Ver más de Inversionistas

Grupo Ortiz, historia salpicada de escándalos… ¡a nivel mundial!

Ciudad de México.- El desarrollo e infraestructura de sectores específicos en áreas de construcción, energía, inmobiliaria y servicios, son muy importantes en el crecimiento de un país, pero ¿qué pasa cuando escándalo y temas de corrupción son recurrentes?

Grupo Ortiz es un ejemplo de ello, una empresa multinacional de infraestructura fundada en 1961 bajo el nombre de Ortiz y Cia S.L. con sede en Madrid y posteriormente comenzó su expansión internacional en 10 países de Latinoamérica y Europa.

Este grupo se ha visto involucrado en diversos escándalos, incluidos México, pues en diciembre de 2015 una una empresa contratista de Querétaro los denunció en redes sociales junto con otras empresas relacionadas al sector (Grupo Sordo Madaleno y OSM Construcciones) porque le adeudaron varios meses de trabajo al haber participado en la edificación de la Plaza Antea, un centro comercial en Querétaro, que se abrió en noviembre del 2013.

Antea es un centro comercial de lo más exclusivo de Querétaro con seis años en funcionamiento. La construcción comenzó en junio del 2011 y tuvo un costo de mil millones de dólares en una superficie total de 271 mil metros cuadrados de construcción.

Grupo Ortiz además ha ganado una mala reputación en otros países latinoamericanos, como en Colombia donde consiguió de manera ilícita un contrato el consorcio Unidad Deportiva 2015, del cual el grupo español tuvo una participación del 51 por ciento.

Y es que las autoridades colombianas investigan a la constructora, junto con otras dos empresas, por el presunto desfalco de los Juegos Nacionales de Ibagué, un complejo de infraestructuras deportivas que acabó siendo un fiasco por la corrupción que se generó alrededor de su diseño y construcción.

El caso va camino de convertirse en uno de los grandes escándalos de la historia de Colombia. Las indagatorias realizadas por las autoridades apuntan a que los sobornos superarían a las comisiones ilegales del famoso caso Odebrecht.

Además, Grupo Ortiz también tuvo otro escándalo en Perú, adjudicándose millonarias obras en Lima y regiones adyacentes. El problema data de 2012, 2013 y 2014 debido a la ganancia de contratos de la compañía con personajes cercanos al poder en ese momento al país andino.

En Europa el propietario del emporio, Enrique Ortiz, confesó en 2016 que ilegalmente financió al PP de Valencia para evitar la prisión, tras ser acusado de contubernio del empresario con responsables políticos del Partido Popular en España (PP).

Grupo Ortiz presenta actualmente serios problemas financieros y su estrategia para solventar su deuda implica la venta de activos en bonos por 50 millones de euros. Un total de 33 millones tienen vencimiento en julio de este año. Su deuda financiera es de 3.1 veces EBIDTA (Beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización)