por más de 450 millones de pesos”, denunció Don Luis Zetina.

Esta situación causó que más de 400 familias de Grupo Senda se quedaran sin trabajo, sin un ingreso seguro que les permitiera vivir dignamente. Y a la zona de Guaymas sin un 42 por ciento del abasto de combustibles.

Hasta la fecha sólo se han recuperado 13 gasolineras de las 15 que finalmente se apoderó ilegalmente Grupo Gasmart. Don Luis Zetina asegura que no ha sido nada sencillo recuperarlas, puesto que, debido a la complicidad de funcionarios de la paraestatal y del sistema judicial del estado de Baja California, no se les ha reconocido como únicos operadores de las unidades.

Don Luis Zetina refiere que es desesperante, “es un infierno”, que ninguna autoridad, ni del gobierno estatal, ni del gobierno federal, los haya escuchado, menos aún hayan implementado por lo menos un operativo de supervisión para constatar cómo operaba Gasmart.

Al mismo tiempo, lamenta que en una situación muy similar, Alberto Uribe Maytorena y su grupo Gasmart vuelva a atacar ahora al Grupo Rendichicas. “Una empresa que también está siendo despojada por Alberto, sólo porque no tolera que nadie esté por encima de él, quiere ser el único en la región que opere el negocio”, afirmó Don Luis Zetina.

SE REPITE LA HISTORIA

Rendichicas, el costo de dar “Litros de a Litro”

El Grupo Gasolinero RendiLitros de Adrián Díaz Villalobos, ha revolucionado la industria gasolinera en el noroeste de México. Con una nueva forma de operar sus estaciones, una política que privilegia la honestidad y un cambio radical en la figura del despachador de gasolina, RendiLitros y sus estaciones RendiChicas Gasolineras, está definiendo el perfil de la gasolinera mexicana de nuestros tiempos.

RendiLitros inicia operaciones en la ciudad de Tijuana, Baja California en el año de 2010 con siete estaciones de servicio. Sin embargo, desde el primer día, estas gasolineras dejan claro que tienen algo diferente para el mercado. Actualmente se opera en 7 ciudades de 3 Estados del País (Baja California, Sonora y Chihuahua), con 70 estaciones en funcionamiento que dan trabajo a más de mil 500 personas.

La promesa de RendiChicas es muy sencilla: garantizar a sus clientes una carga completa de gasolina todos los días, en todas sus estaciones, en todas sus bombas y con todos sus despachadores. Una promesa infalible que el cliente puede ver claramente en su tanque cuando carga gasolina: “Litros de a Litro”.

A seis años de arrancar operaciones y con sólo 20 estaciones en Tijuana, Rendichicas ha ganado participación de mercado a competidores más grandes como Gasmart, lo que se puede observar claramente en las largas filas de autos que se forman para cargar combustible en sus gasolineras.

El Conflicto

Esta estrategia de “litros de a litro”, que ha llevado al Grupo RendiLitros a un crecimiento notable en la región, ha causado la molestia nuevamente de Alberto Uribe Maytorena, y ahora se suma al conflicto su hijo Alejandro Uribe, quien funge como Director de Gasmart.

En este nuevo episodio oscuro, se suman el abogado Juan Guillermo Ruiz Hernández, alias “El Titi”, quien trabaja en favor de Uribe Maytorena y ha emprendido una campaña de insultos, de desprestigio, amenazas, intimidaciones y, una vez más, de recursos legales con documentos falsos hacia su principal rival y líder de la región: Grupo Empresarial “Rendichicas”.

Como es costumbre de Gasmart, ahora a través del despacho de abogados que encabeza el “Titi”, manipula el sistema judicial del estado haciendo uso de las influencias que él y sus colaboradores, ex funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR), Hiram Sánchez Zamora, ex Delegado de la PGR en Baja California; y Humberto Velázquez Villalvazo, ex Subdelegado de la PGR en Baja California; operan para apoderarse del control de las 70 gasolineras que conforma Grupo Rendichicas.

De igual manera exjueces y exmagistrados con un oscuro pasado, como Joel Pacheco González, ex juez civil de Tijuana, y Javier Avilés Beltrán, ex magistrado de circuito, operan de manera ilegal, utilizando sus influencias en el sistema judicial de Baja California en su beneficio y el de Gasmart.

Alberto Uribe Maytorena ha recurrido a todo su poder económico y, utilizando el tráfico de influencias de su brazo legal, quiere apoderarse de 70 gasolineras de Grupo Rendichicas, que ofrece más de mil 500 fuentes de empleo, principalmente a mujeres de escasos recursos, madres solteras y a mujeres en situación de vulnerabilidad.

El dueño de Gasmart, ha buscado insistentemente por todos los medios dentro y fuera de la ley, apoderarse del Grupo Rendichicas. Para lograrlo utilizan, fieles a su modo de operar, sobornos para obtener poderes legales falsificados que promueven medidas cautelares en contra de su competencia, tales como el congelamiento de cuentas bancarias, toma de estaciones a la fuerza –con personal de Gasmart que ocultan sus logotipos de uniformes y unidades–, nombramiento de interventores ajenos a Pemex para desconocer la administración de la empresa y concederle los derechos de compra y pedidos de combustible, etc.

La historia se repite: el mismo tipo de acciones de hace años, y otras tantas más, utiliza Gasmart en contra de sus competidores más importantes.

El Pretexto

El pretexto que utiliza GASMART es el problema familiar entre los hermanos Díaz Villalobos por la falta de rendición de cuentas dentro de una sociedad inexistente. Reclaman una parte proporcional de las ganancias actuales, supuestamente establecidas en una herencia del Padre de los Díaz Villalobos.

Esta situación ha sido provocada por el grupo de abogados de “el Titi” para encabezar la estrategia legal, con el objetivo de apoderarse de las gasolineras de Rendichicas.

Debido a las constantes denuncias en contra de Alberto Uribe Maytorena y su Grupo Gasmart, las autoridades federales empezaron a tomarle importancia al tema. Una de las instancias en poner atención al caso fue la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

COFECE Interviene

Ante la guerra de desprestigio de GASMART contra Rendichicas y una serie de campañas desleales de supuestos descuentos (sin litros de a litro) con la intención de atraer el mayor número de clientes, el grupo de gasolineras Rendichicas presentó una denuncia ante la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

La Cofece investigó si los “descuentos” ofrecidos por Gasmart tuvieron la intención de perjudicar a un nuevo entrante al mercado. Este puede convertirse en un caso emblemático ante la apertura total del mercado, a nivel nacional.

Los resultados de la investigación se hicieron públicos en el mercado de gasolinas en Baja California el 4 de julio de este año. Justo una semana después difundió un estudio sobre este sector, pero a nivel nacional, para poner sobre la agenda pública una serie de recomendaciones de cara a la apertura total de los combustibles en 2018.

Cabe señalar que las investigaciones de la Cofece se realizaron con presencia de fuerza pública y a pesar de la presencia elementos de seguridad, los verificadores fueron retenidos y amenazados. Los verificadores de la Comisión tuvieron que pedir el auxilio del Ejército para salir de las oficinas de Gasmart, pero no pudieron realizar la investigación, por lo que además de imponerles multas como medida de apremio, presentaron una denuncia ante el ministerio público en Tijuana, con el número de expediente AP/PGR/BV/TIJ-XIX/1229/PP/2016.

Y es esta la historia de Gasmart, una “empresa” construida y que crece a lo largo de los años con base en influyentismo, guerra sucia, desprestigio a sus competidores y corrupción.

TAGS: , , , ,