Monitor Nacional
Incompatible el poder y las ambiciones con seguir a Jesús: Papa
Internacional | Redacción
18 de octubre de 2015 - 9:41 am
Sin título-1
Recordó las palabras en las cuales Cristo señaló que aquellos que son reconocidos como los jefes de los pueblos tiranizan

Ciudad de México.- El Papa Francisco advirtió hoy que existe incompatibilidad entre las ambiciones, el “carrerismo” y el seguimiento de Cristo; entre los honores, el éxito, la fama, los triunfos terrenos y la lógica de Cristo crucificado.

“Frente a los que luchan por alcanzar el poder y el éxito, para hacerse ver, frente a que quieren ser reconocidos por sus propios méritos y trabajos, los discípulos están llamados a hacer lo contrario”, señaló.

Durante el sermón de una misa que celebró ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano y en la cual reconoció como santos de la Iglesia católica a los beatos Vicente Grossi, la religiosa María de la Inmaculada Concepción y Luis Marín y María Acelia Guerin, padres de santa Teresa de Lisieux.

“Hay una incompatibilidad entre el modo de concebir el poder según los criterios mundanos y el servicio humilde que debería caracterizar a la autoridad según la enseñanza y el ejemplo de Jesús”, apuntó, hablando en italiano.

Recordó las palabras en las cuales Cristo señaló que aquellos que son reconocidos como los jefes de los pueblos tiranizan y los grandes oprimen, pero precisó que entre los cristianos no debe ser así, porque quien quiere ser grande entre ellos, debe ser un servidor.

Precisó que hablando de esa manera señaló a la comunidad cristiana que el modelo de la verdadera autoridad en la Iglesia es el servicio, el que sirve a los demás y vive sin honores.

Según el líder católico, Jesús invita a cambiar de mentalidad y a pasar del afán del poder al gozo de desaparecer y servir; a erradicar el instinto de dominio sobre los demás y vivir la virtud de la humildad.

Destacó que él experimentó directamente las dificultades de los seres humanos, conoció desde dentro la condición humana, porque el no tener pecado no le impidió entender a los pecadores.

“Su gloria no está en la ambición o la sed de dominio, sino en el amor a los hombres, en asumir y compartir su debilidad y ofrecerles la gracia que restaura, en acompañar con ternura infinita, acompañar su atormentado camino”, ponderó.

Información de Notimex

TAGS: , ,