Monitor Nacional
Huracán categoría 5
Emprende seguro | Luis Lara Esqueda
26 de octubre de 2015 - 10:14 am
Patricia-MN
Ahora si no entiendo lo que sucede ―o ya pasó lo que entendía― cuando se hacen bien las cosas

La mayoría de mis conocidos estaban muy preocupados por lo que iba a suceder, y es que un huracán categoría 5 es cosa seria, en mi historia de playero he conocido muy pocos y los que he visto tienen consecuencias peores que si tu mujer te cacha un mensaje inapropiado en tu celular el día de la madre, y luego, cuando las cosas estuvieron tranquilas ―aclaro «tranquilas» para un huracán―, la mayoría de mis conocidos se sentían decepcionados porque no paso a mayores…

Ahora si no entiendo lo que sucede ―o ya pasó lo que entendía― cuando se hacen bien  las cosas. Hablando de previsión en caso de una contingencia mayor, primero hay que dar un aplauso a quienes hicieron posible que no hubiera vidas que lamentar, ¡un aplauso grande!, ya que hubo una coordinación excelente, no es fácil convencer a las personas de que lo que puede sucederle a sus bienes es menor comparado con la posibilidad de perder la vida.

Luego detecté una mezcla de decepción ―y no me la creo― porque el huracán Patricia perdió fuerza cuando tocaba tierra debido a factores aún no explicables, en donde la suerte ahora estuvo a nuestro favor, pues como el cohetero, bien que se llevó a cabo la previsión y bien que no fue necesaria ―para mi doble aplauso―.

En cuanto a la macroeconomía, no hubo daños mayores ―perfecto, me da mucho gusto―, en cuanto a la microeconomía, esa funciona todos los días a nivel de familia ―ahí creo que es donde hay que atender, y atender pronto. Cito dos ejemplos: lo que se menciona como «daños menores» afectan un lustro a una familia que todos los días sale a pescar y perdió su lancha, es decir, perdió su medio de subsistencia doblemente porque hay que recuperar la que se perdió ―me refiero a la lancha― y luego porque hay que pagar una nueva ―también me refirió a la lancha―, en lo que llegan los apoyos me pregunto (y me lo pregunto porque lo he visto) ¿de qué van a comer esa familias?, ¿de «daños menores»?

Si una persona perdió las palapas en las que servía comida tanto a turistas como a locales, perdió de manera doble los medios de subsistencia ―¡qué bonita palabra!― excepto cuando se trata de la comida del día siguiente (y también habrá que pagar para contar con ellos otra vez).

En el taller de Garcilaso me cuentan que existe el FONDEN, que tiene como objetivo atender los efectos de desastres naturales imprevisibles cuya magnitud supere la capacidad financiera de respuesta de las dependencias… Amén. Y escribí amén para que lleguen pronto y lleguen a quien deban llegar lo más pronto posible, sin pensar en las elecciones, interinos, etc., las familias esperan ayuda para que su pequeño negocio vuelva a funcionar (#AsíDeSimple).

Nos leeremos la próxima semana en «Emprende seguro», espero que para esa fecha ya hayan llegado los recursos del FONDEN.

TAGS: , , , ,