Monitor Nacional
Homicidios en México
Opinión | Eduardo Gonzalez
31 de marzo de 2016 - 9:05 am
violencia
En los dos primeros meses de este año se perpetuaron tres mil 158 asesinatos

Dos asuntos preocupan sobremanera a la población en México: la economía y la violencia. Ambas situaciones ni cerca están de haber sido atendidas correctamente por parte del “gobierno” de Enrique Peña Nieto. Los resultados positivos que se prometieron hace tres años son famélicos en ambos casos. Por un lado, la economía no termina por despuntar y aclarar el futuro de millones de familias mexicanas, la práctica de apretarle el cinturón a los mexicanos rige las políticas financieras y económicas del “gobierno; por otro, la violencia no encuentra freno, al contrario, al paso de los días se agudiza con mayor intensidad.

La numeralia del terror nos muestra la cruda realidad: durante los dos primeros meses del año México llegó a los niveles de homicidio más altos desde 2012. De acuerdo con los datos actualizados del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en los dos primeros meses de este año se perpetuaron tres mil 158 asesinatos, lo que representa 11 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior, y 6 por ciento superior al primer bimestre de 2014. Esto demuestra no solo que la violencia no disminuye, sino que aumenta de manera considerable. A querer o no, la “estrategia” gubernamental para enfrentar el crimen organizado y detener la violencia se hunde en el fracaso al paso de los días, y con ella se arrastra a la sociedad en su conjunto.

La vorágine de la violencia arrasa con estados que históricamente se habían mantenido alejados de los índices rojos de la inseguridad. El caso más significativo es Colima que junto con Guerrero y Sinaloa muestran las tasas más altas de crímenes. Además, en lo que va del año el aumento de los homicidios se manifiesta en 18 entidades de la República Mexicana, y en cinco de ellas el incremento supera 100 por ciento. Lo que derrumba el discurso oficial de la “violencia focalizada” solamente en tres o cuatro estados; nada más alejado de ello. La inseguridad hoy por hoy caracteriza casi a la totalidad del territorio nacional. De no cambiar la situación, al final de 2016 estaremos contando al menos a 23 mil personas asesinadas, según las proyecciones del INEGI. No obstante, la “administración” peñista continúa con su política del avestruz. Asimismo, se empecina en maquillar la violenta realidad que vivimos todos los días.

A pesar de ello, la inseguridad y la violencia se conocen allende nuestras fronteras. Así lo demuestran las constantes alertas de seguridad emitidas por el Departamento de Estado a los estadounidenses avecindados en México y a quienes planean visitar nuestro país. Por otro lado, son frecuentes las publicaciones extranjeras que dan cuenta de la violencia mexicana; el último artículo sobre el particular apareció en la revista británica The Lancet donde se afirma esta misma semana que la “epidemia de violencia” en muchas partes de México inició con la “fatídica decisión” del “gobierno” de Felipe Calderón de utilizar a militares en zonas civiles para combatir a los narcotraficantes. Concluye el análisis afirmando que “el aumento de los homicidios en México desde 2006 prácticamente no tiene precedentes en un país que no está formalmente en guerra”.

Las desfavorables condiciones económicas y los altos índices de violencia se han consolidado como los dos motores más poderosos para empujar a los mexicanos a migrar de sus comunidades, sea fuera de nuestro país o al interior del mismo. Solo la violencia originó el desplazamiento de 1.65 millones de personas entre 2006 y 2011; al tiempo que los exiliados económicos rondan los 300 mil por año.

TAGS: , ,