Ver más de Portada

Indagan a PAN por reparto de 70 mdp

Ciudad de México.- Autoridades federales y estatales investigan al ex candidato del PAN al gobierno de Coahuila, Guillermo Anaya, por el supuesto reparto de 70 millones de pesos a través de empresas fachada y tarjetas de nómina que habrían sido distribuidas a Consejos Ciudadanos del blanquiazul para la compra del voto durante la campaña electoral.

Después de una denuncia que interpuso el PRI en mayo, se corroboró que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) mantiene una investigación abierta con el expediente FED/FEPADE/UNAI-COAH/0000628/2017, relacionado con el seguimiento a una acusación por presuntos hechos ilícitos en materia electoral del PAN.

Además, la Fiscalía Estatal de Delitos Electorales de Coahuila le da seguimiento a dicho tema con una carpeta de investigación con número 00009/SAL/ULDE/2017, en la que ha pedido información a distintas áreas de la Procuraduría General de la República (PGR), incluida la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Fiscales y Financieros. Estas investigaciones continúan en medio de impugnaciones de la elección de Coahuila del pasado 4 de junio, por el rebase de tope de gastos de campaña, tanto de Guillermo Anaya, por el PAN, como por Miguel Ángel Riquelme, del PRI.

Hasta el momento no hay respuesta del presidente del partido en ese estado. De acuerdo con las indagatorias —resultado de la denuncia interpuesta por el PRI—, el senador Luis Fernando Salazar y Guillermo Anaya reclutaron a alrededor de 6 mil personas para conformar decenas de Consejos Ciudadanos en Coahuila, los cuales se dedicarían a la compra del voto. El mecanismo señalado detalla que la red de Consejos Ciudadanos recibía tarjetas de nómina Banorte que estaban a nombre de personas aliadas a sindicatos involucrados en el entramado.

El dinero era depositado presuntamente por empresas fachada como Carnes Shamorock SA de CV, Corporativo Rivela SA de CV, así como Romero, Granados y Asociados Sociedad Civil, que solamente prestaban el nombre de sus supuestos sindicalizados para tramitar las tarjetas, pero los plásticos eran repartidos a los activistas del blanquiazul. Según los señalamientos, más de 70 millones de pesos fueron transferidos por las empresas fachada para la compra de votos.

Con información de EL UNIVERSAL